En el año 1977, en pleno proceso de transición política, cuando el interés por la prensa se incrementaba al mismo ritmo en que se iban ganando parcelas de libertad, cuando acababan de nacer dos medios de comunicación claves para entender no sólo la evolución mediática española sino la propia historia de España como fueron Diario16 y El País, nacía la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE).

Han pasado cuatro décadas, los tiempos han cambiado y, como es lógico, los modos de entender y de hacer periodismo son absolutamente diferentes a los de aquellos tiempos. Por esta razón los editores de diarios han dado un paso para adaptarse a los nuevos modos de ofrecer la información. En una asamblea general celebrada en Madrid se han aprobado cambios tan profundos que no se ha renovado la antigua AEDE sino que se ha refundado. Estos cambios profundos parte de una reforma total de los estatutos de la asociación. El primero de ellos y, quizá, el que tenga más simbolismo es el cambio de denominación ya que, a partir de ahora, se llamará Asociación de Medios de Información (AMI) y estará abierta a todos los medios informativos independiente del formato que tengan o de si son de pago o gratuitos.

Se ha renovado íntegramente la junta directiva que estará formada por presidentes o consejeros delegados de los medios asociados a AMI. También se crea una comisión ejecutiva formada por Javier Moll, Luis Henríquez, Antonio Miguel Méndez Pozo, Juan Luis Cebrián y Fernando de Yarza.

El nuevo presidente, Javier Moll, destacó el compromiso firme de los editores con la defensa de la libertad de expresión y de información ejercida desde el civismo y la responsabilidad jurídica y contrapuso la veracidad, la credibilidad, la pluralidad y el respeto con que se ofrece la información a aquellos que han creado el fenómeno de las «noticias falsas».

Por otro lado, Moll puso en valor la importancia de los periodistas y ha dejado clara su voluntad de crear espacios de encuentro entre aquéllos y los editores, espacios donde buscar nuevos modelos para el sector.

La prensa está en serio peligro de ser atacada por las élites que no se sienten a gusto con el control al que son ejercidas por parte del cuarto poder, un control que está dentro del código deontológico de la profesión, un control que puede relajarse si los medios se corrompen en aras de la consecución de objetivos de cuenta de explotación, una corrupción que es la más perniciosa de todas porque lo que se pone en venta es algo tan grande como la propia libertad, una libertad que todos los medios están obligados a defender.

La refundación de la AEDE puede ser un punto de inflexión, puede ser la puesta en marcha de una asociación que realmente vele por el mantenimiento de la libertad y la independencia de quienes son los garantes de los derechos y las libertades de los ciudadanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Algunos de los que aparecen en la fotografía son los responsables de muchos de los males que atacan al Periodismo y a los periodistas. Está claro que sus intereses distan mucho de los que ampara la Constitución del 78.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =