El año que vivimos peligrosamente

2

La vida pública española está teñida hoy por el desorden y el desconcierto. Un desorden profundo que no es la algarada en la calle, sino algo más gravoso singularizado en la malformación política de las bases constituyentes y sustantivas del Estado y, como consecuencia, la presencia constante de sus límites democráticos. Desconcierto en unas mayorías sociales abandonadas a su suerte cuando no suplantadas por conceptos de transversalidad que quieren ver su sujeto histórico en mayorías silenciosas inexistentes. 2017 ha sido, en ese contexto, un año relevante en la aceleración de la crisis poliédrica que padece el régimen del 78, crisis de verosimilitud ya que el relato oficial de la raison de l’État ha sido desbordado por el uso mórbido de los resortes coactivos del Estado, junto a un discurso amenazante, para intentar mantener una construcción institucional convertida, cada vez más, en una ficción.            

El retroceso en todos los ámbitos de las libertades y derechos cívicos, la criminalización de la política, llevando el malestar y la protesta ciudadana a los procelosos linderos del delito, se ha convertido en un bucle diabólico en virtud del cual se le dice al ciudadano que la defensa de la democracia ante radicales o independentistas ha de realizarse a costa de la misma democracia. Los partidos políticos dinásticos han roto con la sociedad civil para convertirse en partidos de Estado, ni siquiera como la parte privada del Estado que nos indicaba Gramsci, por ello las ideologías, en el ámbito de la izquierda, ya no forman parte ni del pensamiento ni de la acción polémica de la vida pública, sino que han sido reemplazadas por un pragmatismo de la responsabilidad, que no es otra cosa, que la apostasía, evidente en el caso del PSOE, de sí mismo y, por consiguiente, de los principios que le dan sentido a su posición y función en la sociedad.

De esta guisa, M. Rajoy impone la denominada por los conservadores “normalidad” bajo el peso de la ley, que se compadece con el encarcelamiento de líderes de mayorías parlamentarias electas, carne de prisión que comparten actores, humoristas, blogueros, cantantes, con manifiesto desprecio a la libertad de expresión y manifestación en un régimen que intenta salvarse atrincherándose en su propia descomposición. La limitación del espacio de lo posible y, como consecuencia, de lo pensable amplia los déficits democráticos hasta el extremo de que M. Rajoy, que gobierna gracias al plácet de Ciudadanos, cuyo apoyo se justificaba por luchar contra la corrupción de la mano del partido más corrupto, como el popular y el PSOE sin un argumento procedente para el abstencionista apoyo a la derecha y que supuso un cisma en su seno aún por cauterizar, ejerce el poder sin oposición por la extravagante responsabilidad del bloque constitucional.

España se ha convertido en el reino de la desigualdad, de los salarios de hambre, de la precariedad, de la pobreza estructural, de las libertades vigiladas, de los delitos políticos, de la corrupción sistémica, de los intereses de las élites cada vez más incompatibles con la calidad democrática por una disfunción generalizada del marco de la vida pública. ¿Por cuánto tiempo podrá el régimen político del postfranquismo seguir deteniendo a la Historia?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior“En mi hambre mando yo”
Artículo siguienteLa edad de jubilación sube desde ayer hasta los 65 años y seis meses
PREMIOS Premio Internacional de Poesía “Desiderio Macías Silva.” México Premio Internacional de Poesía “Videncia.” Cuba. Premio de Poesía “Dunas y sal.” España. Premio de Poesía “Noches del Baratillo.” España. OBRA IMPRESA Penélope y las horas sin retorno. Instituto Cultural de Aguascalientes. México. Todos los días sin tu nombre. Editorial Carrión Moreno. Sevilla. El origen mitológico de Andalucía. Editorial Almuzara. Córdoba. Socialismo en tiempos difíciles. Izana ediciones. Madrid. Breve historia de la gastronomía andaluza. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina sevillana. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina musulmana de occidente. Editorial Castillejo. Sevilla.

2 Comentarios

  1. Cómo siempre, directo al meollo del problema. Juan Antonio Molina, uno de los mejores poetas,escritores y periodistas españoles;escribe la verdad que está ocurriendo en España. Sin miedo a represalias ninguna.CHAPÓ.

  2. Chapeau , un excelente articulo que en pocas palabras nos retrata la mierda de pais en que vivimos. Nunca pude imaginar el retroceso de libertades en aras a que “el fin justifica los medios” en que los partidos mayoritarios y una justicia politizada se han abocado mientras una gran parte de la sociedad , incluida la intelectualidad acomodada , ha quedado extrañamente abducida. ¿ El precio de la libertad es esta ? … No recuerdan sus señorías que ni la libertad ni la dignidad tienen precio. Muchas gracias Juan Antonio Molina por tus palabras , cuantos intelectuales deberían reflexionar con ellas ¡¡¡¡

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − doce =