Espero que estés leyendo este mensaje con esa sonrisita curvilínea tan graciosa que se te pone cuando alguien a quien llevas acosando y machacando desde noviembre te menciona. Te escribo esto para decirte que tal vez, por primera vez en tu vida, hayas ido a dar con la persona equivocada en el momento equivocado.
No sé cocinar bien, me gusta la saga Crepúsculo y tengo veinte años. Y aun así, con todo eso, la has cagado viniendo a acosarme.

La has cagado porque en veinte años he aprendido a defenderme, a hacerme valer, a sobrevivir en circunstancias adversas y a mantener a flote mi vida así como otras tantas cosas. Estas dos décadas también me han enseñado, muy a mi pesar, que a los acosadores y los abusones hay que contestarles. El anonimato, la pantalla y el teclado de tu móvil te hacen sentir muy cómodo en la seguridad de tu casa, al fin y al cabo, estás insultando a personas que viven muy lejos y que se van a limitar a darte block y no van a ir más lejos a la hora de tomar medidas. Pero a veces ese planteamiento falla. A veces das con alguien al que se le ha roto la galleta María mientras la mojaba en el vaso de leche y que a lo mejor no está muy contento con la constante ansiedad que le puedas estar provocando.

Pero no, da la casualidad de que tú llegas tarde y ya no me la provocas, otros llegaron antes que tú, por cada vez que me mencionas para decirme que van a venir a rajarme yo ya he evitado que lo hagan un par de veces, por cada vez que me mencionas para decirme que soy un fracaso como estudiante yo ya me he sacado unas cuantas matrículas de honor, por cada vez que entras a hablar en una conversación con alguien a quien adoro para decir tus mierdas de abusón yo ya me he parado a pensar en la mierda de vida que llevas.

Nadie te quiere, estás abandonado como un perro, solo. Los pocos que te hablan lo hacen por obligación y se ríen de ti a tus espaldas. Tu vida profesional es un auténtico desastre, jamás has hecho nada bien, piensas que el poco dinero que te llega es un motivo suficiente para sentirte realizado en ese ámbito, pero no, es autoengaño.

Jamás vas a lograr una relación sentimental estable porque no, no estás loco, simplemente eres un completo inútil incapaz de hacer nada bien.
Cada uno de tus muertos murió con la idea de la vergüenza que les suponías cruzando por su mente. ¿Esa abuela a la que tanto querías? Murió pensando que eres un ser deforme, pueril, sin ningún tipo de futuro. ¿Esa chica que te gustaba en el instituto? Se reía de ti con sus amigas. Y no, no porque fueras feo, alto, bajo o gordo pues ellas al contrario que tú, tenían consideración por los rasgos físicos de los demás, rasgos físicos que nos dotan de humanidad, una humanidad de la que no careces pero que si ha alcanzado sus mínimos, tampoco se reían de ti por tu nula habilidad sexual, tal y como comentan por tu zona (una lástima que tus escasas compañías hablen tanto y tan bien de ti con el primero que llega😙)
¿Conocimientos en política? No. No tienes conocimientos de nada. Careces de la capacidad de leer, relacionarte, adaptarte e integrarte en el medio.
Y no, eso no es porque seas raro, excepcional o distinto a los demás, es porque eres mediocre.

Por cierto, aprende a pronunciar bien el “gracias” que le dices a la cajera de tú ya sabes qué supermercado, me ha dicho que te lo nota gangoso, y es que se cuenta por ahí que no eres capaz de expresar tus ideas en público, que te pones nervioso, que se te ve inseguro. ¿Físicamente? Físicamente eres deplorable, nunca nadie ha visto un músculo tan endeble como el tuyo, por eso haces lo que haces por la redes y no por la calle, porque también eres un cagón. Un cagón con mucho miedo al contacto social directo que daba rienda suelta a sus frustraciones por las redes hasta el día de hoy.
Llevo esperando desde noviembre a que cesaras tus ataques pensando que sería algún calentón pasajero, que simplemente te habrías ido de la lengua, pero no, he visto que de verdad te gusta esto de acosar, te pone cachondo, te mola.
Sentir que estás rebajando la imagen de personas a quien odias de forma gratuita te hace sentir mejor con el trozo de mierda que eres
, pensar que eres el mayor enemigo y acosador de ciertas personas, entre las que me incluyo, te hacía sentir muy bien, aunque es una lástima comentarte que en esta vida he dado con gente mucho más difícil y peligrosa que tú, que solo eres una hez de anfibio a la que no miraría nadie nunca y en la que apenas habría reparado si no fuera porque me has amenazado de muerte y aun así, sigues con ataques constantes a mi persona.
Mañana actualizarás Twitter, mirarás mi perfil, buscarás entre mis datos, mi multimedia, mis “Me Gusta” y no verás nada que te indique como voy a tomar las medidas legales necesarias. Serás incapaz de saber cómo he afrontado esta situación en la que tú has elegido meterme. Tú, que no yo.
Se te pondrá un nudo en el estómago, habrás descubierto que si la otra persona decide no mirar en la pantalla tus amenazas no le llegan, pero tu vida seguirá ahí y sin embargo esta sí que se verá afectada por lo que un día decidiste hacer con el teclado de tu móvil.

Pasado mañana volverás a revisar todo mi perfil, metódica y rutinariamente. No encontraras nada. Ninguna pista de cuándo llegará la hora de que pagues por lo que has hecho. Nada que te indique si finalmente me arrepentí y nunca puse esa denuncia o realmente lo acabé haciendo y aún se está tramitando. Tal vez cambies como persona y rehagas tu vida, todo te vaya bien y un día ding-dong, el cartero haya traído una notificación certificada para ti. Te recuerdo que manejo los plazos de prescripción muy bien y que quizás necesite reflexionar un tiempo sobre cuál será mi mejor momento emocional para plantear la querella.
Tal vez intentes buscar mi usuario, mi nombre y consigas mis datos personales.
De ser así, te ruego que te fijes en la foto que encuentres por ahí y te quedes con esa cara, porque es a la que le intentaste hacer pasar unos cuantos malos ratos
pero que consiguió que pararas de acosar.
Has venido en uno de los peores momentos de mi vida, has intentado joder a la persona equivocada y has destrozado tu vida por intentar rompérsela a los demás.
No llevamos nada de este año y parece que este va a ser el tuyo y que lo has empezado con muy buen pie.
Tú elegiste amenazarme de muerte. Yo no lo elegí.
Tú insinuaste que podrían rajarme por mis pintas tras un acoso reiterado. Yo tampoco lo elegí. Soy una persona de carne y hueso, tú decidiste acosarme virtualmente y ahora va a afectar a tu vida real.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 20 =