Tras el atentado de esta semana en París en que un grupo de policías franceses fueron tiroteados y en el que murió uno de los agentes y dos resultaron heridos el presidente de los Estados Unidos apuntó rápidamente hacia el terrorismo internacional incluso antes de que fuera reivindicado por el Estado Islámico. En la rueda de prensa junto a Paolo Gentiloni, Primer Ministro italiano, Trump afirmó que «es una cosa terrible lo que está pasando en el mundo. Parece que se trata de otro ataque terrorista […] Tenemos que ser fuertes y estar atentos».

Al día siguiente en su medio de comunicación favorito, Twitter, aludió de manera sutil a la candidatura de Marine Le Pen y, también de forma tenue dejó caer su apoyo a la candidata del Frente Nacional. Trump y los populistas de extrema derecha han tenido una relación cercana desde que el presidente americano comenzó con su campaña. Trump no ha dudado en apoyar a personajes como Nigel Farage o Rodrigo Duterte. Respecto a Le Pen el mensaje de la representante de la extrema derecha francesa tiene muchos puntos en común con el mensaje de Trump en lo referente a los mensajes islamófobos o a las políticas proteccionistas.

Donald Trump, además, en una entrevista con Julie Pace, de Associated Press, confirmó el apoyo a Le Pen al afirmar que «ella es la más fuerte en el tema de las fronteras, es la que tiene un discurso duro contra el terrorismo islámico […] lo hará muy bien si es elegida».

Respecto a las políticas migratorias afirmó que Le Pen era la mejor candidata respecto a este tema. Lo mismo que en su promesa de que si es elegida convocará un referéndum para la salida de Francia de la Unión Europea. En esto Trump ya se significó cuando apoyó el Brexit porque «la migración ha sido una cosa horrible para Europa». Este mensaje es calcado al que lanza Marine Le Pen en todos sus mítines. ¿Hace falta decir algo más?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 15 =