CaixaBank, a través de su línea de negocio especializada en el sector agrario AgroBank e INFAOLIVA, la Federación Española de Industriales y Fabricantes de Aceite de Oliva, han renovado su acuerdo de colaboración para continuar impulsando el acceso a la financiación del sector y estimular su competitividad en el mercado. INFAOLIVA está formada por más de 740 industrias de almazara para la fabricación de aceite de oliva en toda España

La renovación del convenio se ha firmado en Jaén, en la sede de INFAOLIVA, y ha sido suscrita por Manuel Alfonso Torres, presidente nacional de INFAOLIVA, y por parte de CaixaBank, Carmen Sabrí, directora de AgroBank.

El convenio tiene como objetivo reforzar dos ámbitos de actuación. Por una parte, CaixaBank ofrecerá una gama de productos y servicios financieros en condiciones ventajosas, mientras que INFAOLIVA incrementará e innovará las prestaciones y productos para sus asociados tratando con ello de facilitar un mejor desarrollo para su actividad.

A través del convenio firmado, CaixaBank ha diseñado productos de financiación específicos para los miembros de INFAOLIVA que les permitan hacer frente a nuevas inversiones, a sus necesidades de circulante, maquinaria o vehículos, y a los riesgos e imprevistos que puedan surgir durante el proceso de fabricación del aceite o de la explotación de sus cosechas, así como la ayuda a la comercialización en el exterior de sus aceites.

De entre todos los productos que CaixaBank ofrece al sector agrario, destaca el AgroConfirming, un nuevo producto financiero que permite el cobro de las liquidaciones de la cosecha que éstas tengan que realizar a los cosecheros. La principal ventaja del AgroConfirming es que se gestiona de forma automática, con lo que se reduce el nivel de endeudamiento bancario. El AgroConfirming se puede gestionar directamente a través de la Línea Abierta de CaixaBank, aplicación que permite a las almazaras consultar en todo momento cualquier información en relación a sus facturas pagadas a sus cosecheros. Por otra parte, ofrece la gran ventaja que permite a las almazaras cumplir con los requisitos de pago de la AICA y facilitar la financiación a los cosecheros.

De esta forma, los cosecheros pueden obtener su anticipo de forma inmediata, en condiciones especiales y sin tener que firmar, año a año, la renovación de la póliza de anticipo

Una tarjeta exclusiva para el sector agrario

Asimismo, CaixaBank dispone, exclusivamente para el sector agrario, de la Agrotarjeta, que permite gestionar los pagos y cobros a los agricultores. La tarjeta facilita el control de las transacciones, reduce el trabajo administrativo de los proveedores y almacenes de insumos y ofrece la opción de diferir el pago en aquellos casos que lo decida el agricultor. Además, la Agrotarjeta se puede personalizar con la imagen del proveedor, cultivo, etc.

Distribución del olivar en España

En España se cultivan más de 100 variedades de olivo, muchas de ellas autóctonas y con extensión limitada. Las variedades más representativas, tanto para almazara como para aceituna de aderezo, son las siguientes: el olivar español, presente en 34 provincias de 13 comunidades autónomas, ocupa una superficie de 2.509.677 hectáreas, de las que el 96% corresponden a variedades de aceituna para almazara (2.377.943 hectáreas) y el 4% restante a variedades para mesa (98.597 hectáreas).

Asimismo, su distribución geográfica es la siguiente:

Comunidades Autónomas Superficie Hectáreas %
Andalucía 1.515.320 60,38
Extremadura 255.310 10,17
Castilla-La Mancha 397.173 15,83
Cataluña 116.112 4,63
Comunidad Valenciana 91.701 3,65
Aragón 57.346 2,28
Resto 76.715 3,06
TOTAL 2.509.677 100

De estas 740 almazaras que representa INFAOLIVA, más del 50% se concentran en las provincias de Jaén, Córdoba, Granada y Málaga.

España, el mayor productor mundial de aceite de oliva

España es, con gran diferencia, el mayor productor mundial de aceite de oliva y sus aceites de oliva son de la mejor calidad. La calidad de los aceites españoles está fundamentada en la diversidad varietal y ecológica de los olivos, en las esmeradas técnicas de cultivo y recolección que aplican los agricultores y en el cuidado en su obtención y elaboración: la industria aceitera española dispone de las mejores y más avanzadas tecnologías. Todo ello contribuye a que los aceites de oliva españoles tengan una excelente calidad y puedan encontrarse en los mejores mercados de todo el mundo.

En España no está permitido mezclar los aceites de oliva con ningún otro tipo de aceites ni grasas de origen vegetal ni animal. Los aceites de oliva deben presentarse a los consumidores envasados y etiquetados, figurando con toda claridad la categoría del aceite que contenga el envase: “aceite de oliva virgen extra”, “aceite de oliva virgen”, “aceite de oliva” o “aceite de orujo de oliva”.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + diez =