Difícil de entender que el exministro de Aznar, Federico Trillo, no haya sabido sufrir en silencio la impotencia por perder la distinción en Alcoy de Hijo Adoptivo. Como también cuesta asumir que el responsable de la penosa gestión del Yak-42 -accidente de un avión del Ejército en el que murieron 62 militares y un total de 75 personas- recibiera este reconocimiento gracias no sólo al PP, sino también al PSOE de esa localidad de la comunidad valenciana.

Lo cierto es que el Ayuntamiento de Alcoy, en el 2000, le otorgó tal distinción al exministro por apoyar la construcción de un auditorio en Alcoy que, por cierto, nunca llegó a construirse.

La ciudad alicantina de Alcoy ha comenzado esta semana el trámite para que el exministro del PP de Defensa Federico Trillo deje de ser Hijo Adoptivo’ por la gestión que hizo del accidente del Yak-42.

Para ello, el pleno municipal alcoyano, ha aprobado una moción presentada por el PSPV-PSOE, Guanyar y Compromís, con la que se le dio solemnidad al inicio del procedimiento para eliminar la distinción.

A partir de este primer trámite, se abre un plazo de 15 días en el que Trillo puede presentar alegaciones, tras el cual se celebrará un pleno municipal extraordinario para que la anulación del honor sea ya definitiva.

No es la primera ocasión en que el pleno municipal de Alcoy debate la posible retirada de la distinción a Trillo, ya que ya se hizo en 2009 cuando Esquerra Unida lo propuso pero fue rechazado por la entonces mayoría del PP.

La coalición lo volvió a plantear cuatro años después, en 2013, también sin éxito.

Trillo es ‘Hijo Adoptivo’ de Alcoy desde 2000, durante el último mandato del socialista José Sanus como alcalde.
La distinción se otorgó con los votos favorables del PSPV-PSOE y PP, mientras que EU y Nova Esquerra votaron en contra.

Entre los argumentos que se plantearon para la concesión estaban que Trillo había contribuido a la declaración como entidad de utilidad pública de la Asociación de San Jorge, así como a los proyectos de encauzamiento del río Barxell y un auditorio que no se llegó a construir.

Además, el político del PP tenía costumbre de participar en fiestas de Moros y Cristianos, cuestión que dejó de hacer a partir de los sucesos del Yak-42.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl Gobierno juega con el dinero de las pensiones
Artículo siguienteEl desastre de operación del Santander con el TotalBank

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − seis =