Reconozco que me había acostumbrado a ser español. Antes de morir naces, mamas, piensas, hablas, escribes, amas y pagas impuestos, esto último quizás en lo que más nos parecemos al resto del mundo. Como, no obstante, considero más digno el respeto a la libertad que a esas fronteras que nos hemos inventado para entendernos, o matarnos, me parece que si sobrevivimos a Llarena nos espera un paraíso, pues está consiguiendo que millones de personas sientan la evidencia del peligro que se cierne sobre la democracia. Gracias a una de las acciones más atrevidas e inteligentes que se recuerdan por parte de unos políticos a los que perseguía nuestro juez de cada día, podemos contrastar nuestra Justicia con la de Europa. A los ridículos ya conocidos se suman otros nuevos. En una sucesión de decisiones rechazadas o duramente criticadas, Llarena ha sido capaz de borrar, de un documento oficial que le ha enviado Hacienda, el párrafo que demostraba la falsedad de sus acusaciones sobre la malversación de fondos públicos por parte de la Generalitat para el referéndum del 1 de octubre, pretendido fundamento de sus euroórdenes. Además, y tras ser negada por un tribunal belga la segunda euroorden emitida, ha enviado una carta al tribunal alemán que custodia a Puigdemont, insistiendo en que no imiten a los belgas, es decir, diciéndoles lo que tienen que hacer. Por último, en lugar de enviar la carta al señor Grüntge, que recibe toda la correspondencia del fiscal jefe alemán, la ha dirigido a una tal “Señora Führer” que, según se ha comprobado, no puede ser sino quien se suicidó hace 73 años para no responder por sus crímenes y asumir su derrota.

Me temo que Llarena, además de poner en guardia a los demócratas de toda España, podría estar ayudando a fabricar independentistas en Catalunya. Pero de lo que sí estoy seguro es que está haciendo sentir una gran vergüenza a muchos españoles por el simple hecho de serlo y que, además, se habían creído lo de nuestra integración en Europa.

Muchas cosas y muy inconfesables han debido ocurrir en unas altas esferas hoy empantanadas en las más asquerosas y bajas cloacas para que, probablemente, no haya en este país nadie que esté más y mejor blindado que el juez Pablo Llarena, del Tribunal Supremo.

P.D. Cuando estoy terminando de escribir esto los medios informan que el Gobierno de M. Rajoy, de acuerdo con Sánchez y Rivera, ha decidido prorrogar la vigencia del 155 para, con esta decisión que no parece muy legal, intentar la también muy discutible de bloquear el nombramiento del gobierno de Quim Torra mediante el truco de no publicarlo en el Boletín Oficial. Se justifica don M. Rajoy, que, por cierto, está a punto de ser calificado por el tribunal de la Gurtel como líder de un partido beneficiario, a título lucrativo, de delitos muy graves, con el argumento de que no es de “sentido común” nombrar para el gobierno a personas que estén en prisión o en el exilio, a pesar de que no hay ninguna ley que lo impida, ni tampoco se recuerda norma alguna que ordene la aplicación del concepto “sentido común” en general. Tal parece que el Gobierno y Llarena se relevan a la hora de hacer los trabajos sucios necesarios para que, al margen de los resultados electorales, y también de lo establecido en las leyes, en Catalunya se haga, únicamente, lo que interese a los partidos que perdieron las elecciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa abstención marca un nuevo récord en la reelección de Nicolás Maduro
Artículo siguienteEl sofista ignoto
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

3 Comentarios

  1. Magnifico artículo sobre ese juez. Si todo lo que cuenta es cierto y confio en que lo es, su artículo debería servir para expulsar a ese personaje de la judicatura española. Pero no caerá esa breva.

  2. Vailet, por supuesto que todo lo que cuento es cierto. Está sacado de las noticias de los últimos días en diferentes medios, y de informadores tan acreditados como Ernesto Ekaizer, que dispone de fuentes de información absolutamente fiables en los juzgados. Puede escribir en Google, por ejemplo, Llarena y Führer y verá las referencias que aparecen. Un saludo.

  3. Y aún así los dirigentes europeos miran de quedar bien entre ellos, sin actuar contra España? Tendrían que denunciar las leyes españolas heredadas del franquismo y zanjar el asunto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − 14 =