El pasado 6 de marzo, Orán acogía el Foro de Ciudadanía, organizado por el Grupo de Prensa ‘Ouest Tribune’. El ministro de Asuntos Religiosos, Mohamed Aissa, explicaba durante su intervención la decisión para la negación de entrada al país al sheikh saudí Mohamed Al Arifi, invitado en el Simposium que se celebrará en Constantine. “Esta solicitud y la concesión de visados se ha negado porque sabemos que es un actor en la subversión del sistema llamado Primavera árabe y es también uno de los patrocinadores de la propaganda a favor del grupo radical Al Jabhat -Nosra (Frente al-Nosra) perteneciente a al Qaeda en Siria “.

Durante su intervención, Aissa dio a conocer el plan de trabajo del Ministerio de Asuntos Religiosos. Entre los objetivos fijados, destacó el impulso de una ley de organización de la vida religiosa, que se enriquecerá del debate abierto y la participación de los medios de comunicación, la sociedad civil y un panel experto en la materia. El proyecto de ley se presentará al parlamento una vez redactado y afianzará la referencia religiosa nacional, según plantea el ministro, basada en la escuela Maliki.

Argelia viene trabajando desde hace tiempo en el abordaje del extremismo religioso y en ideas que no tienen nada que ver con el Islam, como se expresaba durante el Foro. Aissa reconoció la importante labor desempeña gracias a políticas encaminadas a la paz y la reconciliación nacional. De esta forma, desde el ministerio se cree que las corrientes extremistas están lejos de reflejar al Islam como una religión de tolerancia y respeto.

De lo que se trata, según Mohamed Aissa es de “secar las fuentes del extremismo”. Y es así que el ministerio de Asuntos Religiosos está jugando un papel decisivo en este logro. “Nuestro departamento tiene derecho a decir que tal persona merece ser invitada o no”, expresó Aissa. “Estamos en condiciones de decir que podemos asegurar intelectualmente nuestro país”.

Jihad Al-Niqah

La negativa a la entrada de sheikh Mohamed Al Arifi toca de lleno en el intento de secado y el veto a injerencias exteriores. “Argelia nunca será un campo de batalla de ritos extranjeros. Es una tierra del Islam y una escuela de la moderación y equilibrio”. Simplemente, no reconocen su autoridad religiosa. Como tampoco se ha reconocido en Marruecos, donde intelectuales marroquíes protestaron por su conferencia en Rabat el pasado 25 de octubre. Finalmente Al Arifi rehusó participar.

Mohamed El Arifi es un controvertido líder conocido entre otras aportaciones por una fatua emitida a finales de 2012 en la que validaba las relaciones sexuales con jóvenes sirias y extranjeras a través de una fórmula matrimonial temporal, por un periodo no superior a un par de horas. Su particular interpretación de convertir en legal, desde un punto de vista religioso, la violación de niñas y mujeres.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − tres =