Carles Mulet, es senador de Compromís y es uno de los más activos en cuanto a preguntas al Gobierno, presentación de mociones e interpelaciones. Hace unos días, nos reunimos con él para preguntarle por su actividad y su peculiar estilo en el Senado. Lo que sigue, es un resumen de la entrevista que realizamos y que puedes ver completa haciendo click en el enlace que encontrarás al final.


 

¿Cómo funciona el Senado? ¿Es una Cámara que no sirve?¿Hay que quitarla?…

El senado funciona prácticamente igual que el Congreso. Hacemos control al Gobierno, preguntas dirigidas al Presidente del Gobierno, a los Ministros, planteamos Mociones, hacemos Interpelaciones, y votamos leyes que vienen del Congreso o proponemos leyes que van al Congreso. En lugar de ser una Cámara de representación territorial, que es lo que dice la Constitución, se ha convertido en la segunda versión del Congreso. La gente tiene una mala percepción del Senado, ganada a pulso, porque se ha convertido en una Cámara prácticamente inútil porque repite las funciones del Congreso. Tiene unas funciones que no se han desarrollado como deberían.

 

¿Es un Congreso 2.0 versión light?

Sí, es una especie de “cementerio de elefantes”, donde acaba gente que han sido alcaldes, presidentes de comunidades, o que ha estado en primera línea política, a quienes se envía a una Cámara un poco más tranquila para que estén allí pasando el tiempo. Entendemos que eso enfade a la gente, con la utilidad del Senado, porque ves a los Senadores que hay, y ves que la mayoría ya ha amortizado su carrera política.

 

Lo de ver a los Senadores, es un poco… Te hemos visto en intervenciones en las que estás prácticamente solo.

Sí, imagino que pasará también en el Congreso. Cuando eres del Grupo Mixto y te toca intervenir a la hora de comer, que no se para la Sesión, hay desbandada generalizada. Es injusto y una falta de respeto. Debería regularse.

 

Tú eres Senador por designación autonómica. ¿En qué consiste tu trabajo?

Hay dos formas de elegir a los Senadores. Una es en las elecciones generales, donde se eligen cuatro senadores por provincia mediante listas abiertas, y otra por designación autonómica, que se hace después de unas elecciones autonómicas. Como yo soy Senador por designación autonómica, represento a todo el conjunto del País Valencià, no solo a mi provincia.

 

Sobre eso, aparte del País Valencià, estás mucho por la zona de León ¿cómo es que tienes tanta “tirada” hacia allí?

Compromís se presentó a las elecciones europeas con otros partidos como Equo, el Partido Castellano (que tiene implantación en las dos Castillas y Madrid)… Con estos partidos colaboramos tanto a nivel europeo como en el Senado. Muchas veces, cuando tienen problemas puntuales en su zona, hemos acudido para representarles ante el Ministerio y cosas así.

El tema de León, fue una especie de carambola. El PP presentó una moción en defensa de las Diputaciones e invitó a los Presidentes de todas sus Diputaciones para hacer un “acto de fuerza”. En las intervenciones de las mociones, en el Senado se pueden usar las lenguas cooficiales, y todos los Senadores disponen de un servicio de traducción. Un servicio del que no disponen los invitados. A raíz de mi intervención en valenciano, el Presidente de la Diputación de León (PP), al volver a su provincia, hizo unas declaraciones diciendo que era una vergüenza que en el Senado cada uno hablara como le diera la gana. Yo le contesté que era una vergüenza que, habiendo una lengua propia reconocida en sus Estatutos de Autonomía, como es el leonés, no haya hecho nada por la normalización de ese idioma. A partir de ahí, me llegaron comentarios de plataformas por la defensa del idioma leonés y les planteé la posibilidad de hacer una intervención en leonés. Me prepararon un texto de dos minutos y, como el Presidente de la Cámara no estaba prestando atención, pude hacer la primera intervención en el Senado en ese idioma. A partir de ahí, hemos creado una relación estrecha y, a veces, registro preguntas que me trasladan ellos.

 

Hablando de registrar preguntas, una de las últimas que has registrado, es sobre si está el Gobierno preparado para un Apocalipsis Zombi. ¿Cómo se os ocurrió preguntar eso?

También fue un imprevisto. En el Senado tenemos la posibilidad de pedir información muy concreta sobre las actividades de cualquier Administración. Para un partido pequeño como Compromís, ese tipo de preguntas son vitales porque obtenemos información muy interesante sobre inversiones del Gobierno y demás.

Durante la anterior legislatura, se presentaron más de 6.000 preguntas pero, al haber nuevas elecciones, todas ellas decayeron. Hemos vuelto a empezar con las preguntas (llevamos unas 4.000), y muchas de las respuestas son absurdas. Preguntamos cosas muy concretas, por ejemplo el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en ciertos municipios o por próximas inversiones en alguna zona concreta, su respuesta puede ser un párrafo argumentando que no les consta y no tienen esa información o que hace unos años hicieron una inversión en una carretera.

Después de muchas preguntas y respuestas así, decidimos hacer una pregunta absurda y ver qué contestaban, e intentar tener algo de repercusión. La verdad es que ha desbordado. Nos han llamado incluso de medios extranjeros para interesarse por el motivo de la pregunta.

 

Puedes ver el final de la entrevista, haciendo click aquí.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − uno =