2017 promete ser un año intenso en el mundial de motociclismo, y más concretamente en la categoría de MotoGP, en donde pilotos como Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa, Valentino Rossi y Maverick Viñales batallarán en cada uno de los 18 circuitos que conformarán el próximo Mundial para destronar al actual campeón del mundo, Marc Márquez. Y es que, hoy por hoy, el piloto catalán sigue siendo el gran favorito en todas las quinielas y el principal rival a batir por el resto de sus compañeros y rivales.

Sin embargo, el foco de atención estará puesto en los neumáticos, uno de los temas más comentados dentro y fuera del paddock a lo largo del pasado Mundial y cuyo objetivo pasa por conseguir brindar a los pilotos una mejor fiabilidad en las gomas.

Tras un año repleto de caídas en MotoGP (con un total de 288 en la categoría reina; 75 más que en 2015) y sumamente complicado para Michelin, en cuanto a la falta de agarre y el rápido deterioro de sus neumáticos, la empresa francesa continuará trabajando duro en satisfacer las necesidades que los pilotos demandan para que éstos terminen de entender el comportamiento de las gomas y puedan sacarlas el máximo rendimiento en cada carrera.

En este sentido, la línea a seguir por parte de Michelin de cara a la próxima temporada se pudo apreciar en los dos neumáticos delanteros que dicha empresa trasladó al Gran Premio de Valencia. Dos compuestos nuevos que en palabras de Nicolas Goubert, máximo responsable de la marca francesa en el Mundial de MotoGP: “Tienen un perfil distinto que deberían darnos más agarre en la zona de los flancos”. Y es que es precisamente ahí, al inclinar la moto para realizar el paso por curva, cuando los pilotos notan la falta de adherencia entre el neumático y el asfalto.

Debido a los problemas ocasionados durante el pasado Mundial de 2016, y el malestar generalizado en los garajes la Grand Prix Commission en conjunto con Michelin, han decidido realizar tres modificaciones en el reglamento técnico de MotoGP.

Por un lado, los pilotos de la Q1 que se clasifiquen para participar en la Q2 tendrán a su disposición un neumático blando trasero adicional con la especificación slick blando, aunque para ello deberán prescindir de un neumático de otro compuesto, pues la cantidad de neumáticos disponibles para la clasificación seguirán siendo los mismos.

Otro punto que sufre cambios es la distribución de los neumáticos de mojado. A partir de este año y en días de lluvia, el número de neumáticos asignados se verá incrementado en cinco delanteros y seis traseros. Eso sí, el neumático intermedio desaparecerá por completo del Mundial y en su lugar habrá un tercer neumático de seco cuya composición parece ser extra blando. De esta manera, tanto pilotos como equipos tendrán tres tipos de gomas para elegir en condiciones de lluvia, pues el compuesto intermedio raramente ha sido la opción elegida por los pilotos con la pista mojada.

Sin embargo, el cambio más significativo estará presente en el nuevo sistema de detección automática de los diferentes neumáticos que use cada piloto. Dicha detección será inalámbrica, por lo que la información que recoja la centralita única de cada moto será transferida al sistema electrónico en pista.

La detección automática de los neumáticos no solo facilitará las retransmisiones de televisión, sino que estará a disposición del resto de equipos y pilotos, afectando a las estrategias de los diferentes equipos, reacios a desvelar el compuesto elegido durante cada carrera.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + 8 =