Las madres y padres del colegio público de Infantil y Primaria Joaquín Turina de Sevilla han dicho basta a tanta desidia institucional de la que vienen siendo víctimas los 500 alumnos y el equipo de profesores de este centro. Sus instalaciones, con más de medio siglo de existencia, necesitan un periódico mantenimiento que no se produce, y sin que las continuas quejas y denuncias a través del Ampa dirigidas al Ayuntamiento de Sevilla y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía hayan servido hasta hoy de nada, apenas unas promesas vagas que se incumplen sucesivamente.

El silencio administrativo se impone. Si la Junta tiene las competencias en materia de educación, el consistorio de la capital andaluza, también gobernado por el PSOE, las tiene en el mantenimiento y adecentamiento de las infraestructuras educativas de la mayoría de los centros. Ni una ni otra administración pública asume las quejas de las madres y padres de este centro escolar.

El caso concreto de este colegio se puede extrapolar a otros muchos de Andalucía, que comprueban en su día a día que las partidas presupuestarias para la educación pública no cubren las necesidades para un correcto funcionamiento del sistema. Esta misma semana, PSOE, PP y Ciudadanos han tumbado una proposición de ley de blindaje de la educación pública en Andalucía con una dotación mínima del 5% del PIB, lo que supondría 1.600 millones anuales más para el sistema educativo público en Andalucía.

Operarios municipales comienzan a desbrozar la maleza de los patios del colegio tras la denuncia del Ampa a los medios

Este mismo colegio público de Sevilla fue el mismo que hace unos meses denunció una situación de colapso en su funcionamiento ante la alarmante falta de profesorado sin cubrir por diferentes motivos, una situación de inestabilidad docente que se mantiene prácticamente igual a día de hoy pese a las promesas de la delegada de Educación, Francisca Aparicio, de que solventaría la situación en este tramo final de curso escolar. Prácticamente nada de ello se ha cumplido por parte de la Consejería de Educación, denuncian desde el Ampa del colegio sevillano, ubicado en pleno centro de la capital andaluza, en el barrio de El Porvenir.

El Ampa del Turina ha emitido un comunicado en el que muestra su impotencia por la falta de soluciones a una situación que consideran insostenible para el normal desarrollo de la actividad lectiva de los 500 alumnos de Infantil y Primaria con que cuenta el colegio. Los responsables del Ampa El Porvenir lamentan la “situación de abandono absoluto” de las instalaciones por parte de las administraciones “ante la desidia y la falta de respeto” a la representación de las familias por parte de Edificios Municipales del Ayuntamiento de Sevilla, e incluso advierten de que peligra “la integridad física del alumnado” y el posible contagio de enfermedades por la presencia de pulgas en las amplias zonas sin desbrozar del centro, que cuenta con dos edificios y un elevado número de metros cuadrados de zonas al aire libre.

“En general el mantenimiento y conservación es muy deficiente, siendo pésimo y de total abandono el correspondiente a las zonas de patios y pistas deportivas”, denuncian los responsables del Ampa, y todo ello pese a los reiterados “e innumerables” requerimientos para su reparación por parte de la Ampa y de los distintos equipos directivos del colegio. Suelos resquebrajados, raíces del arbolado que sobresalen rompiendo el suelo, matojos y ramajes sin desbrozar, árboles sin podar con el consiguiente peligro de desprendimiento de ramas, enlosado en muy deficiente estado… Esta situación llegó a un punto límite el pasado 9 de mayo, cuando un alumno tropezó fracturándose el cúbito y el radio.

Después de la denuncia pública remitida a los medios por parte del Ampa, este mismo viernes dos operarios municipales se han presentado en el colegio con máquinas manuales para desbrozar el arbolado del centro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × tres =