De carne y hueso y normal, ni siquiera buena gente así me pienso que soy, diferente o no, pero con mucho malo a mi vuelta, tic tac tec ticxxx, lloro y me angustio profundamente, quiero ser la luz que brilla en paisaje alba con su botella de whisky y su sonrisa de borracha, pero jamás en la sombra y sin ser protagonista de esta historia. Aunque nadie paga. Soy de naturaleza limitada pues tengo fallos y me hago heridas, tengo rinitis crónica y no conozco los milagros de la curación, no soy especial, soy femenina, soy Alejandra.

Ayúdeme don Dios a saber ahorrar, no gastar los euros en el licor café, no en el ponche crema ni en el anís el mono. Habrá también una puerta para mí, una salida para ser feliz, quiero luchar besando mi cadena con la virgencita de Fátima, gran amiga. Sé mi escudo y mi talento, mi fuerza en el viento, pero con mi gatito que tanto quiero. Preciso un empuje, un arranque pues mis neumáticos están gastados. Vivir así, amando y odiando, viendo y no queriendo creer en nada, vivir así de esta forma cruel no es vivir, es sobrevivir.

Los señores Antonio, él y ella, son dos gatos caprichosos y hermosos, hermanos fenomenales, pero no se llevan bien, se pelean y maúllan noche y día, se persiguen y muerden es un caos vivir así, pido solución para sus problemas, un entrenador de gatos. Loliño es mi otro gato loco que llora de amor mientras monta en las mantas de cuadros, es una mariposa de colores pastel que llama a la lluvia con el corazón, pero es mi muñeco y lo quiero un montón.

Pudín de chocolate, cuesta varios céntimos y como sabe, bien que te quiero y bien, trueno de flan que es viento y engorda, da igual, es calorífico y mejor, mejor así, de esa forma extraña seré feliz. Alimenta, besa y no desespera, comes y deja de diluviar.

Lo que se hace por amor, Saturno, Eduardo, Luciano, amores crueles, verdaderos o sinceros por los que lloré. Ellos llenaron mis días. El tiempo pasa, corro peligros de muerte in extremis, violencia de género sin el otro género, grandes males en una escuela falsa que me llena de temores reales.

Tengo ganas de pedir limosna en el mundo vagabundo con mi cerveza en la mano, jamás fumando un puro. Vagabunda de noches sin pan, sin poder contar las estrellas, cuando pierda el trabajo probaré ese mundo. Beber ya sé, extender la mano… aprenderé pronto. Me gustan los gatitos de cuatro patas y lanuditos. Se lamen, se besan y se llenan de sueños, me dan noches de infinita paz que no acabarán. Panza arriba, con sus ojos redonditos y su pelito, elegantes, llenan mis horas de alegría. Gracias.

Moriré virgen pues nadie llama a mi puerta de plata, tengo añitos y mis amigos ya no me buscan, todos se fueron largando y me dejaron con mis peludas mascotas, por ello… debo darles eternamente “las gracias”.

FranÇais…Besoin de toi, j´ai besoin de toi, tu le sais mon amour, j´ai besoin de toi, t´aime et adore. Je te dis, j´ia besoin de toi mais toi, Manolo est different et mauvais, tu marches dusmond et ne m´apelles pas. Mon amour, je t´aime, tu est haute, sympatique, dinamique, hereux… Je te connais sur l´internet, tu más telephoné et nous avons parlé, maintenant, j´ai besoin de toi, tes yeux, ta bouche, tes cheveux, ton peux, tu est emerveillant.

Recibo llamadas de personas que me amenazan de muerte, yo no hice mal a nadie, lo peor, que mi gente también las recibe, sospechosas voces llenas de horror, no lo entiendo, estoy asustada, oscuras voces faltas de humor, que no van a ninguna parte, sin embargo sigo creyendo que Dios me defiende y protege, ¿quiénes serán…?, yo no hice mal a nadie y mi único deseo es dejarles de escuchar aunque para eso me tenga que convertir en sorda.

Comprar coche nuevo 2007, que falta le hace a esta peregrinita Alejandra, bueno y baratito, de tu bolsillito. El tuyo niña está muy viejo y ya no va bien. Cambia. Poemitas de la nochecita, no sé si llegaré a mañana, no lo sé, pero no soy la hermosa y dulce mañana. No sé si atravesaré esa puerta sin morir, no lo conozco, no lo comprendo, no lo sabré. Poemitas al teléfono llaman, no sé quién es, ¿quién será?, bueno lo desconozco por completo, amenazada me siento sí que sí, eso sí y bastante, a ver si hay suerte y me voy a Italia a vivir, sí que sí, talvez, no lo sé, ¿no lo sé?, ¿qué será?, lo desconozco. Je ne sais pas.

Pobrecita como yo que quiso sacar las fotitos en color creyendo que sólo sería una vez, las saqué y las veo, baratas fueron, fue en una nueva tienda que Dios conoce porque ya fueron allí otras señoritas, ya sabes corazón, ayúdame ya. Creo que sí corro peligro, signo de lo que será de mí: ?… su raíz, su razón, su corazón, signo de interrogación. Así es Alejandrita, niña.

Vaya gato bonito me dice que sea buena, ¿quién será ese gatito que me saca de las penas?, fueron gatitos por error lo sé bien de corazón, en ellos hay bondad y amor para dar, son medicinales y quieren hasta los límites intocables para un ser humano normal. Yo soy la pobre persona que ha ganado quilos a su suerte, la han abandonado y ha tenido que trabajar, pelear y vencer,  la que no ve nada seguro, la de la calle triste, la que quiere a su mamita, la que no sabe bien si es feliz, no lo sabrá jamás… o ya lo ha sabido.

Puede que mis sueños acaben batiendo con los tsunamis que encuentren, que ese mar sea un traidor con esta encantadora amapola roja, puede llover sin parar y no llegar la luz esperada, puede que mis sueños no se cumplan jamás, ya no me importa, aquí plasmo y expreso mi hoy, único e irrepetible. Amo a los gatos, blancos, negros, grises, gatos de colores que tienen raíces en los corazones de quienes les quieren, que no es decir por decir, hablar por hablar, es verdad, es luz, armonía, que amo a los felinos de todos los días de mi vida, que son buenos, cariñosos, lo son todo.

Párrafos de gran valor que luchan contra la tempestad siendo tormenta, el paraíso no es tierra y cemento, es aire y sueño sin cadenas. Soy prisionera de las palabras que me esfuerzo en escribir bien, con poco tiempo, sin releer, soy una inquieta hechicera a la que cuesta convencer con mis cuentos, me falta energía e ilusión, esa que sale del corazón directamente a los folios. No soy de nadie, no tengo país, pues sólo me tengo a mí, a un Dios que me dio la espalda y una cantidad de penas que no deseo contar para no revivirlas. Tengo que tener cuidado de no rozar el pecado aunque pecar ya me da igual, tengo que medir mis pasos, palabras y desamores para volver a empezar.

No quiero que la ola se lleve a esta casa que soy ahora ni que las miradas rompan mis ventanas de vidrio doble. Mis pasos son dados a las luces sin ser la hermosa mañana esperada. No valgo, no ando, no funciono, pero quiero el cambio, la lucidez llegará a mi vida y creeré en el claro sol, en un radiante lucero de fe esmeralda.

Amar a Álvaro Tomás, corazón tierno aunque de hombre, comprometido y atento, sustento de paz que me da de comer todos los días en invierno pues es amor del real, del que no puede acabar mal, fuerte carácter tiene mi enamorado espero que sea para mi bien.

Sentirlo todo, que mis poesías morirán y esto que escribo se irá a la basura, que no sobreviviré al oleaje ni al fuerte viento, que el fin se acerca y no lo merezco porque soy normal y buena persona, sentir sin poder contar ni conversar con nadie, nadie sabrá la verdad, mi sueño de paz, gloria y felicidad. El infierno será para ellos seguro, no lo sé si para mí.

Señor don Creador, ayúdeme a mejorar mi situación, a ser feliz y crecer con calidad y serenidad y mis metas alcanzar: la unidad y la humildad. Señor Supremo, ayúdeme pronto porque me estoy yendo. ¿Cuánto más he de vivir?, soy como una víbora que dejó de ser ángel, blanca y delicada, perdí la salud y no encuentro la comprensión pues nadie me cuida, siempre presente siendo de esta nueva forma animal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =