Foto Agustín Millán

Tenemos que estar orgullosos de ellas. Aunque al final no pudo ser y la selección española de fútbol femenino sub-20 tuvo que conformarse con el subcampeonato en el Mundial FIFA celebrado en Francia, el balance solo puede calificarse comoespectacular, ya que nunca ningún equipo femenino de esta categoría había llegado tan alto. Tras perder 1-3 frente a Japón, un castigo demasiado duro para lo que fue el partido, nuestras jugadoras han aterrizado esta tarde en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas con la satisfacción de haber dejado el deporte femenino español a un nivel superlativo.

Mañana lunes la Federación Se reunirá para dar un impulso definitivo al fútbol femenino. Es la primera consecuencia del brillante subcampeonato obtenido en Francia

Tras este histórico campeonato, habrá sin duda un antes y un despuésen el fútbol practicado por mujeres tantas veces injustamente olvidado. Miles de espectadores, muchos de ellos hombres que quizá por prejuicios, o tal vez por desconocimiento, hasta ahora solo veían fútbol masculino, han seguido día a día los partidos y con un gran interés, como si se tratara de la Liga española. Además, muchas niñas, el futuro de nuestra cantera, se han enganchado al Mundial femenino, sintiéndoseatraídas por este deporte apasionante. El futuro está asegurado y la mujer ocupa, por fin,el lugar que le corresponde por derecho propio también en el mundo del fútbol. Ahora solo falta que las autoridades y los clubes profesionales se vuelquen con nuestras jugadoras. Mañana lunes la Real Federación Española de Fútbol se reunirá para dar un impulso definitivo al fútbol femenino. Es la primera consecuencia del brillante subcampeonato obtenido en Francia.

A su llegada a Madrid, las jugadoras de la Sub-20 han recibido un merecido homenajede aficionados, directivos y autoridades. Las capitanas del equipo han dado las gracias por el recibimiento y han agradecido el seguimiento que el Mundial ha tenido en la sociedad española a través de los medios de comunicación. “Nos sentimos campeonas”, han asegurado. El entrenador, Pedro López, ha afirmado que “es como si hubiesen ganado, a pesar de no haber podido traernos el trofeo para casa”.

En el homenaje ha participado el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, que ha dado las gracias a los medios de comunicación y ha dicho sentirse emocionado por el recibimiento. “Habéis estado a la altura de ser unas campeonas. Sois todas unas absolutas mujeres”, ha añadido. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, bajó tras la final perdida al vestuario para reconfortar y arengar a las jugadoras. “Ahora lo que sintáis seguramente sea algo muy contradictorio, pero tenéis que sentiros orgullosas por haber llegado a la final, orgullosas de cómo habéis peleado, dijo el jefe del Ejecutivo español. “Creo que sois un ejemplo para muchísima gente, para niños, niñas, sois pioneras, insistió, al tiempo que alabó la garra y la fuerza que pusieron en el partido ante las japonesas. “En la vida, no solo en el deporte, hay que caerse para luego tirar hacia delante, concluyó.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Hotel Meliá Barajas se ha convertido esta tarde en escenario de la esperada recepción de las subcampeonas. Todas posaban satisfechas con su medalla de subcampeonas, aunque algo cansadas y todavía con la decepción de la derrota reflejada en sus caras. Patricia Guijarro, elegida mejor jugadora del campeonato, aseguraba anoche que tras el varapalo de haber perdido la final al día siguiente estaremos orgullosas y contentas de lo que hemos hecho”. Las jugadoras de la sub-20 han podido recibir un caluroso recibimiento en el aeropuerto, lo cual demuestra la expectación y el interés que el campeonato de fútbol femenino ha despertado entre la afición española al fútbol. “La verdad es que desde España nos han llegado miles de mensajes, todo el calor de allí. Ha sido una pasada, hemos hecho un Mundial histórico. Nos llevamos una plata, ojalá hubiese sido el oro, pero es para estar satisfechas”, asegura la jugadora española. Guijarro considera que contra las japonesas el equipo tenía que haber sido más vertical, “porque si no te matan”, pero destacó que de los tres últimos encuentros que ha jugado la selección han ganado dos y el “mejor partido que hemos hecho lo hemos perdido. El fútbol es así”.

La mejor jugadora del mundo resaltó el impulso que está dando el fútbol femenino español, que se ha situado ya como una gran potencia mundial, y el gran futuro que tiene ante sí la selección nacional femenina, ya que “contamos con gente muy joven con 17 y con 18 años que todavía podrán jugar más mundiales. Es solo cuestión de tiempo lo que les queda para ganar el oro”.

El equipo no solo ha demostrado un gran nivel técnico durante todo el campeonato sino una gran capacidad física de sacrificio y esfuerzo. Incluso cuando encajó el tercer gol el combinado español se fue al ataque porque “nosotras no nos rendimos nunca y luchamos hasta el final en cualquier situación, hasta que pita el árbitro”, destacóGuijarro.

El siguiente objetivo del fútbol femenino español es el próximo Mundial con la selección absoluta, un reto que quizá se pueda alcanzar. Por soñar que no quede.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cinco =