Bélgica, aún en estado de shock tras el brutal atentado del martes 22 de marzo en el aeropuerto de Bruselas y el metro de la capital, que ha dejado una treintena de muertos y más de un centenar de heridos, ya ha logrado identificar a los tres supuestos terroristas que perpetraron la masacre en la terminal de Zaventem. Según publica el diario belga DH, los tres presuntos terroristas de los atentados del aeropuerto de Zaventem ya han sido identificados. Los dos ‘kamikazes’ que se inmolaron son los hermanos El Bakraoui, Khalid e Ibrahim, de 27 y 30 años, y de nacionalidad belga. El mayor de ellos, Ibrahim, cuenta con antecedentes penales, ya que en el año 2010 fue condenado por el tribunal penal de Bruselas a nueve años de prisión por disparar con un kalashnikov contra un policía cuando perpetraba un robo.

Khalid también tiene ficha policial y fue condenado a cinco años de libertad condicional sin prisión por el robo de varios vehículos. El citado diario belga afirma que la policía estaba tras su pista desde hacía una semana ya que tenían la sospecha de que podrían ser dos de las personas que huyeron hacen unos días del asalto a una vivienda en el barrio de Forest.

El tercero de los supuestos yihadistas, que en las imágenes difundidas este martes por las autoridades belgas aparece con un sombrero hortera y perilla, se trataría de Najim Laachraoui, un presunto yihadista de 25 años. Las fuerzas de seguridad belgas están convencidas de que podría tratarse del presunto artífice de los grupos terroristas que atentaron en Francia el pasado 13 de noviembre. Las primeras investigaciones de los servicios de inteligencia belgas apuntan a que Laachraoui sería el cerebro de ambos atentados. Laachraoui no es uno de los fallecidos en las explosiones en Zaventem.

Aunque en un primer momentos varios medios belgas anunciaron su detención al día siguiente de los atentados, en el barrio bruselense de Anderlecht, uno de los de mayor presencia musulmana en la capital de Bélgica, el detenido no es Najim Laachraou como se había anunciado en un primer momento. Los diarios belgas afirmaron erroneamente que se trataba del presunto ‘cerebro’ de los atentados de noviembre pasado en París y de los del 22-M en Bruselas.

Najim Laachraoui dejó su ADN en el material explosivo de los atentados de París en noviembre. Según los investigadores, se trataría de un retornado de Siria, adonde viajó en febrero de 2013. A su vuelta a Bélgica, alquiló una casa en Auvelais, 70 kilómetros al sur de la capital, lugar desde el que orquestó presuntamente todos los ataques de París.

Hasta este momento, las fuerzas de seguridad le tenían localizado con otro nombre, Soufiane Kayal, la identidad falsa que aportó en su contrato de alquiler de la vivienda en la que organizó los atentados. También fue localizado con este nombre en la fronteras de Hungría y Austria el 9 de septiembre pasado, apenas dos meses antes de la masacre de Bataclán en París.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =