Dos grandes acontecimientos han marcado la vida política argelina en este principio de año 2016. La inhumación de HOCINE AÏT-Ahmed, una figura líder de la guerra de liberación y el anuncio público de proposiciones de enmienda a la constitución. Dos hechos que marcan un punto negro para el régimen que ve cómo su impopularidad bate todos los records.

El último 23 de Diciembre, se extinguió Hocine Aït-Ahmed el último de los dirigentes más destacados de la revolución de Noviembre de 1954 que llevó a Argelia a la reconquista de su independencia después de 132 años de ocupación francesa. Éste símbolo, este hombre falleció en Lausanne después de un exilio forzado que ha durado más de 50 años, posteriores a la independencia de su país.

El hombre que estuvo acompañado por todo un pueblo hacia su última morada, en su pueblo natal de Kabylie , fué un símbolo para varios conceptos. Tal cómo era, en su juventud, un símbolo de la oposición al colonialismo, falleció como símbolo de la oposición a un régimen que se caracteriza particularmente por la tiranía y el despotismo.

Pagó su oposición al colonialismo con una privación de libertad en las cárceles francesas de 1956 a 1962, paga su oposición al sistema que sustituyó al colonialismo en Argelia independiente por una estancia en prisión de 1964 a 1965 Se salvó sólo gracias a una espectacular evasión algunos meses después de la caida de Ahmed Benbella, su antiguo verdugo y sin embargo compañero de celda en la prisión La Santé en Francia durante la guerra de liberación , puesto allí por el Coronel Houari Boumediene el 10 de junio 1965 . Después el vivirá en exilio ,lejos del país por el que había pagado una fuerte contribución para verle liberado del yugo colonial.

hichem3Incluso muerto, Hocine Aït-Ahmed contribuyó con su alcance simbólico. A pesar de todas las estratagemas de las cuales se ha usado y abusado, el gobierno fué blanco de una serie de golpes que le ha asestado este hombre emblemático desde el fondo de su ataúd. Negándose, en su testamento, a hacerse inhumar oficialmente en el jardín reservado a los oficiales en el cementerio de “El-Alia” en Argel, él expresó así, su oposición a toda recuperación política. Su familia irá en el mismo sentido rechazando el avión especial para trasladar su ataúd de Lausanne a Argel, una semana después de su muerte. Y la última estocada de éste hombre que los argelinos llaman afectuosamente “Da L’Hocine” (padre Hocine) , llegó poco antes que su cadáver fuese enterrado. El primer ministro argelino y la delegación gubernamental que le acompañaba han sido expulsados por la gente de a pie llegada para rendir homenaje a aquel que vivió como símbolo y murío como símbolo.

El primer ministro expulsado por la multitud

 La expulsión del primer ministro en los funerales de Hocine Aït-Ahmed fué la mejor expresión de la ruptura definitiva que se ha materializado entre el poder Bouteflika y el pueblo. En 2003 el presidente Bouteflika había sido expulsado al grito de “Gobierno asesino” por los afectados del seísmo que había golpeado la región de Boumèrdes en el centro del país, mientras que quería dar la impresión que compartía con ellos su pena. Pero, esta vez, expulsando al primer ministro del funeral del mayor de los oponentes al régimen argelino, la simbología era más fuerte. Era una manera de hacer comprender al Gobierno que todas las propuestas de recuperación del fallecimiento de Hocine Aït-Ahmed han lamentablemente fracasado.

Hace falta decir que el gobierno argelino no ha escatimado en medios para recuperar políticamente el hecho. Bien que la familia del difunto no ha dejado de rechazar públicamente todos los fastos propuestos por el gobierno para organizar las exequias oficiales , todos los miembros del gobierno y representantes de los dos partidos en el poder ( el FLN nueva versión y el RND) se habían desplazado al aeropuerto y a la sede del partido del Frente de Fuerzas Socialistas del Hocine Aït-Ahmed era el fundador.

Solo el presidente Bouteflika, clavado en su cama en su residencia medicalizada de Xéralda, en el barrio oeste de Argelia no pudo asistir a las ceremonias de duelo. Hay , sin embargo , decretado un duelo nacional de 8 horas.

La revisión de la constitución y el divorcio definitivo

Los funerales de áquel que fue uno de los artesanos de la independencia de Argelia fueron , a los ojos de numerosos observadores, una prueba más de que el poder argelino no cuenta con el apoyo del pueblo . Todo lo que viene del gobierno es automáticamente rechazado. Esto ha comenzado por el boicot de las diferentes campañas electorales que han batido todos los records bajo el régimen de Bouteflika . Hace falta recordar que el partido FLN quien se llevó la mayoría parlamentaria en las últimas legislativas del 10 de mayo 2012 obtuvo la irrisoria cantidad de 1 millon de votos sobre 20 millones inscritos en las listas electorales?. Bouteflika, el mismo, a pesar de un fraude electoral probado materialmente por su más serio rival Ali Benflis en el libro blanco , había publicado algunos meses después de la elección presidencial , que no había obtenido más de 9 millones de votos según las cifras oficiales. Una elección marcada por la ausencia total del candidado Bouteflika que no había hecho la más mínima aparición o pronunciado ni unas palabras a sus electores. Un hecho único en los anales de la historia de la humanidad ya sea en los regímenes totalitarios o democráticos. Una singularidad bien argelina cuyo artista principal no es otro que Saïd Bouteflika, el hermano menor del presidente y pretendiente a la sucesión a la cabeza del estado argelino.

Tomando consciencia de su impopularidad, el poder argelino persiste en . Asi, no molesta la ausencia del jefe de Estado de la escena política desde de su AVC (ictus) en el mes de abril de 2013. Una ausencia que se remonta , en realidad, al 8 de mayo 2012 , fecha en la que el presidente Bouteflika se había dirigido por última vez al pueblo argelino con un discurso que parecía aquel del adiós anunciando que su generación llegaba al final y que hacía falta ceder el puesto a los jóvenes lanzado su famosa frase “tab jnanna” (nuestro huerto ha madurado) y que significa en la jerga argelina que es tiempo de recoger la cosecha sino se corre el riesgo de que se pudra, y es este pudrimiento el que afecta al poder argelino negándose a partir .

La gerontocracia que reina oficialmente en el país ha pasado las llaves a una oligarquía compuesta por nuevos ricos sin nivel de instrucción y sin cultura propia de inversores serios. El papel de esta casta es abrir la voz de la sucesión al hermano pequeño del presidente. No hay otra elección ya que el porvenir de toda esta buena gente está íntimamente unida a la de Saïd Bouteflika . Todos tienen un denominador común con este último nombrado: su implicación en los escándalos de corrupción que han sacudido la vida del país a lo largo del reinado del actual presidente.

Como si no fuera suficiente contar con una oligarquía denunciada diariamente por la vox populi transmitida por algunos escasos partidos de la oposición y escasos medios de prensa que osan hacer frente a la prohibición, el poder intenta ablandar al pueblo en una última tentativa proponiéndole una revisión de la constitución que se ve como la expresión de algunos avances democráticos A la cabeza de estos avances minoritarios en la versión propuesta, el reconocimiento de la Tamazight (el bereber) como lengua oficial y nacional. El trasfondo de esta sorprendente propuesta por parte del gobierno no ha escapado a los argelinos. Todo el mundo ha entendido que la oficialización de la lengua bereber no será materializada antes de 20 años aunque todas las buenas voluntades se plegaran en cuatro (hicieran lo imposible) preparándole los instrumentos necesarios para hacerlo. Y si el poder saca esto de su chistera es con el único propósito de recuperar Kabylie , una región que amenaza cada vez más con separarse de Argelia.

Es en esta región donde se ha visto el primer movimiento independentista en la conducta de Ferhat Mehenni , un militante del movimiento democrático desde de los años 70 en el siglo pasado. Estas aspiraciones independentistas o autonomistas comienzan a abundar en otras regiones. Son las señales del derrumbamiento del Estado argelino al cual llevó la política de Bouteflika y numerosas personalidades políticas no cesan de dar la alarma llamando a salvar el estado argelino del hundimiento que cada vez se hace más patente.

Siempre, con el capítulo de la revisión de la constitución y como para asegurar lo que queda de la clase política, el poder vuelve a la limitación de mandatos presidenciales a dos . No es esto más que la retractación de la revisión de la Ley fundamental del país en 2008 cuando Bouteflika quería ofrecer un tercer mandato.

El resto de las enmiendas propuestas carecen de importancia. Y es porque el pueblo y partidos de la oposición han considerado la propuesta de revisión de la constitución como un no-acontecimiento. Lo que no ignora el poder, reservándose someter la revisión a un referéndum popular. El riesgo de recibir una bofetada más que cierta. Es en un parlamento elegido por menos del 43% del cuerpo electoral según cifras oficiales (en realidad menos del 20%) que tendrá el papel de adoptar las alegaciones propuestas. Habrá así cumplido con su papel de trámite gubernamental.

Represión para mantenerse

Sabiendo la impopularidad y amenaza de una explosión social cada vez más cercana favorecida por la caída del precio del petróleo, el poder argelino no duda en recurrir a la represión cada vez que se siente en peligro. Hace falta decir que una simple caricatura, una simple declaración de prensa o una simple palabra es suficiente para alimentar el vértigo de la caída. Y para mantenerse, no duda en golpear fuerte en el punto donde se ridiculiza a ojos de la opinión pública nacional e internacional.

Movido por instinto de supervicencia, el poder argelino golpea sin discernimiento, del más pequeño al más grande. Del más débil al más fuerte. Por haber denunciado el régimen actual y calificar a su jefe de enfermo mental, el general Hocine Benhadid (retirado desde hace algunos años) y antiguo guerrillero de la Armada de Liberación Nacional está en prisión desde noviembre de 2015 sin ser juzgado, a día de hoy por un juzgado de instrucción y sin que sea determinado contra él una mínima acusación.

Otro general está en prisión desde….condenado a 5 años de prisión por una parodia de justicia, el general Abelkader Aït-Ouarab llamado Hassen antiguo jefe del servicio especial de la lucha contra el terrorismo (disuelto desde hace algunos meses) fue encarcelado de inmediato y jubilado. Era un preludio para poner al margen a áquel que se presentaba como el buen Dios de Argelia (Rab D’zayer). El general de la Armada Mohamed Mediene llamado Toufik, antiguo jefe de los servicios secretos argelinos, expulsado de su puesto desde hace cuatro meses.

Un tercer general acaba de ser condenado a 3 años de prisión por un sórdido asunto de cruce de disparos oídos el 16 de julio de 2015 en la residencia medicalizada del presidente de la república. Una historia que no convence a nadie. Se considera además, como una fuerte señal para los contestatarios. Es una forma de decir, ”si a los generales se les mete en prisión sin que nadie se mueva”, que hará entonces a los otros?

Esto en cuanto lo que concierne a los golpes que tocan en el alto nivel. En el bajo , no se andan con delicadeza, ya no solo una simple caricatura publicada en un medio escrito, sino en Facebook , un caricaturista, Tahar Djehich ha sido condenado el 19 de noviembre pasado a 6 meses de prisión firme .Otro periodista , Hassan Bouras, está actualmente en prisión preventiva desde el 4 de octubre de 2015 . Ninguna acusación se ha tenido contra él . Ha sido por sus intervenciones en cadenas de televisión extranjeras juzgadas como hostiles al régimen de Bouteflika y su hermano.

Recientemente, la cadena Al-Watan TV ha sido cerrada y su director perseguido por la justicia por haber dado la palabra a un antiguo jefe terrorista que el poder de Argel califica como “personalidad política nacional” y le invita al palacio presidencia d’El-Mouradia para dar su opinión sobre la revisión de la constitución. ¡¡¡Que paradoja!!! La cadena BEUR TV ha estado a punto, hace algunas semanas de cerrar por invitar a un diputado a opinar sobre la actualidad. Antes que estas dos cadenas, ATLATS TV fue cerrada el 12 de marzo de 2014 en plena campaña electoral por haber cubierto una manifestación de un movimiento hóstil al cuatro mandato del presidente Bouteflika . Poco antes, cuatro diarios nacionales, Mon Journal, Jaridati , Algerie News y Al-Djazaïr News fueron cerrados privando a más de 400 familias de los ingresos procedentes de estos medios. La palma viene del periódico Le Matin que viene de inaugurar la era del cierre de periódicos con dos años de prisión firme para su director Mohamed Benchicou.

Más de 840.000 argelinos en el exilio bajo el régimen de Bouteflika

Jamás Argelia no había alcanzado tal nivel de tiranía. Es lo que se recordará de la historia del reinado de Abdelaziz Bouteflika además del incremento de la corrupción en el sistema de gobierno y la dilapidación de más de 900 millones de dólares , que representan los ingresos procedentes del petróleo de los últimos 15 últimos años .

Ingresos que no llegan a sacar al país del estado de subdesarrollo económico y social en el que se hunde cada dia más . Ingresos desviados por los puentes del régimen para adquirir sus bienes inmobiliarios en Francia, en España y en Suiza forzando a millones de jóvenes a huir del país y su miseria a bordo de embarcaciones de fortuna sin llegar generalmente a su destino. Estos millones de ingresos petrolíferos no impiden a millones de argelinos lanzar llamadas de desesperación en los medios y redes sociales implorando a las almas caritativas ayuda para una cobertura médica en el extranjero o simplemente la compra de un medicamento imposible de encontrar en Argelia.

Este cuadro oscuro de la Argelia de los hermanos Bouteflika era apenas imaginable algunos años antes de la llegada del ex-exiliado de Emiratos Árabes Unidos en abril de 1999. Ha hecho falta atravesar la Argelia del terrorismo islámico al terrorismo mafioso que ha obligado a más de 840.000 argelinos a exiliarse de su tierra. Muchos más que en tiempo de la guerra civil.

Numerosos observadores advertidos estiman que Argelia está sobre un polvorín en el que la explosión es inminente. El poder ha jugado sus últimas cartas y no le queda más que preparar su retirada al otro lado del Mediterráneo. Esto es lo que hacen sus hombres organizando una huida de capitales ruinosa para el país ya que el dinar argelino sufre estas últimas semanas una caída vertiginosa en un mercado paralelo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cuatro =