Bárcenas ha declarado como testigo en la Audiencia Nacional en el juicio de la trama Gürtel en la Comunidad Valenciana. En dicha declaración y a preguntas de la fiscalía el extesorero ha confirmado que Costa le informó sobre la financiación ilegal en el PP valenciano.

También ha reconocido que se reunió con Ricardo Costa, exsecretario del PP valenciano, en la sede nacional de Génova 13 y le advirtió de que se estaban facturando a empresas privadas actos del partido. “Me planteó su preocupación por una instrucción de Víctor Campos, vicepresidente económico y desde mi punto de vista responsable económico y tesorero de facto del partido”, admitido.

Bárcenas ha explicado que el “PP disponía de un manual para la financiación de las campañas electorales en el que se especificaba que los únicos fondos que se podían utilizar en cada comunidad eran los que autoriza la sede central del partido, en la calle Génova.”

Bárcenas ha reconocido que el exsecretario general del PP valenciano Costa se reunió con él en ausencia del extesorero Álvaro Lapuerta, “No recuerdo el detalle exacto, recuerdo el hecho“, ha comenzado diciendo Bárcenas. “No sé si hablamos de asignar facturas a determinadas empresas para que se hiciesen cargo de gastos del partido, le trasladé que estaba terminantemente prohibido, ha relatado, para después afirmar que Álvaro Lapuerta  le contó que “hablaría con Valencia y lo dejaría claro“. “No tengo ni idea de con quién habló, imagino que diría que cumpliesen las instrucciones de la sede central. Parece ser que al final no se cumplieron“, ha resumido.

Luis Bárcenas asegura que “le trasladó que aquello era una barbaridad, que acabarían como Filesa” y que comunicó a Lapuerta las intenciones del PP valenciano. “Álvaro me dice que no me preocupe, que hablará con Valencia y dejará claro que esa es la indicación. Entiendo que eso es lo que hizo”, ha afirmado.

El magistrado de la Audiencia Nacional estudia cómo el PP regional que dirigía el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, pagó los actos de las campañas electorales municipales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008, con los contratados con la empresa vinculada de la trama Gürtel, Orange Market.

Nueve empresarios reconocieron que sufragaron ilegalmente esos eventos que sirvieron para sufragar las campañas electorales.

Fueron los líderes de la ‘trama Gürtel’Francisco Correa y Pablo Crespo, los que manifestaron que la formación política les indicó que emitiesen facturas falsas. Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, y Costa confesaron que esta forma de financiación fue instaurada por el propio Camps. 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + nueve =