El policía municipal que alertó de las amenazas a Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, en un chat de agentes locales, recibe ahora ataques por “confidente” y “chivato”.

Mientras, un juzgado de Madrid investiga los insultos y amenazas vertidos contra la alcaldesa en este chat integrado por un centenar de policías municipales de la capital, cuyo contenido fue desvelado por un agente que consideró que podrían constituir un delito de odio.

Organizaciones, como el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), ya han hecho públicos comunicados en el que critican abiertamente lo que considera un chivatazo del agente que dio a conocer el contenido del chat.

El colectivo CPPM, aunque reconoce que no aprueba las opiniones que se vierten en el grupo, condena que “expresiones privadas se hagan públicas por parte de un integrante del mismo”. Esta organización de policías locales se pregunta en su comunicado, “a saber por qué” y acusa al agente que dio a conocer las graves y peligrosas conversaciones contra Carmena, “esta persona como administrador de un foro público, consintió descalificaciones hacia otros y nunca denunció”.

Buscar en el tiempo comentarios aislados sin conocer el contexto es “sorprendente” para CPPM, “máximo cuando el sindicato del que es delegado el denunciado ha juzgado de inmediato y sin respetar la presunción de inocencia amparada a nuestra legislación”.

Para esta organización, “es intolerable pretender poner en conocimiento de la autoridad judicial unos hechos y a la vez dar publicidad a los mismos, perjudicando la imagen del Cuerpo de la Policía Municipal”.

 

Reacción CSIF

El sindicato CSIF, por su parte, también critica abiertamente “el chivatazo” del agente, aunque en un texto mejor escrito y sin faltas, con respecto al de CPPM, también se muestra muy crítico con el policía que hizo públicos los comentarios de un chat privado.

Esta sección sindical de la Policía del Ayuntamiento de Madrid, aclara que no comparte las opiniones de los agentes del chat, pero se muestra mucho más duro con la valoración de la violación de la privacidad. Según su comunicado al que ha tenido acceso Diario16, “el derecho a la privacidad no sólo debe respetarse, sino que además debe de prevalecer, siempre que la conducta reprobable quede enmarcada en el esfera de la libertad de expresión, pensamiento u opinión”.

CSIF es muy crítico con el agente que sacó los hecho a la luz, no sólo por contarlo, sino por exponer públicamente los nombres de los agentes del chat, “cuyos datos de unos agentes de la autoridad quedarán a disposición de un número incierto de personas”.

Desde CSIF están convencidos que “efectuar denuncias públicas no es la manera de manifestar el desacuerdo con las ideas y opiniones que se realizan en foros privados” y llega a acusar al agente de “haber buscado a propósito las opiniones, para posterior escarnio ajeno”.

El sindicato conservador califica de “extravagante” que un sindicato como CCOO “no sólo apoye conductas que supongan una vulneración flagrante del derecho a la intimidad, sino que además califique de “valentía” denunciar a unos compañeros valiéndose de su confianza”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Aquí ves la prueba documental sobre la estafa democrática y el encubrimiento de los delitos. Tal vez del tanto por ciento de honradez en el cuerpo. No sé porque me viene a la memoria un viejo “blues” titulado “ley mordaza”. Esta cantiga es muy famosa, así como el fabuloso coro de silencio con el que acompaña el constitucional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + tres =