Este martes en la República Democrática del Congo se han hallado dos cuerpos que muy posiblemente sean los de los dos investigadores de la Organización de Naciones Unidas desaparecidos desde hace varios días.

Recordemos que el pasado 13 de marzo el gobierno congoleño confirmó los secuestros de la sueca Zaida Catalan y el estadounidense Michael Sharp -ambos miembros de la ONU destinados por el secretario general de dicha organización para examinar las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad al país africano- que desaparecieron junto a cuatro ciudadanos congoleños cuando circulaban en moto en pleno centro del país, concretamente en Kasai Central, hasta que fueron interceptados por varios hombres armados cuyas identidades aún se desconocen.

Kasai Central es una de las provincias más sacudidas por la violencia impartida por la milicia Kamwina Nsapu junto a Kasai, Kasai Oriental y Lomani. Desde julio de 2016 el centro del país ha sufrido un sinfín de saqueos, matanzas y todo tipo de trifulcas que han acabado con la vida de 280 personas. Unos actos perpetrados por una milicia cada día más radical desde que, en agosto de 2016, el ejército congoleño matase al líder de la misma Kamwina Nsapu.

A la espera de que se confirmen las verdaderas identidades de los cadáveres, John Sharp, padre del trabajador de la ONU desaparecido, ha publicado un mensaje en su cuenta de Facebook para anunciar se emplearán tanto el historial dental como muestras de ADN para averiguar si los datos coinciden con los cuerpos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 20 =