La propuesta en los Presupuestos Generales del Estado de subir el salario mínimo, como una de las imposiciones de Podemos al Gobierno para aprobar esos presupuestos, puede generar un repercusión negativa en el crecimiento e empleo. Así al menos lo ve el Banco de España.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha señalado que “en general” aumentar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) suele tener un efecto negativo sobre el empleo y afecta especialmente a los colectivos con menor formación. Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, Hernández de Cos ha repasado el estudio de las subidas del SMI de 2017 y 2018, aunque ha eludido referirse directamente a la anunciada por el Gobierno para el próximo año.

El gobernador ha indicado que, “en general”, el aumento del Salario Mínimo Interprofesional tiene un efecto negativo y limitado sobre el volumen de empleo total de la economía, con un especial impacto en la probabilidad de perder el empleo en determinados colectivos. En concreto, se ha referido a los jóvenes y mayores con menor formación, que tienen una productividad por debajo de la media y cuya tasa de paro “es aún muy elevada”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =