La Comisión Europea está ultimando el proceso de ‘castigo’ contra España y Portugal por desviación de déficit. Países como Francia e Italia se muestran más condescendientes, a diferencia de otros, como Alemania, que quieren que Europa dé una respuesta firme contra las desviaciones presupuestarias de déficit durante el Gobierno de Mariano Rajoy. El portavoz del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, volvió a insistir en que “las reglas deben ser respetadas”.

“España y Portugal han fallado a sus obligaciones presupuestarias. Si la Comisión quiere mantener su credibilidad, tenemos que adoptar sanciones ahora. Todo lo demás sería inexplicable”, aseguró el comisario europeo, Günther Oettinger. Por tanto, el mensaje está claro desde la locomotora europea: tanto España como Portugal deben ser castigados y no salir indemnes de este proceso de desviación del déficit.

La Comisión debate este martes el incumplimiento de los objetivos de déficit de 2015 de España y Portugal, pero aplazará al jueves su opinión sobre los esfuerzos de España para reducirlo. El colegio de comisarios abordará la cuestión en su reunión en Estrasburgo, pero “lo más probable” es que esta postura no sea confirmada formalmente hasta el jueves de esta misma semana, según declaraciones de fuentes comunitarias recogidas por Europa Press.

Alemania ya mostró su malestar cuando el Ejecutivo comunitario decidió el pasado mes de mayo posponer cualquier castigo a España y Portugal hasta que se celebrase el referéndum británico y las elecciones generales españolas. Schäuble criticó entonces al equipo que encabeza Jean-Claude Juncker por dañar la confianza en las reglas europeas. “No estamos contentos. La Comisión ha tomado esta decisión dentro de sus competencias, pero no nos parece afortunada”, manifestó el ministro alemán.

Otros dirigentes europeos como el presidente del Eurogrupo y ministro holandés, Jeroen Dijsselbloem, también se han mantenido en esta misma línea.

Berlín y París también inclumplieron

En el año 2003 el pacto de estabilidad, que trata de asegurar unas finanzas públicas sostenibles a los miembros de la UE, fue incumplido por Berlín y París, pese a la firmeza actual de los alemanes. Los germanos pasaban por un duro plan de ajuste y el entonces canciller Gerhard Schröder logró junto al presidente francés, Jacques Chirac, que el Consejo no respaldara las recomendaciones de la Comisión para atajar el déficit.

El Gobierno alemán reconoce ahora que esa decisión fue un error que dañó la credibilidad de las reglas europeas. Y ahora pretende que no ocurra lo mismo en los otros países.

La actitud de Juncker en las últimas semanas tampoco ha ayudado a tranquilizar a los alemanes. Hace unas semanas le fue preguntado por qué Francia había logrado evitar una sanción, él respondió con una sorprendente sinceridad: “Porque es Francia”. De esta manera se evidenció un secreto a voces: no todos los países de la UE reciben el mismo trato. Algo que no ha gustado en Berlín, ya que consideran que este tipo de declaraciones suponen un obstáculo más para lograr la credibilidad que desde el Gobierno alemán solicita de forma constante.

Sólo Grecia se desvió más que España

La UE confirmó el pasado mes de abril que España cerró 2015 con un déficit del -5%, frente al compromiso de reducirlo hasta el -4,2%. La oficina de estadística europea, Eurostat, encargada de publicar estos datos, no tiene en cuenta las ayudas a la banca, que no se incluyen en el procedimiento sancionador por déficit excesivo. Con ellas, la diferencia entre gasto e ingresos se elevaría una décima adicional.

Por tanto, si se incluyen las ayudas al sector financiero, el déficit aumentaría hasta el -5,1%, el segundo desvío más importante de la UE, sólo superado por Grecia, que cerró el año pasado en un -7,2%. El resto de países del conjunto de los 28 se sitúan con déficits más bajos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =