Hace unos días asistí como ponente en Zalamea de la Serena a unas Jornadas organizada por las Juventudes Socialistas de la provincia de Badajoz. De entrada, me sorprendió agradablemente, encontrarme con un nutrido grupo de jóvenes, que desde el viernes al domingo, se reunían para escuchar diferentes intervenciones centradas en temas de igualdad, Memoria, feminismo, participación de la mujer en política, asuntos colectivos…. Esto viene a corroborar el interés por esas generaciones, a las que ya se nos acaban las letras del abecedario para etiquetar y que muestran, desde la atalaya de sus preocupaciones y sus propias culturas, un conjunto de inquietudes sociales y políticas muy alejadas de la apatía que las mentes más conservadoras nos han pretendido inocular.

A mi me tocó, acompañado de Miguel Ángel Gallardo, hablarles de Igualdad y Memoria. De nuevo me encantó el largo y profundo debate tras las intervenciones. La parte esencial, desde mi punto de vista, fue hacerles ver, a raíz de una de sus preguntas, cómo desde la educación se puede romper la brecha generacional que haga atractiva la Memoria Histórica a los jóvenes. No olvidemos que fueron prácticamente las terceras generaciones, los nietos de los asesinados y represaliados, los que hicieron posible el movimiento memorialista. Ahora, sin embargo, nos encontramos con un sistema educativo que adolece de la imperiosa necesidad de transmitirles estos contenidos. De enseñarles toda la Historia de España. De describirles los horrores de la Dictadura y mostrarles la enorme diferencia que hay con la actual Democracia. De indicarles cuál fue el camino transcurrido en la Transición para llegar a ello. De volver su interés hacia las víctimas. De recordarles las dificultades que tuvieron las mujeres que decidieron inmiscuirse en política.

En ese sentido es responsabilidad de las instituciones y del profesorado llegar al convencimiento que la introducción de estos temas en el curriculum hace preciso su impartición en todos los niveles.

Fue bonito ver que gente que está saliendo de la adolescencia se te acerque y te pregunte. Por eso, respondiendo a otro de sus compañeros, lo que más duele es el silencio y la mentira. Lo que más nos gustaría es que los torturadores de los estudiantes universitarios de los años 60 y 70 fueran conocidos en las lecciones de Historia que reciban nuestros alumnos. Lo que precisamos ahora, que se acusa de alimentarse la extrema derecha, nutrida de discursos xenófobos y excluyentes, es tener claro la educación en valores que prefiere no tenerlos al lado, por muy numerosos que pretendan ser o por los gritos y amenazas que profieran. Esa es la pedagogía necesaria y, sin duda, tenemos una buena cantera para recibirla.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 3 =