En los datos de ejecución presupuestaria correspondientes al primer semestre, el Ministerio de Hacienda ya había procedido a recortar gastos con el objetivo de acercarse, lo más posible, a los objetivos de déficit previstos en el Programa de Estabilidad. Unos recortes que, aunque insuficientes, sí han afectado sensiblemente a las inversiones en dos ministerios: Fomento y Defensa.

Según las cifras de caja, en el primer semestre del año, las inversiones reales fueron 1.569 millones de euros, un 25% menos que el año anterior, debido, sobre todo, a la evolución de dos partidas: las del Ministerio de Fomento, las cuales cayeron un 35,2% y las del Ministerio de Defensa, un 24% menos que el año anterior.

Si examinamos detenidamente estas partidas se puede comprobar que los recortes se han centrado, por parte de Fomento, en la construcción de nuevas carreteras y en la conservación de las que están en funcionamiento. En Defensa, la disminución se ha llevado a cabo en los programas de modernización, sobre todo de armamento e infraestructuras militares.

Entre enero y junio, el Gobierno ha recortado, también, en gastos de personal, gastos financieros y transferencias corrientes. En lo que se refiere al personal al servicio de la Administración Central, la caída obedece a un desfase en las retribuciones de la Guardia Civil. Un desfase provisional que cuando se regularice no afectará al cómputo total. Se calcula que esos gastos del llamado “capítulo 1” de los presupuestos se incrementarán en torno al 3%. Primero por el aumento salarial del 1% y, en segundo lugar, por la devolución de parte de la paga extraordinaria de 2012.

En la disminución de las transferencias corrientes tiene mucho que ver las efectuadas al Servicio Público de Empleo. Se han reducido las prestaciones como consecuencia de la disminución del número de desempleados con derecho a ello. También ha disminuido la partida destinada a la Comisión Nacional de Competencia y Mercados en lo referido al pago del déficit de tarifa de las compañías eléctricas: un 35% menos

Otros capítulos del Ministerio de Defensa se incrementan, y, sobre todo se experimenta una fuerte subida en Interior como consecuencia de los aumentos de dotaciones para programas destinados a seguridad ciudadana.

Aún así, el déficit ha sobrepasado lo previsto para todo el año. Ello se debe a la caída de los ingresos fiscales. Sobre todo en el Impuesto de Sociedades. La supresión del mínimo obligatorio impuesto en anteriores ejercicios ha implicado una recaudación negativa. Es decir, que se ha devuelto más que lo que se ha ingresado. El Gobierno tiene previsto volver a recuperar el mínimo obligatorio y establecerlo en el 20-25%. El problema es que no lo puede hacer mientras esté en funciones. Es decir, que, de momento, esos 6.000 millones que se esperan recaudar según lo prometido a Bruselas, deberán de esperar. Mientras tanto, partidas para educación, becas y ayudas sociales se encuentran congeladas. Los desembolsos que se tienen que hacer en estos meses no se han ejecutado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + dos =