En el feudo de Rafael Hernando no sólo está en cuestión la actividad de Gabriel Amat, como se cuenta en Diario 16, sino que también queda en entredicho el comportamiento del alcalde de El Ejido, Francisco Góngora. En informe al que ha tenido acceso este periódico, la Fiscalía Provincial de Almería solicita al Juzgado de Instrucción n° 2 de El Ejido la apertura de juicio oral contra el alcalde, su hermano José Gabriel Góngora, su padre Gabriel Góngora, su socio Serafín López y contra Antonio García Molero por el delito continuado de falsedad en documento público y por delito contra la Hacienda Pública (presunto fraude fiscal).

El actual alcalde de El Ejido, en su época como concejal de Urbanismo del Ayuntamiento almeriense, funda junto a su padre, hermano y Serafín López la empresa Agrícola Euro Alpujarra SL con la finalidad social de dedicarse a la construcción, el urbanismo y las explotaciones agrícolas, al completamente consustancial al entorno de El Ejido. Sin embargo, la primera acción que lleva a cabo la empresa es la compra de unos terrenos rústicos en el paraje de Los Hornillos el 14 de julio de 2000. Pagan la cantidad de 300.000 euros por la finca y solicitan para su compra un crédito al Banco de Andalucía de 450.000 euros por 32.627 metros cuadrados.

El 25 de abril de 2001, siendo concejal de Urbanismo, el Pleno del Ayuntamiento de El Ejido modifica el Plan General de Ordenación Urbana modificando la calificación de los terrenos y la posibilidad de parcelación que habían comprado. Queda gran parte como urbanizable y sigue otra parte como no urbanizable. En vez de abstenerse en la votación, como hubiese sido ético por concernirle personalmente, votó afirmativamente y, lo que es más grave, no indicó que esa modificación le afectaba directamente. El 19 de abril de 2004 vende parte de la finca (32 hectáreas) a Murgui Edificaciones SL propiedad de otro de los acusados, Antonio García Molero, por una cifra de 1,5 millones de euros. La otra parte de la finca se vendería a Atalaya Obras por 133.400 euros. Un pelotazo en toda regla con una plusvalía de más de un millón de euros.

La irregularidad y el delito se encuentran, como se desprende del informe de la Fiscalía, en que la venta realizada a Murgui Edificaciones se escrituró públicamente por 918.312,03 euros (IVA incluido), que fue lo que se envió a Hacienda. Sin embargo, Hacienda descubre que se abonan 400.000 euros por otro lado y se realiza una falsa compra de locales comerciales por 174.453,76 euros al realizar una paralela. De esta forma vendedor y comprador habrían ocultado más de medio millón de euros de la venta. Una vez liquidado el préstamo solicitado hicieron liquidación de beneficios con Hacienda por menos del millón de euros. La Fiscalía, además, ha comprobado que la empresa familiar de los Góngora jamás tuvo otra actividad salvo la de compra y venta de la finca.

La Fiscalía solicita para los cinco acusados la pena de cuatro años y seis meses de prisión, más la inhabilitación especial para el sufragio pasivo durante el tiempo de duración de la pena, así como la imposibilidad de obtener ayudas públicas o subvenciones o gozar de beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante ese mismo periodo. Además solicita una multa de 1.184.288,12 euros por los delitos cometidos. Las empresas Agrícola Euro Alpujarra y Murgui Edificaciones serán responsables subsidiarios ante Hacienda por los 296.072,03 euros defraudados.

Ante un nuevo caso de fraude fiscal, porque la posibilidad de prevaricación o tráfico de influencias habrían prescrito, el Partido Popular de Almería ha respondido con el silencio, incumpliendo su propio código ético. El alcalde ha manifestado que la “la verdad verá la luz” y que es todo un error. Juan José Matarí, amigo personal de Javier Arenas y diputado nacional por Almería, ha manifestado que no tiene que dimitir porque es una cosa personal: “es un asunto familiar, no es asunto que afecte al PP, afecta en cuanto Paco es un alcalde por una lista del PP, un afiliado importante del PP pero no es un asunto del PP”.

Además entiende que no esto no tiene nada que ver con la gestión del alcalde “una gran gestión que ha conseguido sanear y limpiar el Ayuntamiento de El Ejido en estos cinco años”. Olvida Matarí que antes gobernó el PP durante años, desde 1991, cuando el propio Góngora fue concejal de Urbanismo bajo el mandato Juan Antonio Enciso. Quien era muy bueno cuando militaba en el PP pero muy malo cuando tuvo una fuerte bronca con Gabriel Amat, otro investigado, por el control del partido en Almería. Por tanto, las pruebas que presenta la Fiscalía parece que sí afectarían a los actos del actual alcalde cuando ejercía de concejal. De igual forma, el código ético del PP es claro respecto a aquellas personas que defraudan a Hacienda, salvo que se acojan al plan Montoro, que no es el caso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − catorce =