Nada como la cocina que preparamos en casa. Fácil, si nos gusta aliarnos-pelearnos con los fogones. A mí me sirve de tranquilizante si, en algún momento, algo me agobia.

Cuando la familia es larga, es importante preparar platos con antelación. Son más ricos a la mañana siguiente. Las albóndigas es bueno prepararlas con los hijos o, en mi caso nietos. Les encanta, manos limpias, tocar la carne, modelar las bolitas que todos reconocerán después, más pequeña, más redonda, o cual pelota de béisbol. Prueben estas vacaciones.

Ingredientes:

1kg de picada de ternera.

2 huevos.

Cebolla confitada.

2 cebollas

3 dientes de ajo

12 Almendras-avellanas tostadas.

Unos hilos de azafrán

1 hoja de laurel

¼ de caldo de pollo

¼ de vino

1 tostada.

Una barrita de canela en rama o puede ser en polvo.

Sal-pimienta

Una cucharada de azúcar

Poner la picada en un cuenco, añadir los dos huevos enteros, sal-pimienta y unas 6 cucharadas de cebolla confitada -la que tenemos con los Fondos de nevera-. Si no tenemos, rallar una cebolla mediana. 4 cucharadas de pan rallado del que sirve para rebozar. Trabajar con las manos hasta obtener la mezcla lista. Hacer las albóndigas que colocaremos sobre papel de plata. Suelen salir unas 72. Poner harina en el cuenco donde teníamos la carne. Ir pasando las albóndigas moviendo el cuenco, que colocaremos sobre papel de aluminio cerca de los fogones.

Poner una cazuela grande en el fuego con aceite, en el que freiremos las albóndigas. Mover la cazuela para que no se pequen, apartar cuando las tenemos doradas.

En el aceite resultante, añadir las dos cebollas y dos dientes de ajo troceados a láminas finas. Dejar que se doren a fuego suave. Ya en su punto, añadiremos las albóndigas más el caldo en su defecto –puede ser agua con una pastilla de Knorr- , el vino, el laurel, la canela. Preparar una picada a la catalana con el diente de ajo sobrante, el azafrán, las almendras-avellanas, la tostada desmigada. Desleír con un poco de agua y añadir a las albóndigas. Fuego suave, mínimo 90 minutos. Podemos añadirles patatas, o alcachofas -ahora que están en su punto-, o setas, o guisantes. Se ponen en crudo y se dejan hervir los últimos 20 minutos.

COMPOTA DE MANZANA

Me gusta, con las albóndigas, servir una compota de manzana, simple, de fácil elaboración.

Pelar manzanas, trocear, poner en cazuela con un poco de agua, un poco de azúcar, un chorrito de jerez o coñac y menta troceada. Hervir unos 15 minutos a fuego suave. Se puede servir tal cual si la hemos troceado de forma igual a trocitos pequeños o, chafada con la batidora.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =