La población de Al Latmane, situada en el norte de Hama, ha sido víctima de trece bombardeos con aviones de guerra no identificados durante la pasada madrugada.

La provincia de Hama está siendo fuertemente sacudida por unos combates que mantienen enfrentados a las fuerzas del gobierno con los grupos de rebeldes que se han hecho con el control parcial del norte de la región y que se han cobrado la vida de seis efectivos del gobierno de Damasco, mientras que otros han resultado heridos y algunos se encuentran en paradero desconocido.

Este ataque se produce pocos días después del atentado con una camioneta bomba perpetrado, el pasado sábado, contra un convoy de evacuados en Alepo (Siria) que transportaban a 5.000 personas y que provocó la muerte de 128 personas -13 mujeres, 68 menores de edad y las 47 restantes eran hombres armados- mientras que 109 permanecen en estado muy grave.

Según ha desvelado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los autobuses transportaban a familias procedentes de Kefraya y Fua -pueblos chiíes de la provincia de Idleb– así como a voluntarios de la Media Luna Roja que fueron rodeados por facciones de rebeldes como el Ejército de la Conquista y el Organismo de Liberación del Levante, alianza de la ex filial de Al Qaeda.

En lo que llevamos de año, este ha sido el ataque más grave contra civiles sirios del que aún se desconoce su autoría. Pues mientras que Sana -la agencia estatal de noticias siria- afirma que el atentado lo efectuaron “terroristas”, los activistas de la oposición acusan al gobierno de Bashar al Assad como responsable de lo sucedido.

Por su parte, el Movimiento Islámico de los Libres de Sham -uno de los grupos radicales más importantes de Siria– ha señalado a las políticas del gobierno como las causantes de un “ataque cobarde”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 18 =