Ni siquiera el proceso de primarias que vive el Partido Popular de Castilla y León estos días ha impedido a uno de sus dos candidatos, el alcalde de Salamanca, Alfredo Fernández Mañueco, enfrentarse a todo un barrio entero de su ciudad, en concreto el popular y creativo Barrio del Oeste, pulmón social y cultural de la ciudad que escapa a su control pese a sus esfuerzos por evitarlo. Es el estilo de un regidor que tiene muy claro que cuando algo no le gusta simplemente lo veta o pone todos los impedimentos posibles para que se lleve a cabo. La excusa dada para esta prohibición ha sido el colmo que ha llenado el vaso de la paciencia de los vecinos.

Este pasado domingo 12 de marzo tenía previsto celebrarse un mercadillo en este popular barrio salmantino, como durante cada estación del año desde 2014. Pero el regidor municipal ha considerado precisamente que este día no era apropiada su celebración por su carácter “lucrativo”. Como todos los mercadillos que se precien de serlo salvo contadas excepciones, se celebran para lucro de pequeños comerciantes que viven de la venta de sus productos a pequeña escala. Ese mismo domingo 12 de marzo fue el día acordado por las grandes superficies de la ciudad para abrir sus puertas a los clientes.

Los vecinos han mostrado primero su sorpresa total y después su más completa indignación por la decisión municipal de no darle vía libre después de cuatro años sin el más mínimo problema. El motivo oficial: su carácter “lucrativo”. Esto no ha hecho más que encrespar los ánimos de los afectados. Una vecina del barrio asegura a diario16.com que “han creado un problema donde antes nunca lo ha habido”. Y así parece que ha sido desde 2014. Desde entonces, estos mercadillos vienen celebrando de forma trimestral con total normalidad su actividad comercial y los vecinos lo celebran porque “da vida y luz al barrio”, asegura esta vecina.

“Han creado un problema donde antes nunca lo ha habido”, afirma una vecina afectada

Los comerciantes tienen sus impuestos municipales al día y pese a todo ahora el alcalde les impide ejercer una actividad que venía contando con un apoyo ciudadano incontestable. “No se puede usar la vía pública para uso lucrativo pero sí se deja en cambio invadirla por múltiples terrazas y chiringuitos que huelen a fritanga”, argumenta esta vecina. “Tampoco la Feria del Libro regala libros cuando se celebra, se supone que también tiene un carácter lucrativo”, añade.

El equipo de gobierno municipal de Mañueco apunta que “ante la protesta política por la desautorización de un mercadillo lucrativo en la vía pública, el Ayuntamiento de Salamanca entiende que no está justificado el corte del tráfico de la plaza y las calles Melchor Cano y Wences Moreno del Barrio del Oeste”. Para el ejecutivo municipal, “el fin de la vía pública no es la de ejercer actividades comerciales de carácter lucrativo”. Y argumenta su decisión añadiendo que durante todo el año se celebran ferias y mercadillos tradicionales previamente fijados, en fechas determinadas y a través de distintos acuerdos. “Las grandes superficies tienen derechos, pero no a costa del pequeño comerciante, que también paga sus impuestos”, apunta una afectada.

Protesta de los comerciantes por la decisión municipal de prohibir el mercadillo.

El consistorio salmantino se excusa ante los vecinos asegurando que concede “la práctica totalidad de las solicitudes” de ocupación de la vía pública a la asociación vecinal ZOES, que agrupa los intereses de este Barrio del Oeste. Estos mercadillos se celebran con una periodicidad trimestral desde el pasado 2014 y nacieron con un claro doble objetivo: promover el pequeño comercio del barrio y, gracias a ello, contribuir a su dinamización social, cultural y económica. Pues nada de ello ha sido tenido en cuenta por el gobierno popular de Salamanca.

Este martes, los comerciantes convocaron una reunión en su sede con la participación de portavoces de todas las formaciones con representación en el consistorio municipal. Sólo los ediles del PP excusaron su participación en la reunión, donde sí estuvieron presentes Ciudadanos, PSOE y Ganemos Salamanca. En este encuentro se subrayó el cumplimiento de todos los trámites administrativos requeridos por la Administración municipal y además se han abonado las plazas municipales establecidas. También se incidió en el interés social y general de la defensa realizada desde el barrio por el pequeño comercio, una apuesta que va más allá de la recriminada actividad “lucrativa” que le echa en cara el consistorio de Mañueco a estos pequeños comerciantes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cuatro =