Instagram se ha convertido en una de las mejores plataformas para que muchas personas desarrollen su potencial y puedan hacerse un hueco en el mundo del arte, la literatura, la fotografía, el dibujo o el cómic… Talento en estado puro y muchas horas de trabajo sin remunerar que pueden tener su recompensa gracias a esta exitosa red social. Esto es lo que ha ocurrido con Bendita Rutina (Bendita Instagram) un personaje creado por María Luisa Sánchez-Ocaña que comenzó siendo un blog y se ha convertido en una de las cuentas de Instagram más creativas y seguidas entre mujeres que quieren tomarse el estrés y cada circunstancia de la vida con mucho sentido del humor.

“La vida más cotidiana es la que más sonrisas provoca”

Y, de este modo, compartiendo sus viñetas en Instagram, esta licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y en Arts & Design por la Universidad de Essex (Inglaterra), dedicada durante más de 10 años a la ilustración editorial, ha llegado a publicar su primer libro: Bendita rutina, Historias del día a día, editado por Arcopress.

El personaje creado por María Luisa Sánchez-Ocaña, Bendita, muestra el retrato de una generación de mujeres con mil frentes abiertos que tienen que compatibilizar una agenda de superwoman mientras bregan con una marido, un jefe y un entrenador personal, los hijos, las amigas, la suegra, hermanas… mil actividades extraescolares y La “injusta” Ley de la Gravedad. Pero, por encima de todo, Bendita Rutina reivindica el que cada mujer se sienta bien consigo misma, exprima cada momento, se dé prioridad y se ría de la vida aunque, eso sí, se la tome muy en serio.

 

-En tus viñetas retratas a una generación de mujeres que necesita tomarse su tiempo, sentirse bien y disfrutar de cada momento. ¿Cómo surge la idea de crear a este maravilloso personaje, Bendita?

Surgió como necesidad de tener un hueco donde “desahogarme”. Un proyecto que fuera sólo mío donde poder dibujar a mi gusto y ejercitar el ingenio. El personaje nació solito. En cuanto me di cuenta de que mi fuente principal de inspiración era yo misma y mis circunstancias, me pareció que tenía que ser una protagonista no muy distinta a mí.

 

-Cierto, una madre en los cuarenta, con tres hijos, el pelo rizado (como el tuyo…), ¿qué porcentaje tienes de Bendita y ella tiene de ti?  

Bendita tiene más de mí que yo de ella. Ella es, al menos, un 80 % María Luisa. Al margen de las características que se ven: edad, aficiones, familia… que compartimos casi al 100 %, diría que ella tiene mejor carácter que yo. Es más paciente, más sacrificada y creo que tiene menos tiempo libre que yo. Claro que Bendita tiene y tendrá siempre los hijos más pequeños que los míos, que a ciertas edades te absorben todas tus horas.

“Cómo encontrar el punto de humor en las situaciones más simples del día a día”

 

-Por cierto, ¿por qué bendita rutina y no maldita rutina?

Jaja, lo de “bendita rutina”, o “bendito colegio” y demás “benditos” yo lo empecé a usar en cuanto tuve hijos. Para los niños es determinante tener unas rutinas y un orden…es la única manera de educarlos con cierto control. Así pues, la rutina en este caso siempre se presenta como algo positivo. Quizá si fuera un libro sobre las relaciones de pareja o destinos en vacaciones, la rutina sería indicativo de que algo no va bien, pero aquí claramente favorece la convivencia y el engranaje de la familia.
 

-¿Quiénes han sido tus principales influencias o referencias?

He sido siempre muy fan de los cómics y viñetas. De pequeña devoraba Zipi y Zape y Mortadelo y Filemón…y un poco más mayor me fascinaban las viñetas de Garfield. Pero claramente mi “yo quiero hacer eso” fue Maitena, dibujante argentina, creadora de las Mujeres Alteradas. Me encantan sus libros. Hasta el punto de haberme planteado llamar a una de mis hijas Maitena con la negativa rotunda del padre de la criatura, eso sí. Maitena suma a la expresividad de sus dibujos, unos guiones muy agudos, y muchas veces muy críticos. Creo que también se nutre de la observación de la cotidianidad.

 

-Bendita tiene ya una comunidad muy fiel, ¿tienes feedback con los lectores? ¿Te dan ideas? ¿Cuánto captas de lo que te cuentas?

Sí, Bendita tiene ya muchos seguidores y yo creo que la ven con cariño porque es un personaje entrañable. Eso es lo que percibo. A la gente le gusta Bendita, la ve muy cercana y se identifica mucho con ella. Y me encanta porque forma parte de mi entorno. Muchas veces me dicen: “¡Ay!, ayer me acordé de Bendita porque me pasó esto…” . No todas las anécdotas que me cuentan pasan a ser viñeta, pero sí hay algunas que claramente dan pie a una ilustración. Por ejemplo, hay una en que la niña se viste sola para ir al colegio “súper orgullosa” y se ha puesto todo al revés. Probablemente nos ha pasado a muchos, pero fue cuando me lo contó mi amiga Lorena de su hija Flavia, cuando decidí dibujarla.

 

-Tú te haces tus propias historias, algo que no suele ser habitual. Además de artista, guionista… 

Bueno, sí, podemos decir que soy la guionista, aunque los guiones están basados en la observación. Quizá lo que tiene mérito es encontrar el punto de humor en las situaciones más simples.

 

-¿En qué consiste ser hoy ser Costumbrista 2.0, el género gráfico que se ha puesto tan de moda y que podría encajar en el formato Bendita…?

En aprovechar las ventajas del mundo 2.0 para reflejar el mundo actual. Eso sí, es imprescindible manejar las RRSS, es una necesidad para cualquier comunicador. Y creo que para poder “encasillarse” dentro del “costumbrismo 2.0”, las viñetas, textos o imágenes que queramos publicar tienen que ser creadas ya con ese objetivo y sabiendo que tienen una caducidad a muy corto plazo.

 

-¿Qué es lo peor de toda esa “bendita” rutina que escenificas? Y en el otro lado, ¿lo mejor de esa “bendita” rutina que también reivindicas…?

Lo peor creo que es la realidad de muchas mujeres de querer llegar a todo. Todavía hay muchas familias en las que las mujeres hemos tendido a repetir el patrón de ama de casa que vivimos como hijas de familia, sin tener en cuenta que ahora tenemos muchos más frentes abiertos. Y es agotador. El tema de la rutina sólo lo enfocaría en el plano “hijos”: el orden, las rutinas, los límites… porque todo lo que podamos acotar en el día a día cuando tenemos hijos pequeños es facilitar la convivencia y educación.

 

Bendita es una madre entrañable y estupenda, pero tiene que bregar a la vez con un bebé y con un adolescente? ¿Acaba alguna vez la época de crianza en una madre o eso sólo lo soluciona la consulta en el psicólogo?

De lo que conozco hasta la fecha, lo más complicado es la entrada en la adolescencia. Cuando son pequeños, puedes delegar las tareas logísticas: de baños, de paseos, de llevar y recoger… que son agotadoras físicamente. Pero cuando empiezan a rebelarse y a cuestionarte, encuentro muy complicado no tender a imponer el “porque sí y punto”. La verdad, no sé en qué momento se puede dar por “concluida” la época de crianza….jajaja.

“El Costumbrismo 2.0, género gráfico tan de moda, consiste en aprovechar las ventajas del mundo 2.0 para reflejar el mundo actual. Eso sí es imprescindible manejar las RRSS, una necesidad para cualquier comunicador”

 

-¿Y dónde empieza tu habitación propia que decía Virgina Wolf? Es decir, ¿Cuándo escribes, dibujas y creas: antes o después de tus actividades extraescolares?

Todo el rato. Esa es la verdad. Siempre estoy “alerta” por si surge alguna idea que anoto en el teléfono para que no se me olvide. Y llevo cuaderno y lápiz a cualquier sala de espera que me toque (desde el alergólogo a la ITV….). Yo trabajo en casa, tengo entregas que hacer y pedidos que contestar y siempre tengo el ordenador encendido. No me gusta mucho ver la tele y convivo con ella; ellos la ven y yo, mientras, dibujo de espaldas al aparato. Literalmente, no tengo habitación propia. Esto supone que trabajo con constantes interrupciones, ruido y consultas, pero me gusta. Una vez tengo la idea, el “ruido de fondo” no me afecta a la hora de dibujar. Así que soy parte de la familia activamente aunque esté “trabajando”.

 

-Por cierto, eres hija de quién eres y eso es un orgullo. Cuéntanos porque le queremos todos. ¿Qué dice tu padre?

Jajaja sí, soy Sánchez-Ocaña y a mucha honra. Mi padre es fan, pero eso no vale. Porque, objetivamente, no es público de Bendita. Ni por edad ni por sexo, pero claro en contraposición resulta que la autora es su hija y eso hace que vea a Bendita con ojos de “nieta” y que la quiera y le tenga un cariño especial.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − tres =