Tras conocer el fallo del jurado que ha otorgado hoy el Premio Nacional de Cine a Antonio Banderas, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha declarado que el actor, productor y cineasta “colma de prestigio el buen hacer del cine español”.

“Antonio Banderas es una persona que tiene el enorme mérito de haber iniciado su carrera en España y haber sabido desarrollarla con inteligencia en Estados Unidos”, ha indicado Méndez de Vigo.

El ministro ha señalado que Banderas “es embajador de la Marca España y ha llevado siempre el nombre de España allá donde ha ido, prestándose a participar en todo aquello que se le ha pedido a favor de la imagen de nuestro país”.

Por último, Méndez de Vigo ha resaltado el compromiso de Banderas con el mundo de la cultura española y que ha empleado en afianzar puentes entre España y Estados Unidos, consiguiendo abrir puertas a artistas españoles en la industria del cine norteamericano.

Entre los numerosos reconocimientos con los que cuenta Antonio Banderas, destaca la medalla de Oro de las Bellas Artes, que le otorgó el Ministerio en 2008.

Banderas es profeta en su tierra.Al malagueño no le quedan más reconocimientos que recibir: Goya de Honor, Premio Donostia, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Biznaga de Honor del certamen de Málaga, Premio Camino Real, del Instituto Franklin, que recibió en abril de manos de Felipe VI…Y ahora este Nacional del Cine, que le ha pillado en el festival de cine de Isquia (Italia).

El jurado del galardón justifica así su decisión: “Ser un cineasta con una trayectoria extraordinaria a nivel nacional e internacional, que ha abierto el camino para muchos actores y actrices españoles. Su compromiso tenaz con el cine como actor, director y productor le hace merecedor de este premio”. Y es cierto: a Banderas le apasiona el cine, y en varias ocasiones por ese amor se ha involucrado en proyectos –como el estudio de animación en Granada, la película sobre el Gran Capitán y Boabdil- que han naufragado a pesar de sus esfuerzos.

Desde Isquia, donde hoy presenta dos películas en el certamen, Black Butterfly, de Brian Goodman y Stoic, de Isaac Florentine, el actor ha dicho en un comunicado: Al finalizar una jornada de trabajo, me he enterado con alegría de que se me ha concedido el Premio Nacional de Cinematografía. Sé el privilegio y el honor que este premio representa solo siendo consciente de los nombres de aquellos profesionales que lo recibieron antes que yo. Lo acepto lleno de gratitud, humildad y sentido de la responsabilidad”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 17 =