Los titulares mediáticos se centran en la no utilización de los vehículos más antiguos por Madrid de aquí a unos años, pero entre las 30 medidas del Plan A de Calidad del Aire existen algunas que provocarán grandes cambios en la capital madrileña. Es un plan para acabar con la contaminación a medio plazo, una buena iniciativa a priori, pero que no está exenta de numerosas incongruencias, tal vez producto de la impericia o las prisas. Lo que es seguro es que no dejará indiferente a nadie y veremos si cuenta con apoyo del resto de las formaciones municipales.

Algunas medidas, como la semaforización prioritaria para los autobuses, la peatonalización de algunas zonas o la potenciación del uso de la bicicleta, ya fueron señaladas y propuestas por el tristemente fallecido Eugenio Morales, concejal socialista. Otras son de nueva creación o nueva presentación al ser copia de medidas ya utilizadas en otras ciudades europeas. Y las demás son puro invento propio. La intención es buena y supone un importante avance en esta materia, pero da la impresión al leer las 161 páginas que no han cotejado unas propuestas con otras, sino que las han rellenado al alimón. Demasiadas incongruencias entre unas y otras.

 

El cierre del centro de Madrid

No hay que irse muy lejos, la primera medida, para encontrarse la primera sorpresa del Plan A. El gobierno municipal pretende extender la APR (Área de Prioridad Residencial) a todo el centro de Madrid. Esto supone que sólo podrán pasar los coches particulares de los residentes, algunos taxis y los repartos autorizados. Un cierre en toda regla desde el Rastro hasta Chamberí como se puede observar en la foto adjunta. En todo el centro de Madrid los coches no podrán transitar, especialmente por la Gran Vía. Lo advirtieron en navidad y lo han cumplido de forma sutil.

Con este cierre, al que habría que sumar la peatonalización del eje Fuencarral desde Quevedo a Jacinto Benavente, se cierra una las vértebras comunicacionales del centro de la capital. La pretensión es dar más espacio al peatón, mediante la ampliación de las aceras, y potenciar el uso de bicicletas y transporte público. Al igual que sucede en Londres, el centro será un bunker cerrado. Salvo que el centro de Londres no es una arteria comunicacional en sí.

Los taxis y vehículos de reparto no discurrirán libremente, tendrán limitaciones. Los taxis ecológicos podrán circular libremente y tendrán paradas preferentes, incluso donde recargar electricidad (que pagarán todos los madrileños), mientras que los no ecológicos o bien no podrán pasar o tendrán acceso restringido (descarga de pasajeros). Algo parecido sucederá con los automóviles de transporte. Aquellos que no sean ecológicos no podrán circular por esa zona. A lo que hay que sumar la necesidad de inscribirse en un registro de transportistas. Los vehículos de servicio de esa Zona Cero (quien lo haya titulado así podía haber tenido más cuidado) serán al final del programa completamente ecológicos, con distintivo ECO.

Se encuentra alguna incongruencia en las páginas de esta medida como cuando manifiestan en la página 79 que reducirán las plazas azules y disminuirán las verdes y en la siguiente (pág. 80) dicen que cambiarán las azules por verdes. ¿Dónde está la disminución de plazas de aparcamiento en superficie? El parque de furgonetas ecológicas es muy reducido por lo que en los plazos diseñados ¿se verán perjudicados los transportistas más pobres al no poder cambiar de vehículo? ¿Han tenido en cuenta que los autónomos del sector transporte serán los grandes perjudicados? En la Medida 12 advierten que en 2018 sólo permitirán el cambio/compra de taxis Eco o Cero ¿lo han consultado con el gremio?

 

Límites de velocidad, túneles, buses EMT o aparcamientos disuasorios

En la Medida 1 y en la Medida 7 pretende establecer como fijos ciertos límites de velocidad. En la zona completamente urbana, el límite pasará de 50 a 30 km/h. Y en la M-30 y las entradas de las autopistas y autovías a Madrid (desde la M-40) serán de 70 km/h. Todo ello con el fin de rebajar las emisiones de CO2 y demás sustancias nocivas. ¿A quién han consultado? Existen informes de Universidades extranjeras y españolas que indican que estas medidas no reducen, sino que incluso pueden aumentar, la contaminación atmosférica. No hay nada cierto porque depende del par motor y el tipo de vehículo que se utilice.

También tienen previsto realizar túneles por Madrid ¿han pensado en su utilidad real y si son una ayuda contra la contaminación? ¿Han hecho los estudios de vibraciones que afecten a los cimientos de los edificios colindantes? ¿Han pensado si coinciden con algún túnel de Metro? ¿Quieren destituir a Gallardón como faraón de las obras madrileñas? No se entiende esta nueva iniciativa sin estar apoyada por estudios serios y no meros bocetos en un papel.

Una buena iniciativa es la renovación de la flota de autobuses de la EMT para que sean todos completamente ecológicos. Sin duda será un esfuerzo monetario que reducirá las emisiones y la contaminación, si ello se suma además con la semaforización privilegiada a los autobuses urbanos. Lo mismo se puede decir de aumentar los carriles bici. Una buena iniciativa que permitirá diseñar una nueva forma de transportarse en la ciudad.

Sobre los aparcamientos disuasorios es curioso que el año que viene pretendan empezar a establecer las limitaciones al discurrir de los automóviles y aún no se hayan comenzado los concursos de adjudicación de las obras. Obras que comenzarían en 2018 y a saber cuándo podrían ser utilizados los mismos. De hecho, durante la rueda de prensa no han sabido responder a esta pregunta. ¿Improvisación?

 

Medidas que no son de su competencia y copia de otros gobiernos

Para solucionar el tema de los taxis piensan establecer (Medida 12) una serie de subvenciones a los que cambien de vehículo por uno ecológico. Evidentemente sólo podrán hacerlo con aquellas personas que residen en Madrid capital, no con aquellos taxistas que viven fuera de la capital pero que poseen un taxi. Para esta situación no tienen respuesta o, al menos, no la han proporcionado. Demuestran que tienen una mirada muy corta en lo que respecta a políticas públicas y más cuando son multinivel. Sin embargo, esta medida no es nueva. Desde 2016 la Comunidad de Madrid viene subvencionando este tipo de cambio entre la población madrileña (Orden 1384/2016, de 18 de julio). ¿Para qué duplicar esfuerzos? Si tan bien se llevan con la Comunidad madrileña ¿Por qué no reconocer la medida del otro, aunque sea del partido conservador? ¿Realmente lo han comentado con la Comunidad de Madrid?

En la Medida 10 proponen la creación de Bus-VAO en todas las carreteras de acceso a la capital para fomento del transporte público. La competencia, al igual que la limitación de velocidad de las mismas entradas a 70 km/h, es del Ministerio de Fomento. Esta es una petición que ha hecho hasta la Comunidad de Madrid y, en reunión que se mantuvo en diciembre de 2017, parece que en cuanto haya dinero se realizará. Una buena medida pero que se encuentra con dos incongruencias, una política y otra dentro del Plan. ¿Es esta medida una forma de apuntarse a las batallas que ya han mantenido alcaldes socialistas y/o populares y la Comunidad de Madrid, porque al fin y al cabo se sale de sus competencias y sus límites municipales? ¿Han hablado con Fomento o con la Comunidad de Madrid ya que necesitan de ellos para el desarrollo?

La otra contradicción es que instan al uso del vehículo ocupado (Medida 21 de movilidad compartida) para la utilización del Bus-VAO y así que haya menos coches que entren en Madrid. ¿Se han dado cuenta en Ahora Madrid que impidiendo el paso al centro de Madrid como van a hacer a los vehículos particulares da igual si van dos que cuarenta? Es más, si van a tener que dejar los coches en los aparcamientos disuasorios ¿para qué ir cuatro en un mismo coche? Y si los usuarios de los vehículos van a los polígonos industriales o las zonas de oficinas de la periferia ¿para qué usar el Bus-VAO? Da la impresión mientras se lee el Plan que existe muchísima improvisación.

 

Contradicciones y medidas de rehabilitación

Las últimas medidas del Plan están dedicadas a la rehabilitación y mejoramiento de la eficacia energética de la ciudad y las instalaciones municipales. Una buena iniciativa sin duda que servirá a aquellas casa más antiguas contaminar menos. Al igual que la renaturalización de muchas zonas de Madrid. Algo que venía demandando la oposición municipal (PSOE e IU) desde los tiempos de Álvarez del Manzano. Algo sabe de ello Inés Sabanés pues lleva toda la vida ahí. Respecto al uso de energías renovables y uso de la eficiencia energética en las instalaciones municipales, las propuestas del Plan son una copia del plan previo existente y que Manuela Carmena ya presentó el 21 de junio de 2016 en el III Congreso de EECN sobre edificios de energía casi nula. Vamos que es algo que ya vienen haciendo.

¿Han pensado en los camiones o tráileres? Queda esa duda al leer todas las iniciativas que proponen en materia de vehículos. Los vehículos pesados son cada vez más eficientes, pero no son ni serán en el medio plazo vehículos ECO. Por tanto, de aquí a cuatro años no podrían circular por Madrid, ni realizar descargas. Deberían llegar a una zona logística y desde allí distribuir en varias furgonetas al mismo centro comercial o edificio. Por ejemplo, los camiones para la obra del Edificio Madrid que tan alegre fue a inaugurar Carmena ¿por dónde van a pasar? ¿Dónde van a aparcar? Detrás del edificio será zona APR. Salvo saturando la calle princesa o la cuesta del San Vicente, difícil, difícil.

Respecto al Registro Municipal de Distribución de Mercancías (Medida 14) para poder entrar en las zonas APR, no han indicado a quiénes afecta. Madrid es una región con numerosos centros logísticos y la capital, por mucho que les pese a las personas de Ahora Madrid, no lo es todo. ¿Van a informar a todos los autónomos de la región que son transportistas de los requisitos? ¿Van a informar a todas las empresas logísticas de la Comunidad de Madrid? Y si sólo es un pedido ¿tendrán que perder una mañana inscribiéndose? Y si vienen de los centros logísticos de Toledo ¿cómo los van a avisar? El problema es no tener una mirada global (al menos de región) y desconocer lo que les rodea en términos industriales y logísticos, tan importantes para el transporte. Deben viajar mucho a Holanda pero muy poco Illescas o Leganés.

En general una buena intención con numerosos errores por no conocer ni haber hablado con otras administraciones. Parece que el Plan contiene mucho de autosuficiencia y poco de diálogo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =