Una vez que la tormenta desatada por la sorpresiva aprobación del Brexit ha concluido  llevándose -cuando menos- por medio a media docena de líderes británicos y arrasando todos los mercados de una forma rotunda y contundente, las aguas vuelven a su cauce y el panorama, pese a lo que pensaban los más optimistas, sigue presentando amenazas inquietantes.

En al menos cuatro países de la Unión Europea (UE), Alemania, Austria, Francia y Holanda, hay movimientos de extrema derecha partidarios de convocar consultas al estilo de la británica para determinar si continuar en el barco europeo o salir del mismo. Y próximamente habrá elecciones en todos ellos en las que esas fuerzas que tienen muchas posibilidades de obtener unos buenos resultados. La extrema derecha del Frente Nacional lidera todas las encuestas en Francia y todo parece indicar que en las próximas elecciones se podría producir un auténtico terremoto político si de cumplirse todas las previsiones su candidata, Marine Le Pen, llega a la segunda vuelta presidencial.

Luego en Europa del Este, pero especialmente en la República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia, reina el escepticismo ante las políticas auspiciadas hasta ahora por la UE y, sobre todo, por las imposiciones migratorias acordadas bajo el impulso de Alemania en los últimos meses. No quieren más emigrantes y punto. Así las cosas, Hungría ha convocado una consulta para que sus ciudadanos puedan decidir acerca de estas políticas, que su ejecutivo considera absolutamente erróneas, y en definitiva, poder cerrar sus fronteras a los flujos migratorios si los húngaros votan afirmativamente, algo que nadie pone en duda que ocurrirá.

El otro frente de la UE será económico. La salida del Reino Unido de la UE tendrá consecuencias de carácter negativo para la economía británica, en primer lugar, pero también para todos los socios europeos. La UE será menos potencia, tendrá que redefinir sus mercados y, ya libre de las siempre pesadas ataduras británicas, concretar de una forma definitiva qué modelo político realmente quiere para esta organización lastrada por el burocratismo, la falta de iniciativa política y el hiperliderazgo de algunos de sus socios.

Pero que nadie se llame a engaños, la UE podrá seguir existiendo sin el Reino Unido, incluso quizá tenga mayor éxito y logre una mayor concreción estratégica, sin embargo esta organización de ahora veintisiete estados no aguantaría ni un solo día sin la presencia de una de las dos potencias fundadoras: Francia y Alemania. La alianza entre estos dos países ha sido vital para mantener y cohesionar el proyecto europeo durante años plagados de turbulencias, grandes cambios, conflictos, irrupción de nuevas amenazas y un mundo más complejo y globalizado.

Una crisis en ese gran eje, tal como algunos presagian pero que ahora en plena resaca del Brexit no se contempla, podría tener fatales consecuencias para toda la UE y también para el resto del mundo. La UE ha sido un instrumento muy positivo en las últimas décadas, por mucho que la demagogia y el populismo emergente traten de negarlo. Ha evitado la guerra y el conflicto entre las grandes potencias europeas que salían de una Segunda Guerra Mundial que dejó sesenta millones de cadáveres en el camino y la herencia moral del terrible azote del Holocausto.

La UE, se mire por donde se mire, ha dado estabilidad a todo el continente, ha auspiciado procesos de paz, ha ayudado a resolver terribles crisis humanitarias, ha llevado sus fronteras hasta los Balcanes, contribuyendo a sembrar la paz y la estabilidad en esta parte del mundo, y, en definitiva, ha sido un actor en la sociedad internacional que ha trabajado de una forma notable para hacer un mundo al menos algo más justo. No es perfecta, como todo gran obra, pero achacar ahora todos los males del mundo a esta organización no  sería hacer un juicio de valor ceñido a la verdad, la objetividad y  la realidad histórica.

Estados Unidos y la UE fueron los dos grandes líderes en la escena internacional tras el final de la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín, habiendo auspiciado juntos un gran proceso de transformación, democrática, cambio y apertura económica de más de una veintena de países que salían del infierno comunista. No había otro camino que la libertad y la democracia para el mundo ex comunista; la UE estuvo en ese momento fundamental de transición y supo ver que tras los escombros del Muro de Berlín emergerían las urnas como única salida.

Decir ahora que todo ese bagaje no sirve y que hay que construir algo nuevo sobre las ruinas del orden anterior, sin examinar el pasado, es un error de libro, un argumento de personajes cínicos y sarcásticos al estilo del dimitido Nigel Farage. Los líderes populistas, extremistas y xenófobos europeos han encontrado un filón en el simplista argumento de que la UE es culpable de casi todos los males que padecen los ciudadanos. Según dicen, la inmigración, el desempleo, la crisis social, las angustias económicas de los más desfavorecidos, la delincuencia, junto con un sinfín de “plagas” provenientes de Bruselas, son responsabilidad única y exclusiva de la UE. Mentira.

Sin embargo, y aviso a navegantes, las consecuencias políticas, sociales y económicas para aquellos que abandonen la UE en los próximos años, pueden ser terribles. Puede ser peor el remedio populista que la supuesta  enfermedad. Fíjense en el Reino Unido: seguramente Escocia e Irlanda del Norte, claramente favorables a la pertenencia a la UE, acaben abandonando el país en los próximos años y es más que seguro que la economía británica perderá su brío y energía global por su apuesta aislacionista. Por tanto, es  fácil vaticinar que los próximos años estarán repletos de muchas incertidumbres y sombríos escenarios pero la UE no tiene alternativa. La demagogia política no es una respuesta a nada ni a nadie.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − quince =