El sumario del Caso Acuamed, que instruye el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, apunta a altos cargos del Ministerio de Hacienda que autorizaron partidas presupuestarias de la empresa pública de infraestructuras hidráulicas, consideradas irregulares, “entre otras  la supuesta compensación de 9,5 millones de euros que se iba a pagar a FCC “. En el consejo de administración de Acuamed hay cuatro representantes del Ministerio. Todos ellos supervisados por la “número tres” del departamento, Pilar Platero, subsecretaria y directora general de Patrimonio del que depende Acuamed. En las conversaciones intervenidas por la UCO, e incorporadas al sumario, Pilar Platero aparece en varias ocasiones.

Las más relevantes se refieren a la construcción de un colector en la localidad gaditana de Algeciras.  Los investigadores sospechan que el contrato para ejecutar  dicho proyecto habría sido preadjudicado mucho antes de tener aprobado el marco legal que diese cobertura a la obra, y la dotación presupuestaria

El alcalde, entonces del PP, José Ignacio Landaluce, habla con el cabecilla de la trama, el director general de Acuamed, Arcadio Mateo, para intentar  acelerar la aprobación del proyecto. La UCO de la Guardia Civil ha incorporado al sumario las conversaciones telefónicas mantenidas por ambos en torno a este asunto.

Según se refleja en el informe que resume estas conversaciones, “motivado por un interés electoral particular del alcalde de Algeciras, tanto Arcadio Mateo como el mismo regidor, José Ignacio Landaluce, no dudan en contactar con los diferentes funcionarios públicos y altos cargos de la administración que tienen que emitir informe para que pueda llevarse a cabo las obras del colector de Algeciras”.

Arcadio Mateo recibió una llamada de José Ignacio Landaluce en la cual le explicaba, según las conversaciones telefónicas intervenidas, que “le voy a decir que toque a la Subsecretaria, a la persona que tiene que tocar en Madrid que ya la ha tocado antes, a Pilar Platero, la subsecretaria que es la persona clave”.

En otra llamada, efectuada al delegado del gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, Mateo, le dice que “creo que sería bueno, Antonio, si puedes… Pilar Platero que es la persona con la que ya has hablado alguna vez, pues hoy me ha garantizado que salía… o sea que debe llegar hoy mismo… entonces si ellos aprietan un poquito llegamos al Consejo de Ministros del 30 de abril y nosotros lo aprobamos el 5 de mayo y podemos empezar la obra. O sea que estamos en tiempo si ella aprieta un poquito”. A lo que Sanz le responde: “me pongo a ello”.

Todas las partidas e incrementos presupuestarios de Acuamed pasaban por la mesa de Platero que, finalmente, las aprobaba. Los cuatro consejeros en representación del Ministerio, y la Intervención General del Estado jamás advirtieron de las irregularidades que se estaban cometiendo, sobre todo en materia de partidas que parecían sospechosas como la de la compensación de 9,5 millones de euros que se iba a pagar a FCC por los problemas surgidos en la desaladora de Bajo Almanzora, en Almería, debido a una inundación  y que, en lugar de exigir el pago de los desperfectos al seguro que obligatoriamente debía tener contratada la adjudicataria, se decidió compensarla, lo que los propios funcionarios de Acuamed calificaron de “irregularidad” dando lugar a la denuncia que abrió el caso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos − uno =