Carlos Sainz está consiguiendo devolver la sonrisa y la esperanza a todos los seguidores españoles de la F1, tras los largos años en el desierto de Fernando Alonso.

Es admirable como aguanta la presión, como en los momentos de mayor dificultad y tensión da lo mejor de sí mismo.

Su fichaje por Renault, que se materializará en dos semanas o quizá ya al principio de la próxima temporada (Joylon Palmer se defiende como gato panza arriba para seguir al volante del monoplaza amarillo), es una inyección de optimismo para la historia del automovilismo español en su categoría máxima.

Precioso como ha aguantado la presión de un depredador tan implacable, y con mejor máquina, y evitado que le adelantara el gran Checo Pérez. Aunque ya demostró lo duro que es de adelantar cuando mantuvo atrás hasta la última vuelta a Lewis Hamilton en el último Gran Premio de Mónaco.

Ha logrado un cuarto puesto inolvidable, rozando el podio. Su mejor resultado hasta la fecha, que sin duda mejorará en el futuro.

Un alma de calidad: voluntad, tesón e inteligencia. Desde Diario16 le agradecemos la alegría que nos ha dado este, y muchos otros fines de semana.

 

Otro burbon, por favor.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 3 =