El dramático testimonio en televisión de Ana Orantes, hace ahora veinte años, de la vida que sufría de humillaciones y palizas le valió su muerte. Su propio marido se convirtió en su verdugo y terminó por asesinarla. La mató trece días después como venganza por denunciar su caso públicamente en los medios.

Hasta quince veces denunció Ana su caso sin que sirviera para nada. Su testimonio en televisión conmocionó a los telespectadores. Aunque fue mucho más duro conocer el desenlace final. Solo resta un consuelo. Su terrible asesinato fue el punto de partida legal, político y social en la verdadera lucha contra la violencia de género en España.

Ana Orantes contó cosas terribles en aquella entrevista televisiva. Dio el paso por muchas mujeres que no se atrevían en su época. Su testimonio relataba “yo no podía respirar, no podía hablar porque yo no sabía hablar, porque según él era una analfabeta. Porque yo era un bulto, yo no valía un duro…Le tenía terror, solo de pensar que llegaba las diez de la noche me ponía a temblar…”.

Entre las instituciones, organizaciones y personas que quisieron que jamás volviera a suceder la tragedia acaecida con Ana Orantes, se encontraba la cantante y activista Cristina del Valle. Una mujer comprometida durante décadas con la lucha contra la violencia machista, quien recuerda en Diario 16 “el emotivo momento en el que coincidió con Raquel, la hija de Ana, en un programa de televisión después de buscarse durante un tiempo”.

Recorrimos juntas diferentes lugares como Palestina, Irak y el Sáhara para dar testimonio de la memoria de Ana Orantes, para que su vida no se olvide, y su valor no se pierda en el tiempo. Su experiencia cambió la historia en este país, movilizó a las instituciones para redactar leyes que amparen a las mujeres con su posterior desarrollo…la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, Ley de Violencia de Género…”, relata Cristina que subraya la necesidad de “un mayor compromiso por parte de las instituciones públicas para atajar esta lacra social, además de transmitir concienciación a la ciudadanía en este debate tan sensible, y trasladar una implicación social a la sociedad”.

Cristina del Valle, presidenta de la Plataforma de Mujeres Artistas contra la Violencia de Género, en un trabajo constante durante 17 años, apela a su experiencia tras sufrir violencia machista para entender a otras mujeres que han pasado por este trance y recalca “es necesario una mayor concienciación dado el elevado número de agresiones que sufren las mujeres a diario, la vulnerabilidad de la mujer en el mundo rural, la brecha salarial respecto a los hombres, lo que supone una asignatura todavía pendiente en el área de los derechos humanos”.

Ana pagó con su vida la violencia machista, su hija es nuestro miembro de honor en la Plataforma, desde donde trabajamos difusión y sensibilización sobre cómo se ejerce la violencia machista contra las mujeres. Visibilizamos las consecuencias de esta violencia ante la sociedad, además de impulsar un movimiento social de concienciación recordando que son cientos las mujeres asesinadas en España”, expone la artista Del Valle, además de “exigir que las leyes evolucionen ante los comportamientos machistas que se siguen sucediendo. La violencia de género también pueden quedar oculta si la mujer no denuncia o puede acabar falleciendo tiempo después al sufrir un maltrato prolongado en la convivencia con un maltratador”.

El compromiso con la lucha contra la violencia machista acompaña hace tiempo a Cristina del Valle, que indica en este medio que “seguirá permaneciendo al lado de las mujeres que sufren esta dolor en sus vidas”, e incide en continuar defendiendo los derechos de la mujer en el mundo. Del Valle ha recorrido diferentes países para denunciar la desigualdad y violencia que sufren las mujeres como embajadora de los de los Objetivos del Milenio (ODM), basados en ocho principios fundamentales suscritos por 189 naciones en el 2000. Entre otros galardones, esta artista recibió en el año 2010 el Premio Nicolás Salmerón de Derechos Humanos en su categoría de Defensa de la Mujer.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. Pobre Ana! ni se imaginaba ella su trágico final. Fue terrible. Y muy duros para sus hijos que también han pagado las consecuencias de esto. Ojalá su muerte y sacrificio haya merecido la pena para el futuro de la lucha contra la violencia machista! porque su coraje y valentía de nada sirvieron. ¡Y la de veces que denunció!

  2. Me estremezco al recordar a Ana Orantes. Y tantas de antes y después. Al menos su asesinato, vil y cobarde, no quedó en el olvido, como el de otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 20 =