Arabia Saudí no pagará los sobrecostes del Ave a la Meca

0

Se presentó por sorpresa. El nuevo ministro de transportes de Arabia Saudí, Sulaiman Al Hamdan, quería conocer sobre el terreno la marcha de las obras de la línea de alta velocidad que unirá las ciudades de La Meca y Medina. Y el Ministro, muy incisivo, se fue contento. Resultado que habría sido del todo positivo de no ser porque dejó claro que no se van a hacer cargo de los sobrecostes que se han originado.

Los contratistas ya han advertido al consorcio Al Shoula, que el presupuesto inicial de 6.750 millones de euros se va a disparar hasta los 8.000 millones. En total, un desfase de 1.250 millones. El principal socio de este consorcio, Renfe, ha logrado sacar un acuerdo a Saudí Railways Organization, que recepcionará la infraestructura, para que el plazo de entrega se prorrogue hasta 2018, 420 días más de lo que se especifica en el contrato. Si tenemos en cuenta que la clausula de penalización establece un millón por cada día de retraso, el ahorro de 420 millones lo absorberá el desfase. En total, entre unas cosas y otras, de 500 a 600 millones de sobrecoste.

El presidente de Renfe, Pablo Vázquez, intentó negociar la financiación de esta cantidad con el gobierno saudí. Tras la visita de su ministro de Transportes ha quedado claro que no hay nada que hacer. Lo más que se ha conseguido es el compromiso de Al Hamdan de ponerse al día en los pagos que estaban sufriendo algunos retrasos, en especial los de Copasa.

El Ministro dejó claro que el “Ave de los Peregrinos”, como llaman a la infraestructura, es “prioritario” y que no le afectará los recortes financieros que el gobierno saudí va a llevar a cabo para paliar las pérdidas por la bajada del precio del petróleo.

Sulaiman Al Hamdan pudo viajar en uno de los convoyes de prueba que transitan desde Medina a la Ciudad Financiera Rey Abdalá. Una prueba que resultó un éxito. Se alcanzó sobradamente la velocidad de 200 kilómetros por hora, que es la exigida en esta fase de los ensayos.

Todo fueron alabanzas. Parece que quedan lejos las críticas efectuadas por el anterior ministro de Transportes, que llegó a amenazar con la interrupción del proyecto. Todo bien, menos el pago de los sobrecostes.

¿Quién se hará cargo de la factura? Esa es la pregunta del millón que deberán solucionar los socios del consorcio. Las empresas privadas quieren que sean las públicas, principalmente Renfe y Adif. Estas no están por la labor. En medio, OHL, la más respondona, que sigue amenazando con medidas “drásticas” si no se resuelve, ya, este asunto. Y una medida drástica que puede convertirse en dramática es la amenaza de paralizar las obras.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 9 =