Hace unos meses escribí un artículo en Diario16 en el que hacía referencia a que la artista italiana Noemi actuaba en nuestro país. Era el mes de mayo y dio un conciertazo en Fuerteventura. Pero hoy no quiero referirme a esta cantante, poetisa, compositora o cineasta, sino a una de sus canciones: Amén. Por el título podríamos pensar que se trata de un tema religioso pero no, no tiene nada que ver. Se trata de una canción que nos pone delante de la cara y nos enfrenta los sentimientos con las realidades más duras de nuestro entorno.

Hay un verso de su letra que lo dice todo: «Somos hijos de la misma tierra y estamos en guerra». Es así, lo creamos o no, la situación actual nos ha llevado a que todos nos encontramos en guerra contra muchas cosas y, lo peor, es que los ciudadanos de a pie estamos perdiendo esa guerra frente a muchos enemigos que se nos han creado, no que nos hemos creado.

En estos días hemos visto cómo se ha levantado una polémica por la concesión del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Los más puristas afirmaban que era una concesión injusta porque se había concedido a un cantante. Lo que esos puristas no parecen entender es que la música se ha convertido en el modo de transmisión de la poesía, al igual que ocurría en la Edad Media con juglares y trovadores. Este hecho lo vemos en las letras de la gran mayoría de cantautores de todos los países. ¿Quién no se ha sentido como leyendo un poema escuchando una canción de Sabina, Serrat, Aute, Silvio Rodríguez o Vasco Rossi? Y, como decía Gabriel Celaya, «la poesía es un arma de futuro».

La canción Amén es una verdadera bofetada de realidad, un verdadero desgarro. A medida que la vamos escuchando podemos imaginarnos que quien nos la canta es un refugiado que se juega la vida para escapar de la guerra. Les hago una confesión: la primera vez que la escuché se me vino a la mente la imagen de Aylan muerto en la playa. Pero también podemos imaginar que la protagonista del tema es una mujer víctima del terrorismo machista que nos cuenta su sufrimiento. Igualmente el protagonismo podría venir de una familia desahuciada o de quien es una víctima de la crisis y se ve obligado a comer en un comedor social. Pueden imaginarse la situación que quieran. Los sentimientos de quienes sufren están en cada uno de sus versos. Si a eso le sumamos la peculiar voz rota de Noemi, el dramatismo que transmite nos hace ver tantas cosas por las que todos estamos en guerra a pesar de ser hijos de la misma tierra.

Esta es la letra de la canción traducida al español:

Me he puesto el alma en el hombro

Pues estoy cansado de andar,

He visto demasiados tiburones llegar a la superficie

Demasiados sueños irse a la mierda

Tomé en mis manos mi corazón

Porque perdí demasiada sangre

Buscando en vano las pruebas

De aquello que llamabas amor

He puesto mi alma en paz

Pues ha estado en guerra demasiado tiempo

Y después de todo este tiempo

Se ha convertido en cemento

Pateé mi corazón

Porque había dejado de latir,

De hacer el amor

Pero ya es suficiente, ahora digo

Amén, en la tierra como en el cielo

Amén, aunque yo no creo

Amén, somos el mundo entero

Amén

Llené con barro mis ojos

Para no ver más perdedores en mi camino

Por el dolor o la rabia,

Por las injusticias del destino

Y escuché a mi dolor

Porque la vida me ha golpeado

Demasiadas veces por la espalda

Me he puesto mi mejor vestido,

Por la fortuna que tengo de estar vivo,

Aunque no espero que el mundo,

Me agradezca por ese motivo,

Y me disculpo con el amor,

Si no lo he reconocido,

Me disculpo con el Señor

Amén, en la tierra como en el cielo

Amén, ahora que lo creo

Amén, somos el mundo entero

Amén

Amén

Todos somos hijos de la misma tierra

Y estamos en guerra

Amén, Amén

Somos hijos de una misma guerra

En el cielo y en la tierra

 

Escúchenla y siéntanla, no tengo más que añadir.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =