Esta semana vamos a dedicar esta sección a una sola persona, que se lo merece como nadie en este país, por su lucha, por la persecución sufrida y sobretodo por ser el ejemplo de como una aldea de rebeldes espartanos puede resistir ahora y siempre al invasor … va por ti compañero Carlos.

Entre la precariedad laboral y la criminalización de las luchas sindicales tenemos el país apañado… muy bien apañado, hilado y empaquetado para que ciertas multinacionales puedan tratar a sus trabajadores como mercancías de segunda, como una contingencia o un mísero eslabón más en la cadena que conduce a la producción de beneficios.

Las grandes corporaciones tienen circuitos a medida para ello: el de los paraísos fiscales para la evasión de impuestos y el de los países con escasos derechos laborales, sueldos de hambre y justicia a medida. El mercado es libre en cuanto está regulado en favor del libre mercado…

Por todos es sabido que Coca-Cola es una de esas empresas que genera pocos beneficios, motivo por el cual decidió en abril de 2014 ejecutar un ERE que dejaba en la calle a 821 trabajadores procedentes del cierre de cuatro plantas en toda España.

Bajo estas circunstancias, los trabajadores se organizan y presentan batalla.

La Audiencia Nacional declara nulo el ERE y pide la readmisión de los trabajadores afectados, así como el abono de los salarios no percibidos por estos durante el proceso.

El Tribunal supremo ratifica la sentencia y la embotelladora hace movimientos para la readmisión… unos movimientos un tanto sospechosos: Transforma la embotelladora en planta logística, incumpliendo la sentencia del Tribunal Supremo, puesto que los trabajadores debían ser readmitidos en las mismas funciones…

Aunque Coca Cola no cumple con la justicia, la Audiencia nacional da por buena la reestructuración y el Tribunal Supremo lo ratifica. Las Espartanas no se rinden.

Paralelamente, Juan Carlos Asenjo, Presidente del Comité de Empresa y una de las cabezas visibles de Coca-Cola en Lucha es víctima de la criminalización de las luchas sindicales. A través de un montaje policial, Asenjo es acusado de atentado a la autoridad, por lo que se pide una condena de 2 años de cárcel. Estos hechos se producen el 29 de marzo de 2012, pero Juan Carlos no es detenido durante los piquetes de ese día, sino que recibe la carta de denuncia días después de la huelga.

Cinco años después Juan Carlos es absuelto…

Aquí una muestra más de la persecución sufrida por aquellos que luchan por los derechos de todos. Una persecución llevada a cabo con los aparatos del estado que debe ampararnos.

Y recordad #BoikotCocaCola … Si Fuenlabrada no produce, Twitter no consume.

ENHORABUENA CARLOS … ENHORABUENA ESPARTANOS.

 

Queremos que este sea un espacio de tod@s y para tod@s , para dar voz y ponerle cara a aquellos temas que los medios de comunicación diluyen entre olas de frío y atascos de tráfico. Tú también puedes colaborar, cuéntanos lo que los medios omiten con el HT #LoQueLosMediosNoTeCuentan

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 6 =