El Grupo BBVA obtuvo, entre enero y marzo de 2016, un beneficio atribuido de 709 millones de euros, un 53,8% menos que en igual periodo de 2015. Los resultados del trimestre están afectados por varios factores, como el impacto de la evolución del tipo de cambio, los menores resultados de operaciones financieras y la ausencia de operaciones corporativas. En cambio, los resultados de igual periodo de 2015 se impulsaron con la venta parcial de la participación en el banco chino CNCB. Sin tener en cuenta este último factor, el beneficio fue un 11,6% inferior en términos constantes.

Carlos_Torres_VilaEl consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, destacó acerca de estos resultados “la fortaleza del capital, la evolución de los ingresos recurrentes, la contribución de los mercados emergentes y los menores saneamientos en España”. “Esta tendencia, junto al efecto estacional en la actividad bancaria, indica que los resultados irán de menos a más a lo largo de 2016″, señaló.

En el resultado del primer trimestre influyen varios factores previamente mencionados, como la ausencia de operaciones corporativas (en contraste con un año antes) y el efecto de las divisas, así como la incertidumbre en los mercados, que afectó a los resultados por operaciones financieras (ROF). Estos impactos se suman al efecto estacional del negocio bancario en algunas geografías, donde la actividad es más baja en la primera parte del año. Como elementos positivos destacan los ingresos recurrentes y los menores saneamientos, que contribuyeron a impulsar la cuenta.

El margen de intereses ascendió en el trimestre a 4.152 millones de euros, un 13,3% superior al del mismo periodo del año anterior (+27,9% a tipos de cambio constantes).

Por su parte, el margen bruto alcanzó los 5.788 millones de euros, un 2,8% superior al generado en el primer trimestre de 2015 (+14,9% excluyendo el impacto de las divisas). El crecimiento de esta línea se apoyó en el buen comportamiento de los ingresos típicos del negocio bancario, es decir, el margen de intereses y las comisiones. Estos ingresos recurrentes permitieron compensar la caída de los ROF afectada por la compleja situación de los mercados durante el trimestre.

Los costes crecieron un 14,4% en términos interanuales (24,8% a tipos de cambio constantes), debido a la incorporación de Catalunya Banc en abril de 2015 y los costes de integración asociados, la elevada inflación en determinadas geografías, la evolución de las divisas y los planes de inversión en marcha en mercados en crecimiento. El ratio de eficiencia se situó en marzo en el 54,8%, mejor que la media de los principales competidores europeos en 2015 (68,1%).

En este contexto, el margen neto alcanzó los 2.614 millones de euros, con un crecimiento del 4,9%, excluyendo el efecto de las divisas.

Por otra parte, los indicadores de riesgo siguieron evolucionando de forma positiva: la tasa de mora continuó su tendencia a la baja y cerró el trimestre en 5,3%, frente al 5,4% de diciembre de 2015. La tasa de cobertura se mantuvo estable en el 74%.

Por lo que respecta a solvencia, BBVA mantiene su sólida posición. El ratio CET1 fully-loaded creció en el trimestre hasta alcanzar el 10,54%, lo que supone una generación de capital de 21 puntos básicos. El Grupo BBVA avanza en su objetivo de alcanzar el 11% fully-loaded a lo largo de 2017.

El ratio de apalancamiento fully-loaded cerró el trimestre en un 6,3%. BBVA es la segunda entidad con el ratio más alto de su grupo de competidores comparables en Europa, que, en conjunto, presentan una media del 4,6%, con información a cierre de diciembre.

En términos de actividad, durante el primer trimestre de 2016 todavía se produjo una ligera reducción del crédito bruto a la clientela (-1,0%) frente al cuarto trimestre del año pasado, a pesar del buen comportamiento de la nueva facturación, especialmente en España. A cierre de marzo, esta línea alcanzó 428.515 millones de euros. En cambio, los depósitos de la clientela avanzaron un +1,5% hasta alcanzar los 408.971 millones de euros, con un desempeño positivo en prácticamente todas las geografías en donde opera el Grupo BBVA.

Por último, para obtener una comparativa homogénea con el año anterior, a continuación se resumen las tasas de variación interanuales de las principales líneas de la cuenta, teniendo en consideración Turquía en términos proforma (es decir, incluyendo la participación en Garanti como si hubiese sido incorporada por el método de integración global desde el 1 de enero de 2015). En este contexto, el margen de intereses descendió un 3,3% (+9,7% excluyendo el impacto de las divisas), mientras que el margen bruto cayó un 9,3% (+1,9% a tipos de cambio constantes). Por su parte, el margen neto descendió un 20,3% o bien un 8,4% al excluir el efecto de las divisas.

Transformación del banco

En cuanto a la transformación del banco, “continuamos impulsando nuestros planes  para convertirnos en un mejor banco para nuestros clientes”, afirmó Carlos Torres Vila.

Un trimestre más, el Grupo BBVA continuó aumentando la base de clientes digitales. A cierre del primer trimestre, los clientes digitales ascendieron a 15,5 millones (cifra un 20% superior a la de marzo de 2015). De éstos, 9,4 millones interactuaron a través del móvil, lo que supone un 45% más que doce meses antes.

El objetivo del banco es incrementar las ventas digitales en todas las franquicias, una tendencia que ya empieza a ser evidente en muchas de ellas. Por ejemplo, en Estados Unidos, donde el porcentaje de transacciones que se realizaron en el primer trimestre de este año por canales digitales sobre el total de transacciones fue de 18,7%, frente a 9,3% en 2015. Otras geografías en las que la aceleración de las ventas digitales empieza a ser evidente son América del Sur (16,5% en este trimestre, frente a 8,7% en 2015), España (12,1% en el primer trimestre, que compara con un 8,8% en 2015), Turquía (14,6% en el primer trimestre, frente a 13,9% en 2015) y México (3,9% en los primeros tres meses de este año, versus 2,1% el año pasado).

Cinco claves para entender los resultados de un banco

La cuenta de la actividad bancaria en España mostró una vez más su resistencia ante un entorno particularmente complicado por los tipos de interés en mínimos históricos. En este sentido, el área logró generar un ligero crecimiento de los ingresos típicamente bancarios (margen de intereses más comisiones) del 0,3% respecto a los del primer trimestre del año anterior. La caída de los resultados por operaciones financieras (-77,2% interanual) desembocó en que el margen bruto descendiera un 12,7% al compararlo con el primer trimestre de 2015. Un trimestre más, los gastos se vieron afectados por la incorporación de Catalunya Banc y los costes de integración relacionados con la misma. Todo ello llevó a un descenso del margen neto del 35,7%. Por lo que respecta a los indicadores de riesgo, continuó la senda positiva de trimestres anteriores. Las pérdidas por deterioro de activos financieros retrocedieron un 38,6% interanual. Por su parte, la tasa de mora continuó también con su mejora gradual, cerrando el trimestre en niveles del 6,4% (6,6% en diciembre de 2015), mientras que la cobertura se mantuvo constante en el 59%. El resultado del área en el primer trimestre del año se situó en 234 millones de euros, un 23,6% inferior al del mismo periodo del año anterior.

Por lo que respecta a la actividad inmobiliaria en España, la exposición neta al sector disminuyó en un 12,5% en términos interanuales (excluyendo los saldos de Catalunya Banc, que se incorporó al Grupo BBVA en abril de 2015). Además, la caída de los saneamientos inmobiliarios permitió que la cuenta de resultados cerrara con pérdidas de 113 millones de euros (un 26,5% menores que las del primer trimestre del año anterior).

En Estados Unidos se volvieron a ver tasas de crecimiento positivas en actividad, con incrementos interanuales del 7,9% en inversión crediticia y del 9,0% en recursos. Esto permitió una evolución positiva del margen de intereses (+7,7%). Sin embargo, el menor dinamismo de la línea de comisiones, junto con el impacto de la volatilidad en los mercados financieros sobre los resultados de operaciones financieras, desembocó en un margen bruto prácticamente plano (+0,9% interanual). Por su parte, la calidad crediticia del área se vio resentida por el deterioro de la exposición al sector energético y materias primas. Esto llevó, además de a unos mayores saneamientos, a un incremento de la tasa de mora, que cerró en el 1,4% a marzo (versus 0,9% a diciembre) y a una disminución del ratio de cobertura hasta el 103% (frente al 151% de diciembre). El resultado atribuido del área fue de 49 millones de euros (-63,5%).

Para explicar mejor la evolución del negocio en Turquía, las tasas interanuales mencionadas en adelante asumen la participación en Garanti proforma. En esta geografía, el dinamismo en la actividad provocó crecimientos del 14,0% en inversión crediticia y del 15,8% en depósitos, que impulsó el aumento del margen bruto un 14,3% respecto al del primer trimestre de 2015. Los costes continuaron creciendo, aunque a tasas más contenidas que en el trimestre precedente, lo que permitió que el margen neto aumentara un 15,1%. Por lo que respecta a la calidad de activos, se vio una mejora del coste de riesgo (0,8% frente a 1,4% en el cuarto trimestre de 2015) mientras que la estabilidad fue la tónica, tanto en el ratio de mora (2,8%) como en el de cobertura (129%). El resultado del primer trimestre de 2016 ascendió a 133 millones de euros, un 13,2% superior al del primer trimestre de 2015.

En México se mantuvo el dinamismo en la actividad, con tasas interanuales de crecimiento de doble dígito en inversión crediticia (+12,4%), y del +9,2% en recursos. Buen comportamiento tanto de los ingresos recurrentes (+13,0%) como del margen bruto (+11,4%) y del margen neto (+12,7%). En calidad de activos, el área presentó estabilidad tanto en el ratio de mora (2,6%) como en cobertura (119%). El resultado del área a cierre de marzo fue de 489 millones de euros, con un crecimiento interanual del +10,1%.

América del Sur continuó presentando tasas de crecimiento de actividad muy elevadas (+14,7% en inversión crediticia y +19,6% en recursos), lo que impulsó al alza los ingresos recurrentes (+14,9%), el margen bruto (+14,1%) y el margen neto (+9,5%). El ratio de mora cerró en un 2,6%, mientras que el de cobertura descendió hasta niveles del 118%. El resultado del área a cierre de marzo de 2016 ascendió a 182 millones de euros, un 8,7% más en términos interanuales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 14 =