Alta tensión por la muerte de un joven senegalés, ayer 15 de marzo en el barrio de Lavapiés, que originó una oleada de protestas callejeras y un amplio despliegue policial con cargas y pelotas de goma, para dispersar a los manifestantes. La policía niega que hubiera persecución a los manteros tras la batalla campal de anoche.

Las protestas se desarrollaron entre las 21.00 y la 01.30 horas, durante las cuales seis españoles, uno de ellos menor, fueron detenidos, según informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Mame Mbaye, un mantero senegalés de 35 años, falleció este jueves de una parada cardiorrespiratoria, según han explicado fuentes policiales. Los hechos tuvieron lugar minutos antes de las 17.00, cerca del número 10 de la Calle del Oso de la capital.

Mame Mbaye

Los agentes de la Policía Local iniciaron las maniobras de reanimación cardio-pulmonar hasta la llegada de los sanitarios del Samur, que continuaron con los masajes durante varios minutos, pero sin éxito. El fallecido no llevaba documentación y fue un compañero quien indicó a los agentes que era mantero. Llevaba 14 años en España y no tenía permiso de residencia.

Varios testigos y un compañero del vendedor han asegurado que la policía empezó a perseguir a los manteros desde la Gran Vía en dos motos. Según esta versión, al llegar a Lavapiés y tras una larga carrera, el hombre se desplomó, en la acera de la calle Del Olmo. La causa de la muerte fue un fallo cardio-respiratorio, pero el portal aparecía ensangrentado mientras se realizaban las labores de recuperación, parece ser que hay un hombre herido.

Esto exaltó al colectivo senegalés, quien se considera pacífico y que solo está intentando trabajar para ellos y sus familias. En los últimos tiempos, consideran que están siendo tratados represivamente por la policía local, que no para de solicitarles la documentación. En muchos casos los lleva a centros de internamientos (CÍES)

Tras el incidente, manteros y miembros de colectivos antirracismo cortaron las calles para impedir que sacasen el cuerpo del hombre, hasta que no se aclarase la situación. “No queremos que pase desapercibido”, indicó Pape Samba, compañero del fallecido.

Desde la Asociación de los Inmigrantes Senegaleses en España (AISE), con sede en Lavapiés, Cheikh Ndiaye ha señalado que la intención de los concentrados era exigir que se esclareciera la muerte de su compatriota. “Hemos llamado a la Embajada de Senegal y el cónsul está llegando para comprobar con sus ojos por qué ha muerto nuestro compañero”, ha dijo Ndiaye, e insistió en que los agentes de la Policía Municipal venían persiguiendo al fallecido desde la Gran Vía.

Foto Agustin Millán

Los agentes cortaron el acceso a la calle del suceso tanto desde la calle de Embajadores como desde la calle Mesón de Paredes, donde varios furgones policiales impedían el paso a vehículos y personas. Frente a ellos se concentraron unas 200 personas para increpar a los agentes, con lemas como “Estado social y no policial”, “Policía asesina” o “Fuera la policía de los barrios de Madrid”.

Sobre las 20.45, la situación se tensó más en la Calle del Oso. La concentración comenzó con la quema de varios contenedores. La policía intentó dispersar la manifestación. Después, los disturbios se han extendido a todo el barrio de Lavapiés, con destrozos de paradas de autobús, sucursales bancarias, etcétera.

Altar en la calle del Oso en homenaje de senegalés fallecido. Foto AgustÍn Millán

Los antidisturbios de la Policía Nacional han cargado en varias ocasiones por la plaza de Lavapiés y otras calles de la zona. Los bomberos han trabajaron intensamente para apagar los distintos fuegos provocados en el mobiliario urbano. Aproximadamente a la una de la madrugada, la tensión en las calles del barrio descendió, aunque se mantenía una importante presencia policial y un helicóptero sobrevolaba la zona.

Según una portavoz de Emergencias del Ayuntamiento, hay diez heridos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional por contusiones leves, así como cuatro civiles heridos, dos mujeres y dos hombres.

La Asociación de los Inmigrantes Senegaleses en España (Aise) ha reclamado esta mañana una “condena inmediata” para los policías “asesinos” que pudieron haber perseguido a Mame Mbaye, el senegalés que falleció ayer.

En un manifiesto leído en la plaza Nelson Mandela del barrio madrileño y respaldado, entre otras asociaciones, por SOS Racismo y el Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid, el portavoz del colectivo de senegaleses, Cheikh Ndiaye, ha querido dejar claro que los senegaleses no fueron los causantes de los disturbios de anoche tras darse a conocer el fallecimiento del mantero: “Nos duele que nos acusen de ser ladrones. Nosotros no rompimos nada, ni hicimos daño a nadie, ni robamos bancos. Fueron grupos ultras que aprovecharon para quemar contenedores”.

Ndiaye ha calificado la muerte de su compatriota como “un crimen de violencia de Estado, contra la humanidad”. “Pedimos la condena inmediata para los asesinos”, ha añadido, para acto seguido narrar su versión sobre los hechos. En este sentido, consideran que este “crimen” está respaldado por la Ley de Extranjería, “una ley que mata, tortura y humilla a los inmigrantes tanto en la calle como en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE)”. “Nos excluye de la sociedad, no podemos ejercer nuestros derechos básicos”, ha apostillado.

“Queremos recordar a todos los asesinados por estas leyes racistas y a nuestros hermanos de los CIE. También a aquellos que intentan llegar hasta aquí y son asesinados en las fronteras”, ha concluido.

Más de medio centenar de personas se han concentrado esta mañana en la plaza de Nelson Mandela para rendir homenaje al ciudadano senegalés que perdió ayer la vida. Tras leer este comunicado, los asistentes han aplaudido y ha aclamado “Ningún ser humano es ilegal”, una consigna que se suele repetir cuando estos colectivos se manifiestan.

Durante la lectura del manifiesto han reiterado que “a pesar del dolor que sienten” por lo ocurrido ayer, ellos no son los responsables del vandalismo que se produjo a continuación en el barrio. “Tenemos algo que nos duele pero no somos ladrones”, ha insistido otro portavoz presente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =