La Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social ha enviado instrucciones al presidente de las Mutuas Colaboradoras de la Seguridad Social (AMAT), José Carlos Lacasa, para que se reconozca, entre otros, al colectivo de camareras de piso de hotel el síndrome del túnel carpiano como enfermedad profesional.

Según la carta remitida por la Seguridad Social a AMAT, se fija un criterio único por el que aplica la consideración de enfermedades profesionales, a dolencias causadas directamente por trabajos concretos, entre ellas, el síndrome del túnel carpiano, epicondilitis o tendinitis tal como se recoge en el RD 1299/2006.

Las dolencias indicadas se asocian al desempeño de determinadas profesiones recogidas en el listado de la ley al que ahora se añaden la de camarera de piso y otras ocupaciones, que exigen también el desempeño de trabajos con la intensidad y repetición necesarias para generar estas patologías.

Las Camareras de piso denuncian explotación, sostienen que no se es solo un fraude a las trabajadoras, sino también a la Seguridad Social

Con esta comunicación se da cumplimiento a uno de los puntos acordados el pasado 30 de agosto en la Mesa de Empleo de Calidad en el Sector de la Hostelería en relación con este colectivo profesional. En esta mesa están representados el Gobierno, las centrales sindicales mayoritarias y las organizaciones empresariales.

Las camareras de piso han reclamado reiteradamente la consideración como enfermedad profesional de aquellas dolencias específicas que este colectivo padece de forma reiterada por el ejercicio de su profesión y que les impide trabajar.

Una de las ‘Kelly’ que prefiere no dar su nombre, es externa en un hotel de la costa del Sol, tiene más 50 años y ocho años de servicio. Cobra apenas un euro y medio por habitación, sin importar el número de camas y del tipo de cliente que haya, ya sea individual, doble o tripe. Está contratada por seis horas al día, y debe hacer 25 habitaciones diarias, cifra que después siempre se incrementa y si se niega la despiden por baja productividad.

Las empresas que externalizan el servicio de las camareras de piso tienen verdaderas esclavas en los hoteles, “la esclavitud existe”

Durante los meses de verano hace que la carga de trabajo se duplique o triplique. Las ‘Kellys’ nos cuentan que las permanencias en las habitaciones son más cortas y hay mucho más movimiento que clientes, acumulándose de forma exponencial el trabajo, pero cobrando lo mismo y exigiéndoles mucho más. Las Camareras de piso denuncian explotación, sostienen que no se es solo un fraude a las trabajadoras, sino también a la Seguridad Social, con la brecha salarial y unas cotizaciones más bajas, lo que conlleva a una pensión también más baja.

Otras de las ‘Kellys’ entró con quince años a trabajar como camarera de piso en un hotel de la costa. Cuando comenzó a trabajar, la exigían 17 habitaciones y sin tener que realizar la limpieza de las zonas comunes, pero ahora la piden 21 y encima teniendo que hacer la limpieza. Las empresas que externalizan el servicio de las camareras de piso tienen verdaderas esclavas en los hoteles, “la esclavitud existe”, denuncia este colectivo.

¿Cuánto tardarán en conseguir una jubilación decente y no de miseria, debido a la brecha salarial y de género por ser mujeres?

Después de más de 25 años trabajando, limpiando y haciendo camas en los hoteles, le ha causado unos trastornos importantes en su cuerpo: Túnel carpiano, cervicales, lumbalgia, estrés, ansiedad y una lesión en el manguito rotatorio del hombro. Todo está provocado por el peso de las camas y arrastrar las literas, para tener más clientes en las habitaciones de bajo coste.

Las ‘Kellys’ están pidiendo la jubilación anticipada. Ese es otro de sus reivindicaciones. El reconocimiento de las mutuas ya lo han conseguido. ¿Cuánto tardarán en conseguir una jubilación decente y no de miseria, debido a la brecha salarial y de género por ser mujeres?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + 15 =