El fútbol, como la vida, es así de cruel. Si preguntamos a un aficionado al fútbol de Almería, por poner un ejemplo, quién es el entrenador del Leganés es más que probable que no sepa qué contestar. O incluso que le confundan con Ander, que tiene el mismo apellido. Como Gaizka, sobrino del anterior y que esta temporada fue despedido en el Deportivo.

Garitano es un apellido futbolero pero de quien quería escribir en esta ocasión es de Asier. El que ha conseguido la permanencia en Primera del Leganés. El mismo Asier Garitano que llegó allá por el mes de junio de 2013 para hacerse cargo del club pepinero. Que estaba por entonces en Segunda B. Al que consiguió llevar a la división de plata y la pasada campaña a competir con los más grandes del fútbol nacional.

Pocos son los que hablan de este entrenador. Quizás porque  su currículum no ofrece muchas cosas. Pero lo de Asier Garitano es para ser destacado. A la chita callando, nunca mejor dicho, ha logrado algo que en agosto parecía muy complicado de conseguir. Los de Butarque no cuentan con unas arcas en tesorería donde sobre los euros. Confeccionaron una plantilla, dentro de sus posibilidades, hecha a la medida del técnico y éste no ha fallado.

Si han visto algún partido del Leganés lo habrán podido comprobar. En cualquier momento que las cámaras enfocaban a Asier Garitano siempre le verían con el mismo rostro que refleja el sufrimiento. Da igual el resultado que figurara en el marcador.  Tiene toda la pinta que estamos ante un hombre que vive por y para el fútbol. Que más que una profesión ser entrenador es su vida.

Tras conseguir la permanencia en Bilbao dejó claro que no quiere celebraciones especiales ni coger un autobús y pasearse por Leganés ni nada de nada. Porque dice que eso hace a los clubs más pequeños. Asier Garitano no será el invitado ideal para una fiesta pero como entrenador se ha doctorado en Leganés.  

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =