La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ha revisado al alza sus proyecciones de crecimiento para España y estima que producto interior bruto crezca un 2,8% este año, un incremento de cinco décimas con respecto a su pronostico el pasado noviembre. La OCDE espera que la tasa de desempleo siga reduciéndose en los próximos años, bajando al 15,5% en 2018 y hasta el 13,8% el siguiente ejercicio.

“Estamos hablando de un crecimiento muy sano” ha destacado el economista jefe de la OCDE, Alvaro Santos Pereira. “Pensamos que el crecimiento de España sigue siendo sólido, con una perspectiva de expansión del 2,8% este año y del 2,4% el siguiente. De este modo, España mantendrá un crecimiento por encima de la media europea”.

Con el mismo tono se ha pronunciado el exministro portugués de Economía y Empleo asegurando que “es la prueba de que las reformas adoptadas en los últimos años han sido importantísimas tanto para la recuperación de la economía como la reducción del paro”.

Después de varios años de crecimiento de la economía española ( por encima del 3%) se espera que continúe creciendo a “un ritmo robusto, pero más moderado, en 2018 y 2019”. Pereira, no considera que la incertidumbre política de España afecte a la economía del país y asegura que “estamos proyectando un crecimiento económico relativamente fuerte en España en 2018 y 2019 gracias a los sólidos fundamentos de la economía”, en declaraciones recogidas por Europa Press.

En España hemos tenido “anteriores periodos de inestabilidad política” y “no han tenido un impacto significativo en la economía”. Por ello, entiende que la prioridad para España es “seguir fortaleciendo los fundamentos de su economía mediante reformas sólidas que mejoren las capacidades, contribuyan a emplear a los desempleados, reduzcan las barreras en el sector servicios para promover la inversión, el crecimiento y el empleo“.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − dieciseis =