Vivimos en un mundo donde la velocidad de los acontecimientos y la gran cantidad de información disponible provocan dos consecuencias negativas. La primera, es que tanta inmediatez deja poco espacio para la reflexión. Y la segunda, es que tanta cantidad segmentada de información en internet, es el caldo de cultivo perfecto para la mentira ahora denominada post-verdad, la desinformación y la manipulación de los ciudadanos. Por ese motivo, con este comienzo de año, puede ser interesante hacerse algunas preguntas sobre cuestiones que son y serán importantes durante este año 2017 y también en los venideros. En esta ocasión, comenzaremos con algunas preguntas Yin, para en un artículo posterior hacer algunas preguntas Yang, y poder llegar al equilibrio.

1.- La semana que viene Donald Trump asumirá la presidencia de los Estados Unidos en un clima de división interna difícilmente superable, salvo que el nuevo inquilino de la Casa Blanca cumpla buena parte de las promesas que hizo a los norteamericanos durante la campaña electoral. Se avecinan tiempos no solo de incertidumbre sino terribles. ¿Qué significa el tuit donde Trump dice que “los Estados Unidos deben reforzar y expandir enormemente su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en razón respecto a las armas nucleares”? ¿Viviremos este año una escalada armamentística que llegará al nivel nuclear? ¿Qué ocurrirá con la OTAN y la defensa conjunta en la UE? ¿Asistiremos al incremento de los presupuestos de defensa de los países de la UE? ¿Qué opinarán los ciudadanos?

2.- A finales de 2015, 65,3 millones de personas se encontraban desplazadas, siendo la primera vez en la historia que se superaba el umbral de los 60 millones de personas. De ellas, 21,3 millones eran refugiados, 40,8 desplazados internos y 3,2 millones solicitantes de asilos. Estas cifras, han aumentado en 2016 y probablemente lo harán a lo largo de 2017. ¿Qué hará la UE en 2017? ¿Más declaraciones institucionales? ¿Más acuerdos con Turquía para devolver refugiados, sobre la ficción de que es un país seguro para ellos, a cambio de 6.000 millones de euros? ¿Seguirá levantado vallas, ante una de las mayores catástrofes humanitarias de nuestro tiempo, por miedo a los populismos? O ¿Aplicará la legislación europea sobre refugiados y la Declaración Universal de los Derechos Humanos? ¿Qué opinarán los ciudadanos?

3.- La Organización Mundial de Comercio alertó, en junio de 2016, del aumento de las restricciones comerciales impuestas por los países del G 20. De octubre de 2015 a mayo de 2016, las principales economías mundiales aplicaron 145 medidas restrictivas al comercio, que afectaban al seis por ciento de las importaciones del G20 y al cinco por ciento de las importaciones mundiales. Todo ello, antes de ganar las elecciones presidenciales Trump, y de anunciar Ford la cancelación de sus planes para construir una fábrica de 1.600 millones de dólares en México. ¿Nos aventuramos hacia una etapa de proteccionismo y nacionalismo, como respuesta populista al estancamiento económico y la falta de empleo? ¿Entraremos en una guerra comercial proteccionista que debilite el comercio internacional y acabe con el incipiente crecimiento económico? ¿Qué opinarán los ciudadanos?

4.- Europa ha finalizado el año 2016 con los mayores niveles de alerta terrorista conocidos. Las ciudades europeas han celebrado el año nuevo blindadas y con temor hacia nuevos atentados yihadistas. ¿Sufrirá Europa nuevos atentados durante el presente año? Probablemente. ¿Los procesos electorales que se celebrarán en algunos países europeos centrarán el debate en esta cuestión y en la inmigración si se producen nuevos atentados? ¿La promesa de algunas fuerzas políticas de conseguir la seguridad absoluta, que no existe, llevará a cambiar el modo de vida que hemos disfrutado hasta ahora? ¿Cambiará la UE su marco de libertades para supeditarlo a la seguridad? ¿Vencerán los sentimientos o la razón? ¿Qué opinarán los ciudadanos?

5.- Los servicios de inteligencia de Estados Unidos en su informe sobre los ciberataques sufridos en las elecciones presidenciales, afirman que “consideramos que Putin y el gobierno ruso aspiraron a ayudar a la elección del presidente electo Donald Trump desacreditando a la Secretaria Clinton y contraponiéndola con él de forma negativa”; “Los objetivos de Rusia eran socavar la fe pública del proceso democrático de EE.UU”. ¿Ha sido hackeada la democracia en Estados Unidos? ¿Se pueden limitar las noticias falsas, que la gente acaba creyendo? ¿Habrá impeachment en EE.UU? ¿Qué opinarán los ciudadanos?

6.- En noviembre de 2016, el Parlamento Europeo aprobó una resolución sobre la Comunicación Estratégica de la Unión para contrarrestar la propaganda de terceros en su contra. En ella, se señala que “la propaganda hostil contra la Unión adopta muchas formas diferentes… con el objetivo de distorsionar la verdad, provocar dudas, dividir a los Estados miembros, promover la disociación estratégica entre la Unión y sus socios norteamericanos…y socavar y erosionar el discurso europeo basado en los valores democráticos, los derechos humanos y el Estado de Derecho; recuerda que uno de los instrumentos más importantes que se utilizan es la incitación al miedo y la inseguridad en los ciudadanos de la Unión”. Y “critica firmemente los esfuerzos rusos por romper el proceso de integración de la Unión y lamenta, a este respecto, el respaldo otorgado por Rusia a las fuerzas antieuropeístas en la Unión en lo que respecta, en particular, a los partidos de extrema derecha, las fuerzas populistas y los movimientos que niegan los valores básicos de las democracias liberales” ¿Hasta dónde ha llegado esta desinformación y financiación? ¿Será efectiva en los procesos electorales a celebrar este año en distintos países europeos? ¿Conseguirá sus objetivos? ¿Ha llegado a España esta estrategia? ¿Qué opinarán los ciudadanos?

Vivimos en un mundo donde la velocidad de los acontecimientos y la gran cantidad de información disponible van a seguir aumentando. Ante este fenómeno, es importante la reflexión sobre la nueva sociedad en la que tenemos y queremos vivir. Las respuestas a las preguntas solo serán correctas si se centran en el interés general, y proceden de unos comportamientos y compromisos éticos, que pongan a las personas en el centro de todas las cosas.

En estos tiempos de incertidumbres y temores, hay que reflexionar y tomar decisiones, siendo conscientes que la indiferencia no es una opción.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =