En rueda de prensa en la Misión Diplomática Palestina en España, el embajador palestino, Sr. Musa Odeh, expresa su rechazo rotundo e inequívoco al reconocimiento hecho por el presidente estadounidense Donald Trump, a Jerusalén como la capital de Israel.

El embajador de Palestina en España, ha estado acompañado por todos los embajadores acreditados en Madrid pertenecientes a la Liga Árabe y el embajador y director de la oficina de la Liga de Estados Árabes en Madrid.

El reconocimiento del presidente Trump de Jerusalén como capital de Israel es una violación de las leyes internacionales. La mitad de la ciudad está ocupada ilegalmente por Israel desde junio de 1967, y esta medida rechazada por la comunidad internacional, dejará a EEUU en una postura de poca credibilidad y neutralidad en el proceso de paz, ya que la cuestión de Jerusalén tiene que ser resuelta en unas negociaciones directas entre palestinos y israelís en el marco de las negociaciones finales.

El anuncio del presidente Trump, de reconocer unilateralmente a Jerusalén como capital del Estado de Israel, pone en peligro, y amenaza a una escalada de violencia que se va a producir, no solo en los territorios ocupados, sino posiblemente en todo Oriente Próximo.

El Estado de Palestina ha emitido un comunicado oficial

El anuncio del presidente Trump, no tiene ninguna incidencia en la posición legal de Jerusalén como una ciudad palestina ocupada y una parte integral del territorio palestino ocupado. Sin embargo, las implicaciones políticas de esta decisión se extenderán mucho más allá de Palestina y la región. El anuncio del presidente Trump recompensa la colonización, las graves violaciones del derecho internacional y la abyecta indiferencia hacia los derechos humanos. Esta decisión de política estadounidense envía un mensaje peligroso que amenaza al sistema internacional y sin duda alentará a otros actores que no respetan el derecho internacional a continuar haciéndolo porque en lugar de rendir cuentas, serán recompensados. Esta decisión amenaza el sistema internacional tal como lo conocemos y, como tal, amenaza con desestabilizar el mundo.

La Administración estadounidense se ha descalificado en el papel de intermediario en la búsqueda de la paz en la región. Palestina lamenta que con esta posición, la Administración Trump haya adoptado una posición que claramente intenta anticiparse a las negociaciones, que debería haber comenzado. En cambio, este paso ha descarrilado los esfuerzos para reiniciar las conversaciones de paz con el objetivo de alcanzar una solución justa y definitiva para el conflicto. A este respecto, el Estado de Palestina reitera que no hay paz sin el establecimiento de un Estado palestino y que un estado palestino no puede y no se establecerá sin Jerusalén Oriental como su capital.

Con este anuncio, el presidente Donald Trump viola la carta de garantías de los Estados Unidos de 1993 y numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad que no reconocen la ocupación ilegal de Israel y la anexión de Jerusalén Este. Más peligrosamente, el respaldo ilegal de la Administración Trump a la colonización israelí amenaza con encender el fervor religioso y las tensiones y con introducir una dimensión religiosa falsa pero incendiaria en el conflicto. Esto es especialmente peligroso y va en contra de la posición palestina, que insiste en que este conflicto tiene que ver con los derechos nacionales y no con la religión.

El Estado de Palestina agradece el apoyo abrumador que ha recibido de los Estados a nivel mundial, que se han opuesto abierta e inequívocamente a esta posición estadounidense. Llamamos a estos estados a estar a la altura de las circunstancias y tomar medidas prácticas para proteger la solución de dos Estados y los derechos inalienables del pueblo palestino. Es hora de que los países que se oponen a este peligroso desarrollo se ubiquen en el lado correcto de la historia, reconozcan el Estado de Palestina, de conformidad con el derecho internacional, y rechacen los intentos de sumir al mundo en el desorden y el caos.

Finalmente, el Estado de Palestina reafirma su derecho soberano a defender a su pueblo y sus derechos nacionales a través de todos los medios legales y políticos disponibles. Palestina no puede y no se rendirá a las realidades dictadas por la fuerza bruta y la beligerancia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − siete =