Los datos presentados por Bankinter al 30 de Junio incluyen ya las cifras de negocio de Bankinter Portugal, después de que el pasado 1 de abril se diera por cerrada la adquisición a Barclays de los negocios de Banca de Particulares, Banca Privada y Banca Corporativa con los que esta entidad operaba en el mercado portugués. Con todo ello, el Grupo alcanza al 30 de Junio de 2016 un beneficio neto consolidado de 286 millones de euros y un beneficio antes de impuestos de 401,6 millones, lo que supone incrementos del 45% y 44,4%, respectivamente, sobre el mismo periodo del año anterior.

Sin tener en cuenta el fondo de comercio negativo (badwill) de la operación de compra de la red minorista de Barclays en Portugal, el beneficio neto del banco sería de 203 millones de euros, un 2,9% superior al de Junio de 2015; y el beneficio antes de impuestos: 286,8 millones, un 3,2% más. La rentabilidad sobre el capital invertido, ROE, aumenta hasta el 12,9%, debido al efecto positivo del fondo de comercio negativo de Portugal. Excluyendo este efecto extraordinario, se mantiene en el 10,5%, el más elevado de la banca.

Baja la morosidad

Paralelamente, Bankinter conserva la buena calidad de sus activos, así como unos niveles de solvencia entre los más elevados de la industria. Respecto a lo primero, la morosidad del banco se sitúa en el 4,25%, frente al 4,43% de hace un año, una ratio que sigue siendo menos de la mitad que la media sectorial, que a mayo era del 9,8%. Y todo ello después de asumir los créditos dudosos de la filial en 2 Portugal, bastante superiores -en términos relativos- a los del Grupo. En términos comparables con el trimestre anterior, el ratio de mora se habría situado en el 3,75%. Por lo que se refiere a la solvencia, Bankinter dispone de un ratio de capital CET1 fully loaded del 11,77%, que se mantiene elevado tras la adquisición de Portugal y muy por encima de las exigencias regulatorias. De igual manera, el banco ha mejorado su estructura de financiación, reforzando el ratio de depósitos sobre créditos hasta alcanzar un 87,1%, cuando hace un año esa cifra se situaba en el 81,1%; y con un gap de liquidez de 7.100 millones de euros, un 23% inferior al del primer semestre de 2015. Asimismo, los vencimientos de emisiones mayoristas pendientes hasta 2019 suman 3.600 millones de euros, para afrontar los cuales el banco dispone de 9.600 millones en activos líquidos y una capacidad de emisión de cédulas por valor de 6.100 millones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − cinco =