El Madrid anda mal. No vi el partido de ayer ni tampoco el de Champions, pero los defectos del actual Madrid empezaban a estar claros desde agosto. Lopetegui ha aplicado el mismo libreto que traía de la selección y que no es otro que una copia burda del de Guardiola: mucha posesión y presión arriba. Pero esa fórmula funciona siempre que 1) los jugadores aguanten durante 90 minutos el ritmo que trae consigo el pressing y 2) que haya jugadores resolutivos arriba. Ninguna de estas dos circunstancias se da en el actual Madrid.

Algunos jugadores están viejos y otros son incapaces de matarse en el campo. La posesión de balón es muy alta, cierto, pero es estéril. Lo mismo le pasó este verano a la selección española. Posesión sin pegada es el peor defecto en que puede caer un equipo de fútbol. La baja de Cristiano es capital. De pronto el Madrid se ha quedado sin gol.

No es que el año pasado anduviera mucho mejor. La temporada pasada, con la excepción de la Champions, fue muy mala. Quedó a 20 puntos del Barça en liga y le eliminó en copa el Leganés en los cuartos de final. En la misma Champions tuvo bastante suerte. El PSG le dio un repaso en el Bernabéu hasta los últimos minutos. El Bayern y la Juventus también jugaron mucho mejor durante casi toda la eliminatoria. Al Madrid le salvó la pegada, que ahora no tiene. Cristiano metió 16 goles en la Champions. Se dice pronto. Zidane lo vio muy claro: sabía lo que se avecinaba con la marcha de Cristiano. No creo, en todo caso, que la directiva tenga mucha culpa.

El mercado está por las nubes. ¿A quién podía traer por menos de 100 millones? Han apostado por jugadores como Asensio e Isco, pero me parece que ninguno de los dos se acerca, ni de lejos, a los Figo, Zidane, Raúl, Modric o Kroos.  En fin, pintan bastos, aunque el Madrid es el Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + cuatro =