Una denuncia hecha pública por el sindicato CCOO desvela el maltrato y explotación a los trabajadores de los centros de Proyecto Hombre en Galicia. Aunque de momento solo ha salido a la luz el caso de la comunidad gallega, no es la primera vez que Diario16 conoce casos de acoso laboral y abuso a empleados de los centros de Proyecto Hombre que se reparten por toda la geografía española.

Así, según varios trabajadores y el sindicato CCOO, en el último año la Fundación Monte do Gozo-Proxecto Home Galicia dejó de pagar salarios en las condiciones establecidas en el convenio, modificó unilateralmente las horas de un centro, cerró oficinas, despidió coordinadores, obligó a las transferencias de personal y vetó cambios entre compañeros de equipo.

En 2015 Proyecto Hombre Galicia deja de pagar salarios acordes con el convenio estatal de acción e intervención social. Después de casi dos años en esa situación, y una vez celebradas las elecciones sindicales en junio de 2017, la representación legal de los trabajadores recibió una comunicación para iniciar las negociaciones para la firma de un acuerdo de empresa para la Fundación.

En el inicio de las conversaciones, CCOO detecta que la compañía había estado aplicando un reglamento de régimen interno que, según una queja, era “un acuerdo comercial encubierto” que incluía “cláusulas de contratos de trabajo que, ilegalmente, redujeron las condiciones laborales relativas al marco estatal” como una jornada anual de 76 horas, incumplimiento de los descansos mínimos, distribución irregular del día, dos pagos extraordinarios en lugar de tres, percepción del 100% del salario solo en los primeros ocho primeros días de baja, traslados a discreción de la dirección, ausencia de exámenes médicos o ausencia de un plan de prevención y evaluación de riesgos.

Una vez los representantes de los trabajadores localizan las irregularidades, deciden suspender las negociaciones y es ahí cuando comienza la “represión”. Los trabajadores acuden a la Inspección de Trabajo y presentan varias demandas individuales, a las que la empresa responde con decisiones aún más drásticas, como el cierre de los centros de Lugo y Pontevedra, que obligaron al personal a trasladarse a Compostela y Vigo para poder continuar.

Inspección de Trabajo confirmó irregularidades, pidió la anulación de las cláusulas ilegales de los contratos, además del pago de horas extras y salarios que no se percibieron durante las bajas, así como la aplicación del convenio estatal.

Una de las trabajadoras de Proxecto Home, Chelo García, en declaraciones a Diario16, afirma que la empresa, con sus medidas y represalias a los trabajadores,  está dejando en la calle y sin atención a usuarios y familias de un día para otro. Manifiesta también que están a la espera del informe definitivo de Inspección de Trabajo que espera sea la solución para los trabajadores y para esta institución que a tantas personas con dependencias ha ayudado a lo largo de su trayectoria.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Es que nada es lo que parece. Sería bueno investigar Proyecto Hombre en provincias. Los pelos de punta se os pondrían

  2. Hola. Se os ha colado en el texto un extraño “Project Home” donde debería decir “Proxecto Home”.

    Por lo demás, gracias por daz voz a quienes la imprensa generalista ha intentado silenciar, como el caso de un diario de Santiago que, tras publicar las denuncias en su edición digital, decidió eliminar la noticia y publicar una nueva el día siguiente contando sólo la versión de la empresa.

    MUCHAS GRACIAS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − 7 =