No crea usted, querido lector, que es fácil escribir después de tanta fiesta. El tiempo parece haberse parado. Todos, lo queramos o no, estamos tan influidos por la publicidad de la Navidad que pasamos estas fechas de manera diferente, incluso los que abominan de ellas. Y, una vez pasadas, aún queda la resaca: los comentarios sobre ocupación hotelera, cifras de accidentes, estadísticas sobre vuelos, información sobre pistas de esquí o casas rurales en zonas tan alejadas del mundanal ruido que asustan…

Y ahora, las rebajas. Las rebajas que empezaron ya en Navidad, o en Año Nuevo, o en las fechas anteriores a los Reyes. Las rebajas son ahora cuando le da la gana al tendero en cuestión o a los grandes almacenes. Hay tantas rebajas que uno ya no sabe si compra en España o en algún Gran Bazar turco. Ahora llegan las de verdad, dicen, las de Enero son las fetén, las buenas, hay que aprovechar. Y todos otra vez saldremos a buscar el chollo del siglo.

No diga que no querido lector. Usted también, Seguro que ha navegado en internet algún día y ha comprado algo que no necesitaba. Y no le culpo. Yo no lo hago, pero no porque sea mejor sino porque esto de las máquinas me da aún algo de grima y no me manejo, lo reconozco, pero al tiempo.

Esto debe de ser la sociedad del bienestar. Comprar y comprar hasta la saciedad. Y luego cambiar: que me doy cuenta de que ese aparato para masajear la nuca que me han regalado es una gilipollez, pues nada voy a la tienda con el papelito de compra y me lo cambian por una especie de collarín que me dejará, afirma el vendedor, el cuello libre de tensión, mucho más útil, ¡dónde va a parar!

Con las rebajas llegarán también nuestros políticos, que han estado calladitos comiendo los turrones y recibiendo los regalos de los reyes, tan tranquilitos en sus casas. Carbón se merecían sólo. Se ha hablado poco de ellos en estos días de paz y todas esas mandangas. Se estaba a lo que se estaba: a comprar, a consumir, lo que es, básicamente, el espíritu de la Navidad. No es por nada, pero se agradece un parón así, no saber nada de todo ellos, desconectar, da gusto. Hasta puede parecer que no se les echaría de menos.

Pero no, no se han esfumado. No se han ido al país de nunca jamás. Ni a Oriente con los Magos. Están ahí, agazapados y van a volver a la carga. En cuanto nos descuidemos, igual hoy mismo: estaremos ante el televisor y aparecerán los de la Gestora alabando a Susana. Volverá a salir Lambán – ¡qué cruz!- explicándonos que ella es el futuro del Socialismo. Y no podremos tirarle la taza del té que estamos tomando porque acabamos de comprarla en una de esas rebajas de las narices y es de porcelana fina. Y, además, no conviene, que igual se quema el televisor o se revienta y provocamos un destrozo mayor y, al fin y al cabo, ni Lambán ni la gestora ni Susana van a oírnos. O sea, que, al final, igual tenemos que volver a las rebajas estas de los saldos totales para comprar otro. O no.

Podríamos probar a no verla más, la televisión. Pero no sé si es buena idea porque se empieza así y se acaba sin leer los periódicos y claro, estoy escribiendo en uno. Contradicciones las tenemos todos, pero esta sería ya un poco de tratamiento psiquiátrico.

La que no está agazapada es la Cospedal. De qué. Tiesa como ella sola pasando revista a sus tropas. Ella ha salido hasta en la sopa en estas fiestas. Vestida de Pascua ¡Arrrr…! Va a leerle la cartilla a Trillo, ella sí va a solucionarlo todo. En diferido. Sé que usted, querido lector ya lleva muchos intentos de lanzar objetos al televisor cada vez que ha salido ella en estas fiestas y se ha reprimido, como yo. Estoy pensando comprar un televisor baratito en estas rebajas y un par de docenas de tazas de té y café tiradas de precio. Las colocaré a mano, cerquita de las auténticas y hala a verlos a todos y a jugar al tiro de precisión. Seguro que acabo con el estrés y ya no me hace falta el artilugio ese que masajea el cuello. Igual vuelvo a cambiarlo, precisamente, por otra docena de tazas más. Tazas que no falten.

Sol Otto 9-1-2017.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAznar perdería dinero y poder con un nuevo partido
Artículo siguienteMario Soares ‘in memoriam’
Soy Doctora en Derecho, Abogada en ejercicio y profesora de Derecho Constitucional en la UNED de Barbastro. Hace poco leí unos pensamientos hermosos sobre la necesidad de escribir, que me impresionaron, acaso, porque me veía reflejada en ellos. Escribir ha sido para mí algo necesario, desde siempre, algo que he hecho siempre aunque me dedicara a otro oficio o tuviera otras ocupaciones. Mejor o peor, con más dedicación o menos, en los mejores momentos de mi vida y en los peores, siempre he escrito. Creo en el valor de la palabra escrita, en su fuerza y en su belleza, hasta el punto de que me altero cuando alguien la maltrata o la utiliza sin tino o sin delicadeza. Y la palabra es, también, un arma valiosa y dura, como dijo el poeta, por eso y porque no puedo olvidar que soy, como todos, un animal político, necesito también usarla para bramar contra el orden establecido que nos aplasta y nos oprime de muchos modos y contra el que nada más tenemos los ciudadanos corrientes. De lo que he escrito, algo ha sido publicado. En poesía: en la colección Voces Nuevas, VIII selección de poetisas, Editorial Torremozas, Madrid 1991; en la obra “Trayecto Contiguo (última poesía)”, Editorial Betania, colección Antologías 1993; inédito “Donde crecen las amapolas”. Y tengo pendientes de publicar, ya en prensa, una colección de cuentos para niños titulada “Cuentos para soñar” He sido y soy colaboradora en prensa: artículos de opinión y sección de Crítica Literaria en “Franja Digital” y colaboradora habitual de la sección “Al levantar la vista” y Extraordinarios del Semanario “El Cruzado Aragonés”. Y ya, por mi profesión, he publicado en Ensayo: “Reflexiones en torno a la previsión Constitucional de los Estados Excepcionales” en la Revista “Annales” de la UNED, Barbastro, tomo V 1988; mi tesis doctoral:“ La tutela del Rey menor en la Constitución de 1978” en la colección Aula Abierta, UNED Ediciones, Madrid 2000; “La cuestión de la incompatibilidad del tutor del Rey menor con cualquier otro ´cargo o representación política´ “ en Anuario de la UNED, Barbastro 1995-2000; “ La ruptura de la pareja de hecho: aspectos procesales”, en Actas de los Vigésimos encuentros del Foro de Derecho Aragonés 2012, Edición el Justicia de Aragón, Zaragoza 2012; en prensa “Secreto de las comunicaciones y correo electrónico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 9 =