Buscando A Dory es una gran película de animación. Es una película divertida, bien hecha, entretenida, políticamente correcta, defensora de los derechos de los animales, de los derechos de las minorías sexuales y de las personas con discapacidad intelectual

Una gran película de animación

Me encantan las películas de dibujos animados. Me encantan. Iba a verlas solita mucho antes de tener una hija. Me encanta Miyazaki, me encanta Toy Story, siempre he sido fan de la animación.

No me gustó nada “Del revés”. Me pareció una mala copia de Rompe Ralph, solo que en lugar de  recorrer un mundo de fantasía a través de varios videojuegos había que recorrer un mundo de fantasía a través del sistema cognitivo. El sistema cognitivo ya me lo conozco, gracias, y pelis de dibujos animados ya he visto muchas, y mejores. Creo que el éxito que tuvo la película es que me hizo una campaña de marketing dirigida a adultos. A adultos que casi nunca habían visto una película de animación.

Así que cuando me dijeron “Buscando a Dory es buenísima” “Es la hostia” “Te va a encantar”, pues me lo tomé con mucho escepticismo. Porque lo mismo me habían dicho de “Del revés” Y “De revés” me pareció, como peli de animación, bastante flojilla.

Pero “Buscando a Dory” es la bomba”.

¿Por qué?

Porque te lo pasas bien.

Yo no te le pido mucho más a un peli de animación.

Quiero pasármelo bien.

Y Dory me lo da.

Tiene unos giros de guión sorprendentes, una historia trepidante, susto, susto, risa, risa, giro inesperado, nuevo giro inesperado, gag por aquí, gag por allá, gag por acullá, contén el aliento, susto, giro inesperado, acción, acción, carcajadas.

Personajes secundarios increíbles: los leones marinos macarras, la ostra que se aburre como una ostra, el pájaro medio loco, la ballena miope, su compañero de celda… pero sobre todo, sobre todas las cosas ¡el pulpo Hank! ¡ Yo quiero un pulpo Hank de goma! ¡Yo quiero ser el pulpo Hank! ¡Ha nacido una estrella!.

La película tiene dos guiños LGTB casi imperceptibles

  • Una presunta pareja de lesbianas en el acuario

Se supone que son lesbianas porque una lleva el pelo corto

Servidora pincha de vez en cuando en bares de lesbianas y puede testificar que hay bolleras con melenas hasta la cintura muy acarameladas entre ellas. También pincho a veces en bares indies con chicas con el pelo cortísimo. De lo que se deduce que el corte de pelo poco quiere decir sobre la identidad sexual de quien lo lleva. Que esta imagen haya creado una polémica en Estados Unidos dice más sobre Estados Unidos que sobre la imagen en sí.

lesbianas

  • El chiste transgénero

En inglés la Manta Raya o Manta Bisostris se conoce como StingRay. En Finding Nemo se llamaba StingRay pero ahora se llama Sting Rhonda, de lo que se deduce que es una raya Transgénero. Como chiste es bastante malo, pero es que además en español el chiste se pierde.

Una película sobre la liberación animal

El equipo creativo de Pixar estaba justo en mitad de la producción de  la ya vendida de sobra  Buscando a Dory cuando se encontraron con un problema. Después de que el documental  Blackfish revelara lo que sucede de verdad en establecimientos como Sea World en Orlando, el público se puso de parte de los animales. Según cuenta el New York Times, hubo que rehacer el guión de Buecando a Dory por completo.

Blackfish es un documental se convirtió en bandera de lucha para los activistas de los derechos de los animales. Un documental  que deben ustedes ver, aunque yo acabé llorando como una magdalena.

¿Imaginas estar atrapado en una habitación con un área de apenas un metro cuadrado en el que solo cabe tu cuerpo?  ¿Imaginas que no tienes contacto con otros humanos durante veinte años? Eso enloquecería a cualquier humano y lo mismo le pasa a una orca, una ballena o un pulpo encerrados en un acuario. Porque además los peces son animales acostumbrados a nadar kilómetros y kilómetros en un solo día, no a vivir confinados en un tanque minúsculo.

No voy a hacer spoilers, pero el mensaje de la película es claro. Peces, rayas, pulpos, ballenas, tiburones, orcas, cualquier animal marino, debe vivir en el mar.

Los tanques no pueden de ninguna manera replicar el complejo ecosistema que estos animales necesitan.
Tal es la desesperación que sufren delfines y ballenas en los acuarios, que llegan a la automutilación o el intento de suicidio, como parece que ha intentado la orca Morgan, en el Loro Parque de Canarias.

SeaWorld (en Orlando)  Oceanografic (en Valencia), L´Aquarium (en Barceona) Loro Parc (en Canarias)  se presentan a sí mismos como establecimientos familiares lleno de divertidas actividades “educativas”. Sin embargo, estas actividades dañan a los animales tanto física como emocionalmente. Estos centros confinan a ballenas y delfines – quienes a menudo nadan hasta 100 millas en un día en la naturaleza – en tanques que,  para ellos, son del tamaño de una bañera.

Y algunos acuarios incluso permiten, tal y como se ve en la película, que el público toque a los peces. Como se cuenta en Dory, los pulpos pierden a veces sus tentáculos. La broma del octópodo convertido en sectópodo no es ninguna broma: sucede a menudo que un niño le quita un tenáculo a un pulpo bebé. En el zoo de Calgary murieron 41 de las 43 rayas, en el de Fresno, 18 de las 19, y en el de Brookfield, 11 de las18. Asesinadas, no hay otra palabra.

En cuanto a comprarse un pez como animal de compañía o decorativo, es una tontería como una casa. El pez no es feliz, y usted tampoco.

Culum Brown, de la Universidad Macquarie, en Australia, señala que la cognición de los peces y su percepción sensorial están por lo general a la par con la de otros animales. Por lo tanto, Brown sostiene que se debería dar más consideración al bienestar de los peces e intentar evitar la crueldad.

Los peces están en segundo lugar después de los ratones en cuanto a ejemplares utilizados en investigación científica, y las más de 32.000 especies conocidas supera con mucho la diversidad de todos los demás vertebrados

Los peces tienen muy buena memoria, viven en comunidades sociales complejas en las que hacen un seguimiento de los individuos, y pueden aprender unos de otros. Esto ayuda a desarrollar tradiciones culturales estables. Los peces incluso se reconocen a sí mismos y a los demás. También cooperan entre sí y muestran señales de inteligencia maquiavélica, como la cooperación y la reconciliación. Construyen estructuras complejas, son capaces de utilizar herramientas, y utilizan los mismos métodos para reconocer cantidades que los humanos.

En su mayor parte, los sentidos primarios de los peces son tan buenos, y en muchos casos, mejores, que los de los seres humanos. Su comportamiento es muy similar al de los primates, excepto que no tienen la capacidad de imitar.

El nivel de complejidad mental de los peces está a la par con la mayoría de los vertebrados, y hay pruebas de que pueden sentir dolor de una manera similar a los humanos.

Una película sobre la discapacidad intelectual

El problema de Dory no queda muy claro. Sufre “ perdida de memoria a corto plazo” aunque el tipo de síndrome que padece no tiene correlato real en términos neurológicos. Pero lo que le pasa a Dory da igual. Dory tiene un problema. No es un pez normal. Es un pez con un tipo de discapacidad intelectual. Es un pez diferente. Y es un pez que pese a todo, sobrevive.

El tema más importante de la película es el valor de la independencia de Dory. Dory padece una discapacidad cognitiva, pero se las arregla.  Se las arregla para hacer amigos, para ser amable, para ser optimista, para disfrutar de la vida,  pero sobre todo, para ser libre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorJavier Vassallo, autor de El Enebral
Artículo siguienteUna España de chichinabo
Escritora. Premio Nadal, Premio Primavera, Premio Planeta, Premio de los lectores de la Feria de Bilbao, premio Barcarola de Poesía, premio a la visibilidad de la Federación Española LGTB, premio Lazio del Ministerio de Cultura Italiano ... Y premio redacción de Coca Cola obtenido a los diez años

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 11 =