Una vez contaba Boris Pérez que antes de que existiera la ley de igualdad y de que el lenguaje tuviera que tener en cuenta el masculino y el femenino sobre todo al usar el plural, en el sur ya se decía “El Calor” y también “La Calor”. El diminutivo se deja para cuando es un calor agradable (calorcito bueno), y cuando es insoportable se dice que hace “caló, caló”, poniendo intensidad en el acento hasta hacer a la letra “r” casi imperceptible. Un aspecto todavía peor es la caloría, pero ese es otro tema.

El calor tiene dos componentes ligadas: la temperatura que hace, es decir el calor propiamente dicho, y el calor que uno tiene, que es lo que se conoce como sensación térmica. Para combatir el calor se pueden tomar medidas ecológicas, como los anuncios por televisión que emite el Ministerio del Calor y de Otras Cosas, en los que se dan algunos consejos que no son más que lo que hacen los animales por instinto frente al calor. Conviene recordar que el ser humano ha reconvertido los instintos naturales en otros como el del fútbol.

También decía Boris que se puede combatir el calor con el aire acondicionado, que tiene la particularidad de ser efectivo cuando funciona pero también cuando no funciona, porque solo con ver el presupuesto de lo que cuesta la reparación, ya deja frío. Es ahí cuando actúa la sensación térmica, porque aunque el aire acondicionado esté estropeado, viendo la factura uno piensa que todavía parece que un poquito de frío sí que da.

El calor se acaba con el verano que, como todo el mundo sabe, concluye cuando aparecen por televisión los anuncios de fascículos coleccionables de cosas raras y dispares. Boris Pérez recomienda que para este verano coleccionen buenos recuerdos y que los almacenen como hacen los Cronopios de Cortazar, para que se sorprendan gratamente al encontrarlos.

Con o sin calor, desde estas líneas les deseamos que disfruten de un feliz verano.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Iglesia y su poder
Artículo siguienteSuárez Yllana vuelve a tratar de representar a su padre para apoyar a Pablo Casado
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − nueve =