No es muy normal que un representante de las Confederaciones de Empresarios sea crítico con la legislación laboral del Partido Popular, pero que sea el Presidente de la Confederación Galega de Empresarios es inusitado. Antón Arias, empresario del sector de la construcción, fue elegido el pasado fin de semana para dirigir la patronal gallega y su entrada en escena ha sido espectacular al hacer unas declaraciones en las que cargó duramente contra la Reforma Laboral de Mariano Rajoy. No sólo fueron sus palabras sino el lugar donde las dijo, en una entrevista concedida a Radio Galega, la emisora dependiente del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo.

Arias afirmó que ha llegado la hora de subir los salarios como herramienta para reconducir una “economía anémica” ya que las familias recuperarían su poder adquisitivo y, de este modo, se reactivaría el consumo interno. Según Antón Arias, “uno de los problemas de las medidas de recorte es que no podemos tener una economía anémica por falta de consumo”. A estas declaraciones que van en contra de la línea de defensa de la Reforma Laboral de las distintas patronales y de las asociaciones empresariales Arias añadió no cree que el abaratar el despido no debe ser una prioridad de la clase empresarial, además de defender que es fundamental potenciar la negociación colectiva, dado que en ésta “no sólo se habla de salarios sino que también se habla de mejoras sociales”. En la misma línea declaró que la Reforma Laboral “es un modelo fracasado […] porque tenemos una precariedad elevadísima, no somos capaces de crear empleo de calidad”.

TENEMOS UNA PRECARIEDAD ELEVADÍSIMA, NO SOMOS CAPACES DE CREAR EMPLEO DE CALIDAD

Aunque no es lo habitual, ya es la segunda voz que desde el mundo empresarial critica la Reforma Laboral del Gobierno de Mariano Rajoy. Hay que recordar las duras críticas de Antonio Catalán, Presidente de la cadena AC Hoteles by Marriot, al actual marco laboral, críticas basadas en las condiciones de las camareras de piso tras la externalización de dichos servicios: “No se puede pagar tres o cuatro euros por habitación; aceptar eso supone un deterioro del producto y de la imagen”. También afirmó que el país no crece más “porque los empresarios no generan puestos de trabajo” o que “hoy puedo despedir pagando 20 días por año y empezar a subcontratar. Es lo que hacen los que explotan a las camareras de piso, y lo digo con todas las letras: explotan”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + 11 =